La actualidad del Real Zaragoza

"Es un acierto pleno del Real Zaragoza"

Quique Pina, que le tuvo a sus órdenes casi 20 años, y entrenadores como Oltra, Fabri y Ramis analizan su relación con Cordero y destacan su claridad de ideas, trabajo, capacidad para armar plantillas competitivas, conocimiento del mercado y cercanía en el día a día. Todos lo sitúan entre los mejores directores deportivos del fútbol español

Juan Carlos Cordero y Quique Pina, en una rueda de prensa en el Cádiz.

Juan Carlos Cordero y Quique Pina, en una rueda de prensa en el Cádiz. / EL DESMARQUE CÁDIZ

S. Valero

A Luis Miguel Ramis se le preguntó ayer si Juan Carlos Cordero era el mejor director deportivo con el que había trabajado. “Sí, sin ninguna duda”, dijo el técnico del Tenerife. Su visión la confirman otras personas que han sido claves en la carrera del nuevo máximo responsable deportivo zaragocista, como Quique Pina, probablemente el que más, con casi 20 años formando un dúo prolífico en Ciudad de Murcia, Granada o Cádiz, José Luis Oltra, técnico del conjunto murciano y con el que casi logró el ascenso a Primera, o Fabri González, que llevó de Segunda B a la élite al Granada con Cordero planificando esas plantillas. “Es un acierto pleno”, aseguran los tres, destacando la capacidad de trabajo, la dedicación, el conocimiento del mercado, la claridad de ideas y el instinto para sus apuestas de Cordero.

Con Quique Pina compartió una dupla que empezó, tras colgar las botas Juan Carlos en el Ciudad del Murcia, en el despacho en la 99-00 de un club del que su jefe era el dueño y el máximo responsable deportivo, una sociedad que luego se repetiría en el Granada 74, de forma fugaz, el Granada, donde Pina era presidente y la familia Pozzo controlaba la SAD, y el Cádiz, como mánager y director deportivo respectivamente: “Formamos ese binomio en varios equipos en el que yo tenía la última palabra y lideraba la gestión deportiva ya que era el responsable y él desarrollaba su trabajo, porque en todo caso era una labor conjunta. Salió todo perfecto en las inversiones y ventas de jugadores, además de en sacar futbolistas jóvenes”, afirma el murciano, encausado en enero de 2018 en la denominada Operación Líbero, por blanqueo de capitales y delitos contra la Hacienda Pública junto a Gino Pozzo en un juicio en el que Cordero acudió a declarar. La causa fue sobreseída por la Audiencia Nacional en septiembre pasado y reabierta un mes después al declararse la improcedencia del sobreseimiento provisional respecto a los investigados Quique Pina, Gino Pozzo y Giulio Riva, uno de los colaboradores del dueño del Udinese. 

Pina: "Por capacitación y conocimiento de mercado no hay ninguna duda con él, no puede haberla. Es trabajador, una persona muy profesional que se dedica las 24 horas al club y no escatima ningún esfuerzo”

“Por capacitación y conocimiento de mercado no hay ninguna duda con él, no puede haberla. Es trabajador, una persona muy profesional que se dedica las 24 horas al club y no escatima ningún esfuerzo”, espeta Pina, con el que Cordero separó sus caminos en 2019, después de un año difícil en el Cádiz con la guerra abierta entre el agente murciano con el presidente y máximo accionista, Manuel Vizcaíno, y por el propio deseo del director deportivo de volar solo. “En Tenerife no le ha podido dar tiempo a realizar esa labor. No es comparable lo que hizo en esa etapa conmigo a lo que ha vivido allí”, sentencia.

Pina: “El Zaragoza puede ser su gran escaparate, es un equipo de una entidad importante y una exigencia grande. La presión no le va a poder seguro"

“El Zaragoza puede ser su gran escaparate, es un equipo de una entidad importante y una exigencia grande. Ahora llega en mitad de temporada, con una base hecha y su balance se tiene que ver conforme pasan los años”, añade Pina, convencido de que “la presión no le va a poder seguro, eso cien por cien. Ya la vivió en el Granada y en el Cádiz, hasta en el Ciudad de Murcia donde cada día para sobrevivir era muy complicado”, explica, augurando un éxito en el camino zaragocista en el retorno a Primera: “Profesionales que trabajen a ese nivel en el mercado es lo que necesita cualquier club así para poder volver a la élite”, recalca, asegurando también que ya ha hablado en las últimas semanas con su excolaborador y que está “muy ilusionado” con su llegada al Real Zaragoza.

La hazaña del Ciudad de Murcia

Una de las apuestas de ese binomio en el Ciudad de Murcia, al que cogieron en Segunda B para ascenderlo a la categoría de plata, fue José Luis Oltra, con solo 37 años y una fugaz etapa en el Levante cuando llevó las riendas de un equipo que acabó cuarto en la 06-07 y rozó subir a la élite. “Mi experiencia fue muy buena, era al principio de mi carrera y este fue realmente mi primer gran salto. Hizo una gran plantilla, quedamos cuartos, con un grupo muy competitivo”, dice Oltra, ahora entrenador del AEK de Larnaca chipriota tras una larga carrera en el fútbol español. 

Oltra: “Para mí lo mejor es que tiene las ideas claras, sabe bien, al dedillo, lo que quiere y el plan con el que trabajar. Pero además es serio, honesto y buen tío. He trabajado ya con muchos y me parece de los mejores”

Destaca Oltra “el equilibrio que busca en sus plantillas, combinando juventud y experiencia”. Ese valor, su instinto y el exhaustivo conocimiento de la Segunda y ahora de la Primera RFEF son argumentos que señalan de forma repetida los que le conocen. “Es currante, serio y está cerca del entrenador y los jugadores, está muy encima en el día a día”, añade el entrenador valenciano

“Para mí lo mejor es que tiene las ideas claras, sabe bien, al dedillo, lo que quiere y el plan con el que trabajar”, avisa Oltra sobre un Cordero del que también se elogia su pragmatismo a la hora de trabajar. “Pero además es serio, honesto y buen tío. Al entrenador le respeta su parcela, puede comentar aspectos, pero jamás es invasivo e intrusivo. Y es un conocedor perfecto del fútbol español y de Segunda. He trabajado ya con muchos y me parece de los mejores”, dice, mirando ya en perspectiva de futuro en esta etapa en La Romareda, ya que “Zaragoza es una plaza importante, con presión y urgencias, porque la exigencia es acorde a la grandeza y va a saber llevar esa situación por su personalidad y su carácter. Acompañen o no los resultados sé que su trabajo estará bien hecho”, cierra Oltra.

Fabri: "Posee muchos contactos y sabe buscar jugadores, porque tiene claro lo que necesita. Es un tipo muy metido en su función y que siempre respeta la labor del entrenador"

Tras un fugaz paso de seis meses por el Granada 74 en la 07-08 con Pina de director general llegó el salto de ambos al Granada y allí el entrenador que consiguió el ascenso a Segunda en la recta final de la 09-10 fue Fabri González en un 'playoff' ante el Alcorcón y después, al curso siguiente, firmó el billete a la élite, donde en la 11-12 solo dirigió al cuadro nazarí en las primeras 19 jornadas. Aquel Granada, apoyado en tres patas, la familia Pozzo como sostén inversor, Pina y Cordero en la parte deportiva, hizo historia.

Juan Carlos Cordero y Fabri, en la época de ambos en el Granada.

Juan Carlos Cordero y Fabri, en la época de ambos en el Granada. / IDEAL

“En el año en Segunda hizo un equipo sensacional y logramos subir, con futbolistas como Nyom, Orellana, Mikel Rico, Geijo Dani Benítez… El Granada hizo grandes fichajes y obtuvo muy buenos traspasos con él”, afirma el entrenador gallego, que destaca virtudes conocidas de Cordero. “Tiene muchos contactos y sabe buscar jugadores, porque tiene claro lo que necesita. Es un tipo muy metido en su función y que siempre respeta la labor del entrenador. Tiene muy claro que cada uno debe asumir su parcela y que sabe que es vital que todos trabajen en la misma dirección, por lo que fomenta el espíritu de grupo”, añade Fabri, que destaca que “con él además la relación era muy cercana, casi todos los días iba a ver entrenar al equipo. Es de lo mejorcito que hay en el fútbol español con mucha diferencia”.

Ramis: "Hemos discutido muchas veces, porque tiene carácter y está muy implicado en el día a día, pero encontramos juntos un camino satisfactorio y productivo. Estoy agradecido por su confianza"

Tras marcharse del Granada en 2016 y dar el salto al Cádiz en dos años en los que Pina y Cordero lograron estabilizar al equipo gaditano tras su ascenso y darle el nivel para poder optar a retornar a Primera, lo que ya se consiguió sin ellos en el club gaditano, aunque entre Pina y Vizcaíno se mantiene una batalla con reclamaciones cruzadas entre ambos, Cordero llegó al Tenerife en febrero de 2020 y dio ese banquillo a Ramis nueve meses después, para rozar el ascenso, al caer en la final del playoff ante el Girona en junio pasado. “Nuestra relación siempre ha sido muy transparente y honesta. Hemos discutido muchas veces, porque tiene carácter y está muy implicado en el día a día, pero encontramos juntos un camino satisfactorio y productivo. Estoy agradecido por su confianza y porque, en momentos duros, él fue el primero en dar tranquilidad", aseguró ayer mismo el entrenador del conjunto isleño.