+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

la opinión de alfonso hernández

Este puede ser el año si ustedes quieren

 

Este puede ser el año si ustedes quieren - JAVIER BELVER

Alfonso Hernández Alfonso Hernández
01/12/2019

En ocasiones hay que perder para ganar. O para empatar un partido que se remonta desde el abismo de un 0-2 ante un rival de categoría superior que se sintió grande y pequeño en La Romareda. Que tembló cuando iba camino de una victoria humillante. El fútbol es una cuestión de dinero, pero también de salud física y psicológica, valores que estos momentos parecen sobrarle al cuadro de Víctor Fernández. El Real Zaragoza ya demostró contra el Rayo que sabe navegar en la adversidad. En aquel encuentro respetó la jerarquía del conjunto de Jémez, atrincherado tras una alineación de circunstancias y un planteamiento de severo sacrificio, y se llevó los tres puntos aplicándose con enorme inteligencia. Contra el Girona, en casa, consiguió una igualada de la que sale reforzado como aspirante al playoff. Y lo hizo con un once casi idéntico al de Vallecas. Sin Cristian, Atienza, Vigaray, Kagawa (esta vez en el banquillo), Igbekeme y Pombo (sin convocar). Es decir que de lo circunstancial puede emerger algo mucho más sólido que la primera piedra del proyecto. En algunas pérdidas ha habido mucho beneficio. El centro del campo, por ejemplo, resulta más compacto con cuatro y Guti al mando. Se ha descubierto en la necesidad y es un tesoro. Al rombo hay que echarle lo antes posible aguarrás y borrarlo del mapa de las estrategias.

Luis Suárez tuvo que ser sustituido al borde del colapso tras una actuación memorable, con un gol en el que se lanzó sobre el portero como un kamikaze. De ese detalle de furia y picardía, una dentellada en toda regla, renació el equipo aragonés. Puado, que había marcado el empate con un taconazo, se fue con calambres, fruto de los kilómetros y emociones que acumuló el catalán en su segundo partido en un Real Zaragoza distinto, mejor sin duda, sobreponiéndose a un resultado demoledor y a una defensa que se sujeta con alfileres. Es una plantilla corta que se debe alargar desde la demostración de unos secundarios que han dejado de serlo. El hermoso duelo frente al Girona y sus sensaciones invitan a la complacencia, es decir al error de pensar que todo es maravilloso por un encuentro. La afición puede ser feliz. El cuerpo técnico, la dirección deportiva y los dirigentes, nunca. En ese triángulo se concentra el futuro, al que los jugadores ya miran de frente con ambición pero a quienes la temporada les exigirá esfuerzos sobrehumanos que ponen en riesgo una situación magnífica para asaltar el regreso a Primera División.

Una lesión larga de Luis Suárez sería letal. Según se emplea el colombiano, capaz de arrastrar a todos sus compañeros hacia una aventura casi imposible con un desgaste brutal, que no haya recambio o alternativa es jugar a la ruleta rusa. En la posición de mediocentro, Eguaras sobrevive a duras penas con una velocidad menos como se comprobó en el robo de Stuani que precedió al segundo gol del Girona. Tampoco esa posición está cubierta como se debe, por no hablar de los centrales, donde se entiende con dificultad que Clemente no tenga cargo vitalicio. El Real Zaragoza regaló un partido soberbio desde su humildad y envió un mensaje a la cúpula. Este puede ser el año si ustedes quieren. Así que manos a la obra, y no a la del estadio precisamente.

   
6 Comentarios
06

Por chepet 9:53 - 02.12.2019

Señor "jovensa", razónelo porque yo no veo por ningún lado cómo se puede montar una estructura económica viable desde segunda división con la deuda existente y vendiendo lo bueno que surge para ir tapando y fichando Kawaguas. De no ser por las quitas en el convenio con proveedores, ya veríamos dónde estaría la deuda.

05

Por Don Minervo 8:54 - 02.12.2019

Vamos a ver, pero si en siete años han rebajado la deuda en torno a los 20 millones cuantoa años más se necesitan para que sea una sociedad viable. Hubo un presidente que se gastó dinero y arruinó el club y hubo otro (Solans padre) que también se lo gastó e hizo un Zaragoza campeón. Solans padre fue el único que no vino a hacer negocios a traves del R. Zaragoza. O sea que invertir en el equipo es pan para hoy y habre para mañana, Porque ?. Una sociedad viable será únicamente cuando estemos en primera que es donde se toca pasta, todo lo demás es una farsa pues lo objetivos son otros.

04

Por jobensa 21:15 - 01.12.2019

Yo prefiero que la fundación no despilfarre y que cree una estructura económica que convierta el club en una sociedad viable, aunque eso suponga quedarnos en segunda algún año más. El exigirles que pongan dinero es pan para hoy y hambre para mañana. Hubo un presidente anterior que ponía dinero cada temporada y estamos en la ruina gracias a él

03

Por Don Minervo 17:00 - 01.12.2019

La fundación se puso las pilas nada más comprar el club y bien puestas que han quedado. Sabían muy bien a que venían y los están cumpliendo a rajatabla. Han invertido lo justo y necesario para que el club no desapareciese, llevan siete años con el club agonizante, pero no lo pueden dejar morir, sino se les va al traste el futuro negocio. Alguien se puede creer que estos empresarios de toda la vida se meten en un negocio ruinoso y con una inmensa deuda por amor al escudo. Venga ya, sabían muy bien para que que venían. el gobierno de Zec les retrasó la operación, solo era una cuestión de tiempo como así ha sido.

02

Por Norman 13:00 - 01.12.2019

Muy acertado, como siempre el artículo de Alfonso Hernández desde la primera hasta la última línea. Señores directivos y dirección deportiva ¡pónganse las pilas!

01

Por Don Minervo 10:01 - 01.12.2019

Un partido emocionante y entretenido, se puede decir que el equipo jugó bien, con sus carencias de siempre, tenemos jugadores válidos y otros que les viene muy justo. Se puede soluciuonar fichando bien, pero fichar bien normalmente supone desembolso de dinero y la Fundación no está por la labor, se encuentra comodamente instalada en su pertinaz ruina a la espra de poner las manos en la otra obra como dice usted.