Kiosco

El Periódico de Aragón

La actualidad del Real Zaragoza

El gran pie de Azón. El canterano calza un poco común 48,5

El delantero del Real Zaragoza tiene una talla de calzado nada habitual entre los futbolistas e impropio de sus 182 centímetros de estatura. El canterano sigue al margen y cada vez tiene más difícil jugar el sábado

Iván Azón se lamenta en el suelo durante un partido de la pasada temporada. Jaime Galindo.

Romelu Lukaku, delantero belga del Inter de Milán, calza un 47,5. No hay muchos futbolistas con semejante talla de pie, pero tampoco los hay de la envergadura del punta, que supera los 190 centímetros de altura y los 100 kilos de peso. Desde luego, nada que ver con Neymar, que no rebasa el 40. O Cristiano, con un 41,5. Tampoco con Messi y eso que el 43 del argentino supera la media para personas de su estatura. 

En el Real Zaragoza, el pie más grande es el de un chico de 19 años y 1,82 de altura. Iván Azón calza un 48,5 que no solo es muy poco común entre los futbolistas sino también entre la población en general. La talla, más propia de jugadores de baloncesto que rondan o superan los dos metros, sostiene a un futbolista que no para de progresar y que ya se ha convertido en un referente en el Real Zaragoza.

Su poderoso físico siempre le ha acompañado. Desde pequeño, Iván, que llegó al Real Zaragoza en su segundo año de alevín tras empezar en Marianistas y pasar por el Amistad, destacaba por su corpulencia y un cuerpo muy trabajado. A ello contribuía su dedicación a la gimnasia, que compaginaba con el fútbol en sus primeros años en el club blanquillo. «Hacía muchos deportes, fútbol natación, patinaje, atletismo... Eso le dio una constitución muy atlética, con un cuerpo muy trabajado», subrayaba su padre, Miguel, hace unos meses a este diario. 

Azón, internacional sub-21 y uno de los jugadores con mayor proyección, luce un pie tan grande como un corazón que bombea sangre zaragocista hacia un organismo que entiende el esfuerzo, la lucha y el sacrificio como aspectos innegociables.

Así concibe Iván Azón el fútbol. Y la vida, que afronta con la misma madurez que muestra en el campo. Ahora, un problema en la rodilla izquierda amenaza seriamente su concurso en el estreno liguero en Las Palmas, pero Iván no se rinde. Como no lo hizo cuando, en su segundo curso de infantiles, estuvo un año y medio sin jugar por una lesión en la rodilla derecha derivada de un problema de crecimiento. Mala pata para un gran pie. 

Compartir el artículo

stats