Kiosco El Periódico de Aragón

El Periódico de Aragón

La actualidad del Real Zaragoza

La pérdida de relevancia de Francés, Francho y Azón. Grietas en los pilares

Problemas físicos y decisiones técnicas han difuminado la importancia de los canteranos. El Zaragoza ya ha jugado sin los tres en tantos partidos (5) como toda la temporada pasada

Francés y Francho, antes de un entrenamiento en la Ciudad Deportiva. Jaime Galindo.

Los nuevos dueños del Real Zaragoza siempre han dejado claro que la cantera es uno de los pilares básicos sobre los que se asienta su proyecto. De hecho, la renovación de Francés, Francho y Azón fue la primera actuación deportiva del director general, Raúl Sanllehí, que en sus comparecencias públicas siempre ha dejado claro que «nuestro proyecto se basa en una cantera fuerte que nos haga de columna vertebral de lo que queremos. Hemos visto una implicación por parte de los canteranos probablemente un grado superior al resto». 

La decisión de sustentar el proyecto sobre tres chavales de apenas 20 años no era baladí. Los tres habían sido determinantes en las dos últimas temporadas. Su irrupción fue clave para evitar un descenso cantado en la 2020-21 y en la 21-22, cuando los tres acudieron a citaciones con la selección sub-21. Francés, Francho y Azón encarnaban la esperanza en un futuro mejor.

Su renovación fue un golpe de efecto. Especialmente, la del central, seguido de cerca por varios clubs de Primera y al que el Zaragoza convenció a través de un mensaje ambicioso en el que se habló de ascenso. Pero todo aquello se ha torcido. Tanto la temporada como el protagonismo de unos canteranos a los que los problemas físicos y las decisiones técnicas derivadas de un rendimiento menor están difuminando.

Especialmente difícil lo está teniendo Azón, llamado a ser la gran referencia ofensiva de un Zaragoza que, sin embargo, apenas ha podido contar con él hasta ahora. Tras una espectacular pretemporada, el delantero cayó lesionado justo antes del estreno liguero ante Las Palmas como consecuencia de un edema óseo que retrasó su puesta en escena hasta la sexta jornada.

Pero el punta solo estaría disponible un mes, en el que apenas disputó tres partidos como titular marcando un tanto (frente al Oviedo en La Romareda). Una rotura muscular frente al Villarreal B le mantiene fuera del equipo desde hace más de un mes y su reaparición aún no tiene fecha.

El caso de Francés es complejo. Su continuidad en el Zaragoza fue celebrada a lo grande por un zaragocismo que valoraba su estancia en la plantilla como una muestra de autoridad de la nueva propiedad. Pero el central no es el de las últimas campañas. Tras disputar las primeras cuatro jornadas, cayó lesionado en el brazo y estuvo cerca de un mes fuera. A su regreso ha alternado la titularidad con el banquillo, víctima también de la irregularidad de un Zaragoza en el que solo Giuliano Simeone y Cristian Álvarez están rindiendo a un nivel aceptable. 

Francho

Francho Serrano, por su parte, tampoco está logrando la regularidad pretendida. Perjudicado por su reubicación en la mediapunta con Carcedo y sin haber alcanzado su punto óptimo de forma, el mediocentro, que también estuvo lesionado, apenas ha sido titular en cinco de los 12 partidos en los que ha participado y parece presa de la ansiedad cada vez que salta al campo tras haber perdido esa titularidad que tanto le costó ganar.

Así que los tres pilares básicos del proyecto acusan grietas que rebajan su solidez y reducen el protagonismo de una cantera que el pasado sábado ante el Málaga tan solo estuvo representada por Zapater en el once inicial zaragocista. Curioso: el más veterano y el que menos contaba hace apenas unas jornadas (no jugó un solo minuto hasta la novena jornada) es ahora fijo en una alineación en la que, sin embargo, Francés y Francho han dejado de ser indiscutibles y en la que Azón, castigado por los problemas físicos, apenas ha aparecido.

Zapater, que no jugó hasta la novena jornada, fue el único canterano titular en el último partido ante el Málaga

decoration

De hecho, el Zaragoza ha formado sin Francés, Francho y Azón en cinco de los 16 partidos disputados hasta ahora, los mismos que en toda la pasada campaña. Ninguno de los tres está entre los once jugadores que más minutos han participado hasta ahora y entre todos se han perdido ya 16 encuentros en total.

Son las grietas que castigan a los pilares de la tierra. Sobre ellos se sustentan gran parte de las esperanzas e ilusiones del zaragocismo. Y también su fe. Porque creen en ellos. Les han dado suficientes motivos para ello. 

Compartir el artículo

stats