+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

EN VARIOS MUNICIPIOS DE ZARAGOZA Y teruel

Cuatro investigados por robar a ancianos con el timo del abrazo

Fueron detectados en un vehículo por la N-122 a su paso por Tarazona. La Guardia Civil halló en el turismo gran cantidad de oro procedente de hurtos

 

Objetosy dinero intervenidos por la Guardia Civil a los cuatro investigados por robar a ancianos con el timo del abrazo. - GUARDIA CIVIL

EL PERIÓDICO
16/01/2019

La Guardia Civil investiga a cuatro personas, tres mujeres y un hombre, como presuntos responsables de varios hurtos cometidos en pequeñas localidades de Zaragoza, Teruel y Soria mediante un sistema conocido como abrazo cariñoso que tiene como víctimas a personas de edad avanzada. Según el instituto armado, los sospechosos, de nacionalidad española y de edades comprendidas entre los 26 y 41 años, fueron detectados e interceptados la semana pasada mientras se desplazaban en un vehículo por la N-122 a su paso por el término municipal de Tarazona (Zaragoza). En el registro del vehículo, trasladado a dependencias policiales junto a los investigados, los agentes localizaron ocultos en zonas de difícil acceso bisutería, relojes, joyas de oro y 920 euros en metálico, supuestamente procedentes de ocho hurtos cometidos en Ainzón, Bulbuente, Pozuelo, Trasmoz y Utebo (Zaragoza); en Calamocha (Teruel); y en Ágreda (Soria).

Al parecer, este grupo se desplazaba a localidades de escasa población, donde intentaban ganarse la confianza, mediante engaños, de personas de avanzada edad a las que se presentaban como amigos de vecinos de casas colindantes cuyos buzones habían mirado antes para obtener datos sobre sus ocupantes.

Una vez elegida su víctima, los investigados se presentaban como amigos de alguno de sus vecinos y solicitaban permiso para acceder a su vivienda para beber agua o acceder al baño. Según las fuentes citadas, mientras dos de los miembros del grupo entretenían a la víctima, una tercera, tras acceder al interior de la casa con una excusa, se dedicaba a robar joyas y dinero en efectivo, y la cuarta esperaba en el coche para huir.

A los detenidos, que cometieron ocho robos entre el 12 de diciembre del año pasado y el 9 de enero de éste, se les imputan un total de ocho delitos de hurto y uno de allanamiento, aunque los investigadores no descartan la posibilidad de nuevas víctimas.

Para evitar casos de estas características, la Guardia Civil aconseja «desconfiar de los desconocidos que tratan de captar nuestra atención con intenciones poco claras, circular siempre lo más pegado a los edificios y evitar lugares aislados».