+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

en morillo de tou

Lambán reclama que la España "interior" crezca al ritmo de la del litoral

Ha vuelto a reivindicar una reforma "radical" del sistema de financiación autonómica como medio para hacer frente a la despoblación

 

El presidente Lambán durante la visita a Morillo de Tou. - GOBIERNO DE ARAGÓN

EFE
02/04/2019

El presidente de Aragón, Javier Lambán, ha incidido hoy en la necesidad de potenciar un modelo de país que favorezca el desarrollo de las zonas del interior al mismo ritmo que las del litoral, como forma de frenar la despoblación y el éxodo poblacional hacia las grandes urbes.

El responsable autonómico ha hecho esta afirmación durante una visita hecha al centro vacacional de CCOO en Morillo de Tou, en la comarca del Sobrarbe (Huesca), junto al responsable regional del sindicato, Manuel Pina, y la consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales, María Victoria Broto.

A juicio de Lambán "hay que buscar otro modelo de financiación y de país, donde se financie todo a la misma velocidad y donde no haya una España del litoral y otra del interior, la una desarrollándose como un tiro y la otra languideciendo progresivamente".

Por otra parte, ha vuelto a reivindicar una reforma "radical" del sistema de financiación autonómica como medio "fundamental" para hacer frente a la despoblación, junto a otras medidas como la mejora de la prestación de servicios públicos o las destinadas a promover la creación de empleo.

En concreto, ha demandado un nuevo sistema de financiación que permita a las comunidades autónomas disponer de recursos "no por el número de habitantes, sino por lo que cuesta la prestación de servicios a los mismos".

Tras destacar que una plaza escolar en una zona despoblada como el Sobrarbe tiene un coste tres veces superior a la de Zaragoza, ha advertido de que "si se financia exclusivamente por habitantes, al final la autonomía aragonesa será inviable".

Ha explicado que el "problema" de la despoblación no afecta tan solo a comarcas de Teruel como Albarracín o el Maestrazgo, sino al conjunto de las tres provincias aragonesas.

Por esta razón, ha añadido, Aragón lideró en la Conferencia de Presidentes autonómicos una propuesta para que la despoblación fuera considerada un "problema de Estado".

El presidente aragonés ha destacado que aunque el actual gobierno de Pedro Sánchez elaboró una estrategia para combatir la despoblación, queda pendiente un debate de la misma entre los actores sociales y políticos del país que de cabida a los "principales afectados", los ayuntamientos.

Ha incidido en la necesidad de conocer las medidas concretas a poner en marcha para hacer frente a la despoblación, y de "tener claro si queremos un modelo de país a dos velocidades, que es lo que está ocurriendo en las últimas décadas, o queremos otros inclusivo en el que todos los habitantes tengan los mismos derechos".

Respecto a las medidas puestas en marcha desde Aragón en la comarca del Sobrarbe, Lambán se ha referido a la creación de un centro de urgencias médicas con catorce profesionales o la próxima licitación de obras en el instituto de Aínsa por valor de 600.000 euros para ampliar en ocho el número de aulas.

"No hay muchos más remedios para la despoblación, salvo uno que es fundamental, una reforma radical del sistema de financiación de las autonomías", ha insistido.

En este contexto, ha alabado la iniciativa de CCOO impulsada en los años ochenta del pasado siglo para reformar el pueblo deshabitado de Morillo de Tou como un centro para vacaciones de tipo social.

Por su parte, el responsable regional de este sindicato ha explicado que "ahora que se habla de despoblación, hemos conseguido generar desde años atrás una veintena de trabajos fijos todo el año, que en verano superan los cincuenta".

Ha destacado, sin embargo, que uno de los retos a los que se enfrenta el sindicato es conseguir la "desestacionalización" del turismo.

En este sentido, se ha referido a los contactos mantenidos con sindicatos franceses para atraer a trabajadores de su país en otros periodos del año a pasar sus vacaciones.