+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Los efectos del coronavirus en la población

La falta de alternativas de ocio deja desamparado al colectivo juvenil aragonés

Los sociólogos consideran que es un grupo olvidado en la pandemia

 

Un grupo de jóvenes ensaya baile en la plaza del Pilar por no poder hacerlo en su centro juvenil. - ÁNGEL DE CASTRO

LAURA MALO
01/08/2020

En tiempos de pandemia de coronavirus, las relaciones sociales se limitan, y en algunas zonas de la comunidad el ocio nocturno se prohíbe, los centros juveniles y los locales se cierran y los bares reducen su horario. Una situación que provoca un efecto directo en el ocio de los jóvenes, limitándolo y aminorando las alternativas.

Desde el punto de vista sociológico, durante el confinamiento la juventud fue un colectivo olvidado, y actualmente continúa con cierto abandono. «No ha habido una planificación para el sector juvenil en esta nueva normalidad», asegura Saúl Pérez, sociólogo, economista e integrante del Colegio Profesional de Ciencias Políticas y Sociología de Aragón.

Desde su punto de vista, no se dan alternativas al ocio de los jóvenes, «más cuando les ha pillado en el final del curso académico y en pleno verano». «Al verse sin alternativas, buscan las salidas más fáciles, y la mezcla de verano, juventud y calor provoca salir a la calle, los botellones, etc», opina.

La socialización es el despliegue máximo de las capacidades de establecer relaciones que tienen las personas, que llega a su máxima expresión en la juventud. Y actualmente existe una ausencia de espacios de relación de esa socialidad juvenil, que resulta esencial en esa fase vital. Así lo manifiesta el sociólogo y profesor de la Universidad de Zaragoza, Juan David Gómez.

«Los espacios de ocio son los que eliges y los jóvenes necesitan pasar muchas horas en ese ejercicio de la socialidad. Al prohibir botellones y cerrar espacios se tiene que dar una salida», explica. «Entiendo que se cierren por seguridad, pero cuando taponas una vía tienes que abrir otra. De lo contrario, se da una contención y si no se promueven salidas a esa contención, van a buscar otras vías que serán escondidas», según Gómez.

La profesora de sociología de la Universidad de Zaragoza, Tatiana Iñiguez, apunta que para el joven la socialización es imprescindible, «necesita estar en contacto continuo con su grupo de iguales», dice. Se cuenta con las nuevas tecnologías, que permiten ese contacto, pero se precisa del tipo cara a cara. «Los jóvenes necesitan estar con otros jóvenes», insiste. Un aspecto que la pandemia ha limitado en gran medida. «¿Cuál es la alternativa que tienen los jóvenes para socializar?», se pregunta. «Obviamente estar con sus amigos en la calle, el botellón, el ocio nocturno, etc», comenta.

Existen otras alternativas de socialización. «Hicimos un estudio con el  Instituto Aragonés de la Juventud y la mayoría de jóvenes están en clubs deportivos, hacen actividades de muchos tipos, pero  justo en verano no se da, o se ha limitado mucho», indica. «Al final, al joven para socializar le quedan las nuevas tecnologías o juntarse en estos espacios donde a veces se relajan las normas», concluye.

Para Iñiguez, no se han tratado las necesidades de este grupo social. «Ahora se habla de ellos para estigmatizarlos, pero no se está pensando en las alternativas que les podemos ofrecer a las necesidades que tienen», subraya.

La juventud es un reflejo de la sociedad y este colectivo está sufriendo una estigmatización por parte de la misma, «cuando puede ser hasta minoritario el conjunto de los grupos que se saltan las recomendaciones sanitarias», precisa Pérez.

En la asesoría psicológica del Cipaj, Laura Zapata atiende a jóvenes que afirman que su forma de ocio se ha reducido a dar una vuelta por el centro de la ciudad, tomar algo, quedar con un grupo de amigos o ir al pueblo. «Los jóvenes  quieren estar con gente de su edad, y no se ha pensado en darles alternativas saludables. Ahora la solución es quitar todas las vías de ocio para ellos», señala.

Noticias relacionadas

Mapa Coronavirus España

Mapa Coronavirus España

 
 
7 Comentarios
07

Por AnaTema 15:15 - 02.08.2020

Cuando he escrito el comentario, solo había 3 anteriores. Ahora hay 5 e igualmente me identifico con los nuevos. Gracias.

06

Por AnaTema 13:13 - 02.08.2020

Coincido totalmente con los tres contertulios que me han precedido tan atinadamente, no se me ocurre nada mejor que argumentar pero no quiero dejar pasar semejante artículo sin "manifestarme" yo también. Quiero decir para empezar que si fuera joven me sentiría ofendida, humillada por el paternalismo, la ñoñería y la incongruencia del artículo, que prácticamente diagnostica a los jóvenes como inútiles, prácticamente incapaces de desarrollar ninguna actividad gratificante que no sean el botellón (¿Qué hacían antes de inventarse tan venturoso hallazgo para cierta juventud y tan nefasto para el resto de los vecinos y el entorno?) y el "ocio nocturno", o sea: todo alcohol. No tengo nada en contra de que beban mientras eso no vulnere el derecho de los demás a la tranquilidad, el descanso y la higiene públicos. ¿Por qué esa obcecación en que vayan y vuelvan de sus institutos y universidades en bici y se instalen carriles sin parar? ¿Es eso fomentar la socialización? Las amistades que antes se hacían en esos trayectos han dejado de existir y nadie ha clamado por esa carencia que yo sepa. En fin, que la generación que más herramientas posee para crear, divertirse y comunicarse incluso sin salir de casa (cosa que nadie les impide, por cierto, si toman las medidad impuestas a todo el mundo), resulta que está desamparada y que los mayores tenemos que idear nuevas formas de "ocio" porque ellos: los pobrecicos, no saben tomar iniciativas propias que no perjudiquen a los demás. Lo dicho: si fuera joven no me sentiría nada halagada con este artículo.

05

Por OpelEro 12:07 - 02.08.2020

Juuueerrr, dice los expertos de turno jóvenes desamparados y con necesidades de ocio,.....vamos a ver, lo único NECESARIO es comer, descansar y respirar, lo demás se llama ADAPTACION a las circunstancias de la vida y ahora toca esto y lo que hay que tener es un mínimo de dignidad y empatia con los demás para poder salir de esta pesadilla cuanto antes TODOS, que no se acaba el mundo mañana por Dios, tiempo habrá para todo pero ahora un poco de cerebro y menos egoismo

04

Por V de verdades 11:27 - 02.08.2020

Uff!! Menudo drama, los jóvenes sin ocio, y todo por unos cuantos abuelos enfermos.

03

Por LIA 8:53 - 02.08.2020

QUE MAYOR DESAMPARO ES QUE LOS MAYORES ESTEN EN UNA RESIDENCIA EN LA CUALES LES DA SEGURIDAD ,Y QUE OTRA VEZ SE SIENTAN DESPROTEGIDOS POR QUE ESTA CLARO QUE QUIENES TENIAN QUE HABERLOS PROTEGIDO NO APRENDIERON LA LECCION DE LA PRIMERA VEZ QUE EL CORONAVIRIUS CHINO ENTRO COMO UN CABALLO DESBOCADO MATANDO A UN BUEN NUMERO DE PERSONAS MAYORES. ESO ES SENTIRSE DESPROTEGIDO. QUE SE ABURREN QUE SE PONGAN HACER GIMNASIA Y A LEER EN SUS CASAS PERO QUE ES LA UNICA FORMA DE QUE NO SE CONTAGIEN NI ELLOS NI NOSOTROS .

02

Por MayTheForceBeWithYou 8:51 - 02.08.2020

¿Desde cuándo la juventud tiene tan poca imaginación que han de ser los poderes públicos los que les organicen su ocio? Es el acabose. Todos nos hemos organizado el verano: salir a bailar a pubs, estar de cháchara en terrazas hasta que nos echaban por cierre del bar, ir de acampada, ir a las piscinas, hacer senderismo, pachangas de fútbol o baloncesto, etc etc. Con muy poco dinero se te pasaba el verano en un pispás.

01

Por jamoncete 8:43 - 02.08.2020

Bueno pues los ejpertos han hablado: hay que dejar a los jóvenes que socialicen porque Dios lo quiso asi (ya lo decía el Fari: "Déjalos a las criaturas que camelen, tendrán que camelar digo yo" qué sabias palabras) Yo llevaba tiempo recibiendo mensajes de que la juventud se pasaba el día con los moviles tá tá tá y que esto era muy grave porque se deterioraban las relaciones personales y el vis a vis, pero ya veo que ahora que no hace falta, se echa de menos el contacto, el roce y el restregón. Pues nada, nada, que cada uno haga lo que quiera, que así nos va.