+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Último compromiso de la temporada

Robert Moreno: "Si Isco no fuese español habría que nacionalizarlo"

La selección española recibe a Suecia en el Bernabéu en el partido más complicado de la fase de clasificación para la Eurocopa

 

Robert Moreno en rueda de prensa. - AFP

ALEJANDRO GARCÍA
09/06/2019

La temporada en el fútbol masculino español se clausura, lejos de finales o títulos, con el partido más interesante de una fase de clasificación descafeinada, para la Eurocopa 2020, con la competitividad justa y el interés diluido entre fichajes, deportes estivales y otros quehaceres propiamente veraniegos. La selección española recibe este lunes (20.45 h.) en el Santiago Bernabéu a Suecia, segunda en el grupo F, con el liderato en juego y con el objetivo de cerrar los antes posible el billete a la Eurocopa multisede del próximo verano.

Después de ganar con comodidad en las Islas Feroe (1-4), la España de Luis Enrique, temporalmente sin el técnico: Estamos viviendo al día con esta situación, esperamos que esté en la siguiente convocatoria, pero será su situación personal la que lo marque, aclaró Moreno; sigue su camino en busca del bloque que recupere las señas de identidad de un estilo con el que se vuelva a pelear por los títulos.

Entre el reparto de minutos que anunció el técnico de España, y la superior dificultad del envite, España saldrá en el Bernabéu con un once muy reconocible que se viene formando durante la temporada, con el liderazgo del valencianista Dani Parejo, que se ha asentado con firmeza en el puesto de interior, junto a Busquets, al lado de un tercer integrante de la medular que es el único puesto con más dudas que certezas en este equipo, para el que se el favorito del cuerpo técnico es Isco, como puso de manifiesto Robert Moreno con un alegato en defensa del malagueño, defenestrado durante la temporada en el Madrid: Si Isco no fuese español habría que nacionalizarlo, repitió dos veces. No sé si jugaría en la selección de Suecia porque juegan muy directo, pero es ideal para nuestro estilo de juego, amplió después.

UN BLOQUE DEFINIDO

Pese al debate en la portería, Kepa lideró a la segunda unidad en Feroe y De Gea mantiene, por el momento, la confianza del cuerpo técnico. Tras los vaivenes iniciales, que encumbraron a Gayà como alternativa, Jordi Alba está más que asentado en una defensa con Carvajal, Ramos e Íñigo Martínez, por ahora el inquilino de una de los pocos puestos que aún cuelgan. En ataque, pese a ser la línea con rendimiento más irregular, el despertar de Morata en el Atlético le ha terminado de asentar junto a Rodrigo Moreno y al madridista Asensio, una apuesta que sigue firme pese a su decepcionante temporada con su club.

La selección sueca, que ha evolucionado mucho desde el mundial hacia un juego con algo más de protagonismo con el balón, acumula siete partidos sin perder y ha encontrado jóvenes en los que apoyar su desarrollo. Es el único escollo para España en una plácida fase de clasificación, el único rival por dos plazas de acceso a la Eurocopa a las que el resto de equipos del grupo tiene muy complicado acceder, sobre todo tras el empate de esta semana entre Rumanía y Noruega, las dos aspirantes a inquietar en la pelea por jugar el próximo verano.

La selección nórdica llega a España con las bajas de Granqvist y Lindelof, sus dos mejores centrales con una diferencia abismal al resto, y, presumiblemente, con el mismo once con el que venció a Malta (3-0) en el partido entre semana.

El cinco de septiembre, en Bucarest ante Rumanía, volverá el fútbol para la selección, ya en la temporada 19-20.