Kiosco El Periódico de Aragón

El Periódico de Aragón

La actualidad del Real Zaragoza

Damnificados en el medio

Francho, Eugeni y Petrovic han visto reducida de forma importante su presencia en el equipo y Zapater no ha debutado en una medular superpoblada y con Grau, Manu Molina y Vada como los hombres de confianza de Carcedo hasta ahora

Francho y Eugeni, indiscutibles la temporada pasada, dialogan en una sesión. ANGEL DE CASTRO

Es palmario que la confección de la plantilla del Real Zaragoza quedó mal distribuida, que hay demasiados centrocampistas, hasta siete (Manu Molina, Jaume Grau, Vada, Petrovic, Zapater, Francho y Eugeni, sin contar a Bermejo, que también puede moverse en esa zona) y que, por ejemplo, no hay un especialista en ataque de banda izquierda, un extremo puro en esa zona. Con esa superpoblación de la medular pese a la salida de Javi Ros, Buyla, Marc Aguado y Bikoro, era obvio que la llegada de Manu Molina, una apuesta personal de Carcedo, iba a tener damnificados. Así, Francho Serrano, quizá el caso más doloroso de todos, Eugeni o Petrovic han visto reducidos de manera notoria sus minutos, en más de 30 puntos porcentualmente en los tres casos, y Zapater no ha tenido ni uno solo pese a ir citado en las siete jornadas, una situación nunca vista en el de Ejea en sus 11 temporadas anteriores con esta camiseta.

Jaume Grau, de gran irrupción tras su fichaje en enero, frenada por un problema cardiaco ya superado, tiene la absoluta confianza de Carcedo, como la tenía de JIM, y ha sido titular siempre en el medio y solo no jugó ante el Lugo al estar sancionado. Manu Molina suma los siete partidos de Liga en el once, aunque solo completó el del Levante, mientras que Vada, que empezó el curso escorado en la izquierda, ha sido el centrocampista más adelantado en los tres últimos partidos, dejando claro Carcedo que confía en el argentino, titular en seis de los siete choques del campeonato. Con una medular tan definida en tres de sus miembros, está claro que los minutos de los otros cuatro son mucho menores.

Francho solo suma 272 minutos de los 630 que ha estado disponible, es decir el 43%. En la temporada pasada jugó en el 74% de los minutos y en su primer curso, en un 68%. Su pérdida de presencia es notoria

decoration

Francho, la primera de las renovaciones estratégicas del club con la llegada de la nueva propiedad, ha pasado a tener un rol mucho más secundario. Dos partidos de titular, en Cartagena y Lugo, y 5 salidas desde el banquillo para acumular un total de 272 minutos de los 630 que ha estado disponible, es decir el 43,17%. Nada que ver con sus dos primeros años. En la primera temporada, en la 20-21, fue invisible para Baraja en las siete primeras citas, pero aun así jugó en 32 partidos de las 39 jornadas que estuvo disponible, ya que se hizo fijo con Iván Martínez y mantuvo el peso con JIM, para acumular hasta 26 presencias en el once y 2.396 minutos de los 3.510 que estuvo apto, el 68,26%.

La temporada pasada estuvo en 32 partidos de Liga a disposición de JIM por culpa de las lesiones y de la sub-21. Fue titular en 24 y en 6 más salió desde el banquillo para sumar el 74,72% de los minutos, por lo que ha pasado a disputar con Carcedo más de un 30% menos, lejos además de su mejor versión y hasta en algún partido en alguna posición adelantada que no le ayuda en absoluto y que coarta su fútbol, necesitado de más espacio para aprovechar su dinamismo.

Eugeni fue titular con JIM en 15 partidos desde que llegó en enero del total de 18 y jugó el 65% de los minutos estando disponible. Ahora, solo ha estado en el once en dos encuentros, siendo relevado al comienzo de la segunda parte, y ha jugado el 22%

decoration

Eugeni, fichado en enero, fue clave en la recta final con JIM. De los 18 partidos que estuvo disponible, contando el del Ibiza, recién aterrizado, jugó en 16, con 15 de titular y con el 65,8% de los minutos, con una aportación de más a menos, eso sí. Este curso, ha estado en el once ante el Levante y el Lugo, saliendo relevado en ambos casos de manera prematura y con un tono gris, y en tres más entró desde el banquillo. No tuvo ni un minuto en las victorias ante la Ponferradina y el Sporting para acumular un total de 141 de los 630 que se han disputado. Es decir, un 22,38%, una reducción más que significativa, en más de 40 puntos, en su presencia en el equipo.

Petrovic intenta controlar un balón en un entrenamiento del Real Zaragoza. Jaime Galindo.

Petrovic, en un porcentaje muy similar al de Eugeni, ha visto caer sus minutos, aunque en el caso del serbio ya se le avisó al acabar el curso pasado de su rol secundario y de que iba a tener difícil jugar, algo que se está cumpliendo. Ha tenido minutos residuales, sobre todo para aguantar un resultado, en 5 de las 7 jornadas, un total de 38 para jugar el 6,03% del tiempo en que ha estado a disposición de Carcedo, todo el de Liga, ya que se ha sentado siempre en el banquillo.

Petrovic, al que se le avisó de su cambio de rol este verano, llegó en muy baja forma el año pasado y sufrió una lesión lumbar, pero disputó el 47% de los minutos. Este año solo suma un total de 38, con el 6%

decoration

El curso pasado, el centrocampista serbio, pese a venir en muy baja forma y sufrir una lesión lumbar en marzo, estuvo 37 encuentros disponible para JIM, con 19 presencias en el once, para jugar 1.573 minutos del total de 3.330 que pudo tener, un 47,2%

Zapater, pensativo en una sesión del equipo. Jaime Galindo.

Y resta Zapater. Decidió al acabar la Liga seguir el año de contrato que le restaba, hasta junio de 2023, tras una conversación con Sanllehí. Ha ido citado en los siete partidos, tras una pretemporada donde arrastró al principio problemas lumbares, y no ha tenido ningún minuto. En la 19-20 vivió lo mismo, pero estando lesionado en la rodilla, por lo que no es comparable.

Zapater no ha jugado aún en siete jornadas, algo más que inédito en sus 11 temporadas anteriores de zaragocista, salvo en la 19-20, pero ahí estaba lesionado en la rodilla

decoration

En la 20-21, con Baraja, solo fue titular un partido y en dos salió desde el banquillo para un total de 123 minutos en las siete primeras citas ligueras, en la mayor aproximación que había vivido a su estatus actual. En el resto de cursos de su etapa reciente fue más que habitual, con hasta siete partidos titular en la 16-17, 6 en la 17-18, con un choque sancionado, y cinco en el curso pasado. Por no hablar de su primera etapa en el Zaragoza, entre 04-08, donde solo con Marcelino empezó con algo menos de protagonismo en el último curso, en Segunda, antes de su salida al Genoa, pero con Víctor Muñoz y Víctor Fernández tuvo un rol más que importante, fijo en la práctica.

Compartir el artículo

stats