La vía explorada por Juan Forcén y Fernando de Yarza para la entrada en el Real Zaragoza de Ares Management se encuentra en vía muerta. El grupo, que el pasado mes de junio entró en el accionariado del Atlético de Madrid adquiriendo el 33% de sus participaciones, ha rechazado la propuesta de uno de los dos bandos en los que está dividido el consejo de administración del club. El otro, la familia Alierta que posee la mayoría societaria, está negociando con el consejero y accionista del Real Betis José María Gallego.

En cualquier caso, el proceso se encuentra en una fase muy inicial y hasta la fecha no hay más avances que un intercambio de documentación y primeras conversaciones entre Gallego y los dos sobrinos de Alierta, con los que la relación es muy cordial. Sin embargo, esta opción no es del agrado de la otra parte, la formada por la familia Yarza y Juan Forcén, y ha servido para profundizar en la división del Consejo.

De hecho, el hermetismo en las conversaciones con este grupo habría sido el detonante para que la crisis que se vive entre los accionistas de la entidad quedara públicamente escenificada en la última Junta con la ausencia de los propios Yarza y Forcén (además de Fernando de Yarza Mompeón, padre del primero y presidente de la Fundación Zaragoza 2032).

El proceso de venta ha erosionado profundamente las relaciones entre los accionistas y miembros de la Fundación Zaragoza 2032, que hace tiempo que no funciona como tal. Las negociaciones con Spain Football Capital durante el pasado verano, iniciadas y lideradas por Yarza, ya supusieron un importante desencuentro con la familia Alierta. Ahora ambos bandos negocian por separado la venta de las acciones. De momento, la opción de los Yarza con Ares Management se desvanece y la de los Alierta se encuentra en fase embrionaria.