Contento pero prudente. Satisfecho por el premio final aunque sin lanzar las campanas al vuelo. JIM destacó el «golazo» de Iván Azón y el trabajo de todo el equipo durante los 95 minutos de partido. «La verdad es que hemos sido un equipo muy serio, muy contundente, pero esto es fútbol y al final te quedas con cara de tonto con ese empate. El Sporting tiene mucho gol, con jugadores que, en el aspecto ofensivo, son de los mejores de la categoría, rápidos, veloces, con tiro de media distancia. Pero ahí ha venido la creencia de Iván, que ha estado genial», señaló el técnico para desglosar la actuación del delantero.

«Se ha partido el pecho, ha peleado todos los balones. Quizá el técnico rival pueda hablar de suerte o mala suerte pero como beneficiado puedo decir que es un golazo porque ha esperado el momento, ha leído perfectamente, ha leído la jugada, ha dado los toques justos, con Mariño que hace muy bien la cobertura, y creo que ha estado inmaculado Iván. Estoy muy contento porque la generosidad y el esfuerzo del equipo han tenido su premio», dijo el entrenador.

El equipo lo celebró con rabia, con todo el banquillo corriendo a abrazar a Iván Azón y, después, con la afición desplazada a El Molinón. «Es el premio a ese esfuerzo, a la generosidad, a tanto trabajo. Se te va todo en un segundo y por eso el equipo ha sacado toda la rabia. Hemos tenido la suerte de que siempre tenemos aficionados del Real Zaragoza y han ido a festejarlo con ellos. Ahora a ver si somos capaces de mantener la regularidad y ser el Real Zaragoza que yo quiero y que quiere la afición, un equipo que gane muchos partidos y les dé muchas alegrías», valoró el preparador zaragocista.

JIM también destacó el espíritu del equipo para no derrumbarse con el empate local. «El espíritu del equipo es el que me gusta. Vamos a irnos al minuto final, nos han empatado y otro equipo ahí baja los brazos, a buscar excusas, pero, y aunque es un pelotazo, el equipo cree, vamos y seguimos ahí. Es el premio a 90 minutos de gran trabajo. Más que nerviosismo del Sporting, ellos venían de perder el último partido en casa. Pero tienen mucho talento, sabes que con un gol de ventaja te pueden empatar o incluso ganar. Por eso estoy muy contento con el esfuerzo y la generosidad del equipo», sentenció.

El Zaragoza parece huir de abajo y ve más cerca a los de arriba, pero JIM no quiere mirar ni para un lado ni para el otro. «Hay que tener equilibrio. Esperaba que hubiera un punto de inflexión y vamos a ver, no voy a decir nada de arriba o abajo, dejadme disfrutar de estos tres puntos y a pensar en el Almería. Trato de no mirar abajo. Es verdad que hemos estado apretados pero creo que el equipo ha sido fiable. Lo que pasa es que hemos estado muchas jornadas sin ganar y puedes vender lo que quieras pero los resultados son los que eran. Hay que ser muy cautos, muy humildes y tenemos que tener claro lo que queremos. Hay que ir a por el próximo partido, nos quedan trece», concluyó.