Kiosco

El Periódico de Aragón

Real Zaragoza

El Real Zaragoza, un equipo al que le sobra carácter

Los de Carcedo han empezado perdiendo cinco partidos pero solo han perdido uno y está demostrando saber sobreponerse a situaciones muy adversas

Jair y Simeone se abrazan tras un gol Real Zaragoza

Una de las mejores noticias que está dejando el Real Zaragoza en esta pretemporada es que se está sabiendo sobreponer a las adversidades que se le están planteando en los partidos veraniegos de preparación. Prácticamente en todos los duelos está habiendo momentos difíciles, y los aragoneses están consiguiendo salir airosos en la mayoría de ocasiones.

En los siete encuentros amistosos que ha disputado hasta la fecha, tan solo en la primera prueba ante el equipo filial el Real Zaragoza ha conseguido marcar el primer gol del partido. Por el contrario, comenzó perdiendo ante el Lleida, el Nástic de Tarragona, el Al-Shabab, el Al-Nasr y el Betis. Y a pesar de ello, los de Carcedo solo han perdido este verano en una ocasión, lo que habla bien a las claras de la capacidad de reacción que hasta el momento ha conseguido mostrar el equipo.

El mejor reflejo de esta virtud que están mostrando los aragoneses fue el compromiso ante el Nástic de Tarragona. En una primera parte en la que no les salió nada a los blanquillos, el marcador reflejaba un doloroso 3-0 al descanso. Cuando la derrota parecía evidente, el Zaragoza cambió su cara tras el paso por vestuarios. «Miraos a las caras y levantar la cabeza. Esto no va a ser siempre un camino de rosas», fueron las palabras de Juan Carlos Carcedo en el entretiempo, como confesó Valentín Vada. El discurso del técnico riojano surtió efecto y en una gran segunda mitad los tanto del propio argentino, Azón y Puche igualaron un choque que mereció llevarse a los golpes el Zaragoza, pero que la gran actuación del meta rival impidió la remontada completa.

Tras el encuentro en tierras catalanas, la expedición zaragocista puso rumbo a Marbella para continuar con su preparación en el segundo stage del verano, pero ese espíritu de lucha y de no darse por vencido también aterrizó en la localidad malagueña.

El paso por Marbella

El Al-Nasr fue el primer rival allí y, siguiendo la tónica habitual en los primeros compromisos, los saudíes golpearon primero cuando se cumplía la hora de partido. Una vez más, el Zaragoza reaccionó en los instantes finales y, por medio de Jair e Iván Azón, le dieron la vuelta al choque para apuntarse el triunfo. Solo 24 horas más tarde, los de Carcedo acusaron el cansancio y encajaron la primera y única derrota de la pretemporada. Y aun así, en ese partido, el Real Zaragoza lo intentó hasta el final. El Al-Shabab obtuvo doble ventaja tras el desncaso pero Vada recortó diferencias en las postrimerías del encuentro, aunque esta vez el empate no llegó y las sensaciones fueron peores en el día en el que con menos ideas se vio al equipo.

La del Betis, por la entidad y la categoría del rival, ha sido la prueba más exigente de todo el verano. Y el Real Zaragoza la superó con nota, y de nuevo teniendo que remar en contra. Los andaluces, a pesar del buen partido que estaban haciendo los de Carcedo, dominaban 2-o0 a falta de los últimos 10 minutos. Una vez más, los aragoneses no dieron su brazo a torcer y con los tantos de Petrovic y Simeone firmaron unas merecidas tablas que bien pudieron acabar siendo una victoria in extremis ante todo un Primera.

Un aspecto, el de las remontadas, que tiene en el debe el equipo desde hace varias temporadas, ya que en los últimos años empezar perdiendo era prácticamente sinónimo de derrota, un escollo insalvable. No en vano, el Zaragoza ha llegado a estar Ligas enteras sin ser capaz de darle la vuelta a un partido y en La Romareda estuvo casi tres años, desde 20219 hasta la campaña pasada sin hacerlo, cuando lo consiguió al fin ante el Fuenlabrada.

Aun con todo, lo cierto es que lo ideal para los intereses de los de Carcedo sería comenzar los duelos con viento a favor, pero, al contrario que en el pasado, este Real Zaragoza ha demostrado ser un equipo aguerrido, con carácter y que no se desconecta de los choques sea cual sea la dificultad, teniendo la capacidad para reponerse de resultados adversos. Una mentalidad y un espíritu que será clave mantener cuando empiece lo importante de verdad.

Compartir el artículo

stats