Kiosco

El Periódico de Aragón

Editorial

Revitalizar el PSOE

Con la decisión de reforzar el núcleo duro del PSOE con personalidades de peso como María Jesús Montero, Patxi López, la aragonesa Pilar Alegría, nueva portavoz del partido, y Miquel Iceta, Pedro Sánchez trata de sacar al PSOE de la indigencia política en la que estaba sumido, recuperar su presencia en el debate público español y convertirlo de nuevo en un instrumento eficaz para la defensa de las políticas del Gobierno. Con esta revolución interna, el líder socialista intenta rescatar ese PSOE que fue durante mucho tiempo una máquina de ganar elecciones. Una ardua tarea cuando los socialistas se enfrentan al desgaste de la pandemia, la guerra en Ucrania y sus consecuencias en una inflación disparada y unas negras perspectivas energéticas, a lo que se suma el ruido interno de la coalición de Gobierno. Es por ello que Sánchez necesita más que nunca un PSOE fuerte, que transmita mensajes estimulantes para movilizar a sus votantes que, como se vio en junio en las elecciones andaluzas y se aprecia en todos los sondeos, incluido el último del CIS, se mueven entre el desánimo y el desinterés, mientras el PP ha disparado sus expectativas electorales con el cambio de liderazgo.

El presidente del Gobierno es consciente de que necesita frenar la idea de cambio de ciclo electoral que se extiende día a día y atajar la sensación de que esas perspectivas funestas para el PSOE pueden marcar también el final de su ciclo político personal, al menos en España. Los cambios en la cúpula del PSOE, que suponen una autoenmienda a lo decidido hace tan solo nueve meses en el último congreso federal, significan también el fin del sanchismo interno, entendido como el de aquellos incondicionales que le apoyaron en la reconquista del liderazgo, la moción de censura contra Rajoy y la formación del Gobierno con Unidas Podemos. Esos, ahora, se sienten huérfanos. Pero no la inmensa mayoría de los dirigentes socialistas que aplauden el esfuerzo de Sánchez por reunificar y levantar el ánimo del partido y sus seguidores y su intención de buscar un buen resultado en las elecciones municipales y autonómicas de mayo de 2023 y en las generales a finales de ese mismo año.

Con la incorporación de estos pesos pesados a la cúpula del PSOE, que formarán a su vez parte del comité de nueve personas que se reunirán cada lunes en Moncloa con el presidente, se acabarán también las disociaciones entre el Gobierno y el partido. Serán ellos, entre los que Alegría ha cobrado enorme importancia, quienes en la práctica dirigirán y coordinarán la acción del Ejecutivo y del PSOE.

Compartir el artículo

stats