"Llevamos dos días fastidiados, pero todos los días sale el sol y ya estamos pensando en el Eibar. Tenemos muchas ganas de que llegue el lunes y es lo único que nos queda, trabajar y ganar". Las palabras de Fran Gámez advierten del tamaño de la herida que ha provocado en el vestuario la debacle del pasado sábado en Anduva, donde el Zaragoza fue un juguete roto en manos de un Mirandés que lo maltrató sin piedad. "No creo que fuera falta de actitud. Habíamos trabajado bien durante la semana, pero las cosas no salieron desde el principio y luego entraron los nervios y las prisas y siguió saliendo todo mal".

El caso es que el Zaragoza vuelve a estar en la zona baja de la tabla castigado por una irregularidad que le mantiene alejado de cualquier aspiración más allá de la permanencia. "Si queremos estar en la parte de arriba tenemos que ser mucho más regulares y no lo estamos siendo. Hay que ganar muchos partidos, tenemos que enlazar muchas jornadas sin perder y de momento no lo estamos haciendo y por eso estamos en la posición en la que estamos. Esperamos empezar a hacerlo desde el lunes contra el Eibar", afirma el defensa, que admite que la plantilla contaba con tener "más puntos a estas alturas de temporada". En ese sentido, cree que han jugado partidos "como para tener más puntos pero que eso no vale para nada. Estamos en una zona en la que no queremos estar".

"Llevamos dos días fastidiados, pero todos los días sale el sol y ya estamos pensando en el Eibar"

Ahora toca apelar a la paciencia. La reválida no llegará hasta el lunes, así que "vamos a preparar el partido de la mejor manera posible para ganar delante de nuestra gente. Tenemos ganas de ganar delante de ellos", subraya Gámez, que negó que la visita del Eibar provoque miedo. "Contra lo equipos de arriba hemos hecho buenos partidos y seguro que lo vamos a hacer contra el Eibar", asegura el levantino, que admite que, aunque el Zaragoza tiene "una idea clara de juego", la forma de ejecutarla también "depende también del rival al que nos enfrentamos, lo que hace que cada semana tenga un matiz diferente".

En este sentido, expone que "somos un equipo al que le gusta salir con el balón pero sabemos que todas las veces no lo podemos hacer, entonces intentamos golpear arriba y conseguir la segunda jugada, que el otro día tampoco lo pudimos hacer", reconoce.