+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

El torneo de Roland Garros

Doce para el rey de París

El campeón Nadal aumenta su récord en Roland Garros al tumbar a Thiem en cuatro sets

 

Rafa Nadal, emocionado y con los brazos en alto tras ganar su duocédima Copa de los Mosqueteros. - AP / CHRISTOPHE ENA

Rafa Nadal, emocionado y con los brazos en alto tras ganar su duocédima Copa de los Mosqueteros. - AP / CHRISTOPHE ENA

JAUME PUJOL-GALCERAN
10/06/2019

Fabrice Santoro, el extenista francés, imitó el peculiar estilo del speaker de Roland Garros cada vez que presenta al campeón y le cantó: «¡2005, 2006, 2007, 2008….,2010, 2011, 2012, 2013, 2014….,2017, 2018 y..., 2019!». Una vez más, y van 12, Nadal tocó las campanas de su catedral particular de París. El mejor tenista de la historia, el australiano Rod Laver, campeón dos veces del Grand Slam, le entregó la Copa de los Mosqueteros. De la mano de un mito a la de otro mito que se ha ganado ya una plaza en el firmamento de las leyendas del tenis con la friolera de 18 Grand Slams, a solo dos de Federer.

Nadal besaba y abrazaba la copa como si tuviera un bebé en sus brazos en el podio mientras cientos de fotógrafos plasmaban su felicidad. Un momento único. «Una emoción inexplicable», dijo a los 15.000 espectadores que vieron batir un récord que posiblemente no volverán a ver, aunque él asegura que «es normal y, si lo he hecho yo, lo podrá hacer alguien más», porque «los récords están para batirse».

El esfuerzo de esta victoria solo Nadal y su equipo lo conocen. Por eso cuando Dominic Thiem cometió el último error que le costó la derrota por 6-3, 5-7, 6-1 y 6-1 tras 3 horas y 1 minuto, Nadal se tiró al suelo de espaldas para celebarlo emocionado. Hace 15 años había hecho lo mismo cuando ganó su primer Roland Garros. Fue un momento intenso, de emoción íntima, en la que no pudo reprimir sus lágrimas. «No puedo explicar lo que he conseguido. Soñaba con ganar Roland Garros, pero 12 veces es imposible de explicar», dijo al público. «Es irreal. Eres una leyenda del deporte», le felicitó Thiem.

Nadal no dejó escapar su oportunidad. Su obsesión era poder jugar Roland Garros este año, después de los problemas que había tenido que superar desde principio de temporada. Un mes y medio antes temía que no llegaría a tiempo. Por eso salió a la pista dispuesto a aprovecharlo. El partido se presentó como una pelea de «pesos pesados» aunque Thiem acabó vapuleado como un peso mosca sobre ese ring de color rojo en el que ha conseguido sus mejores victorias.

Thiem empezó fuerte, como esperaba Nadal. El austriaco presionaba con sus golpes, pero Nadal le respondía cada vez. Los dos montados en la línea de fondo pegaban en busca de dar el golpe buscando el agujero donde colar la bola amarilla al rival. La batalla se mantuvo hasta el 2-2 y el primer break se lo apuntó Thiem (2-3), a los 25 minutos. Aviso. La respuesta de Nadal fue contundente con dos roturas seguidas (3-3 y 5-3) y apuntándose el primer set del encuentro.

Tras perder la primera manga, vital para sus opciones, Thiem pareció perder «la adrenalina» con la que entró en la pista, pero mantuvo la igualdad hasta el 5-5 y se encontró con la opción al final de romperle el servicio a Nadal y apuntarse el segundo set, mientras el público le animaba. Fue un espejismo. En el tercer set Thiem perdió de salida 16 puntos. Solo ganó uno y eso le costó ceder dos saques y recuperar a Nadal para colocarse 4-0.

Sin fuerzas / Un golpe de autoridad del campeón. Nunca hay que bajar la guardia ante el mejor de la tierra. Thiem ya no tenía fuerzas para mantener la lucha. El maratoniano duelo de semifinales contra Novak Djokovic lo estaba pagando. Fallaba un golpe tras otro mirando a su palco con impotencia. La roca se deshacía como un terrón de azúcar en agua. Thiem era una sombra del tenista que el día anterior había acabado con Djokovic. Solo pudo ganar dos juegos en esos dos sets antes de ir a la red para abrazarse a Nadal.

En el otro palco vecino la celebración era máxima, casi como si fuera el primer Roland Garros. Carlos Moyá se abrazaba a todos emocionado. Sabía lo que significaba ese momento para su «amigo» en una temporada muy difícil. «Hemos pasado momentos muy duros y con muchas dudas. Necesitaba creer que estaba jugando bien otra vez», valoraba el técnico.

«Pocas cosas me sorprenden ya de Rafa, pero lo que ha hecho tiene un mérito excepcional. Una vez más ha sido capaz de reinventarse y de salir de una situación complicada para volver a levantar la copa en París», decía Francis Roig. «Mi sobrino ha tenido muchos problemas de salud y se ha encontrado decaído esta temporada. Eso le pasa a cualquiera en el deporte, por eso estoy contento por él. ¿Quién iba a pensar en el 2005 que hoy le volvería a ver levantar la Copa en Roland Garros? Me impresiona verlo otra vez», decía muy contento Toni Nadal, la persona que le ayudó y enseñó a ser como es, «a entender que en definitiva el tenis consiste solo en pasar una bola por encima de una red», destacaba el extécnico y tío de Rafa.

 
 
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla