+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

CRISIS PLANETARIA

El Reino Unido e Irlanda elevan su compromiso medioambiental

Los parlamentos de ambos países son los primeros en declarar la «emergencia climática»

 

Protesta ecologista en Londres, en abril. - REUTERS / PETER NICHOLLS

ALFONS SALADRIGAS
12/05/2019

El Reino Unido e Irlanda se han convertido en los dos primeros países del mundo en declarar la «emergencia climática y medioambiental». El camino lo inició el Parlamento británico, que el 1 de mayo aprobó una moción impulsada por el líder de la oposición laborista, Jeremy Corbyn, para declarar el estado de emergencia y alcanzar la meta de «cero emisiones» en el año 2050. Otros países, como España, tienen previsto suscribir en breve declaraciones similares.

Durante el debate en el Reino Unido, el Gobierno conservador reconoció la gravedad del problema, pero objetó la denominación de «emergencia climática». Pese a esto, la moción fue aprobada por mayoría y sin votación. Se trata de una medida no vinculante, una declaración de intenciones con gran fuerza simbólica. La decisión de la Cámara es la respuesta a las recomendaciones de la comisión del cambio climático, creada para asesorar al Ejecutivo del Reino Unido y a sus parlamentos regionales.

DIÉSEL, CALEFACCIÓN, CARNE

La comisión recomienda neutralizar las emisiones antes del 2050 con medidas como prohibir los vehículos diésel y de gasolina en el 2030 y sustituirlos por coches eléctricos, cambiar las calefacciones de gas natural por eléctricas en casas nuevas en el 2025, reducir en un 20% el consumo de carne y plantar árboles de forma masiva, entre otras acciones.

La decisión del Parlamento también es consecuencia de la presión que han ejercido en los últimos meses decenas de ciudades como Londres, Manchester o Bristol, que declararon la emergencia climática. En abril, la capital introdujo la primera zona de emisiones ultrabajas del mundo con estrictos estándares de emisión. Unos días antes, los gobiernos regionales de Escocia y Gales habían declarado la emergencia.

Sin embargo, el principal factor de presión fueron las protestas del grupo de acción climática Extinction Rebellion, el movimiento social creado en Reino Unido que pretende influir en las políticas medioambientales locales mediante la resistencia no pacífica. Miles de activistas bloquearon durante más de dos semanas carreteras y puentes en Londres, acciones que se saldaron con más de mil detenidos.

VISITA DE THUNBERG

Durante las protestas, el parlamento de Westminster recibió la visita de la activista medioambiental sueca Greta Thunberg, de 16 años, quien asistió a una sesión parlamentaria y se reunió con líderes de todos los partidos, excepto la primera ministra, para pedirles medidas contra el cambio climático. Tras la declaración del estado de emergencia, Corbyn pidió trabajar «con países que quieren acabar con la catástrofe climática y dejar claro a Donald Trump que no puede ignorar los acuerdos internacionales».

Esta «ola de acción» continuó en el Parlamento de Irlanda, que el pasado jueves aprobó una enmienda en este sentido incluida por el principal partido de la oposición, el centrista Fianna Fáil. «Este es el mayor reto al que se enfrenta la humanidad», dijo el ministro irlandés para el Cambio Climático, Richard Bruton.