La actualidad del Real Zaragoza

El Real Zaragoza y Manu Molina, abiertos a su salida

El jugador, con ofertas del Tenerife y el Albacete, ha propuesto negociar la rescisión contractual ante su cambio de rol y la falta de minutos y el club no lo ve con malos ojos

Manu Molina persigue a Cristian Rivera en un momento del partido.

Manu Molina persigue a Cristian Rivera en un momento del partido. / MARCOS LEON / LA NUEVA ESPAÑA

S. Valero

Manu Molina puede abandonar el Real Zaragoza en este enero, un escenario que el futbolista no contemplaba hace un mes y que tampoco le propuso el club. Sin embargo, el onubense, con ofertas del Tenerife y el Albacete para continuar en esos equipos su carrera, propuso hace unos días a la entidad su salida negociando la desvinculación, teniendo en cuenta que en verano firmó por dos años, por lo que le queda hasta 2024 de contrato.

En ningún momento la conversación giró hacia una exigencia absoluta de salir y el Zaragoza ve con buenos ojos esa despedida siempre que económicamente libere el mayor margen salarial posible. Escribá valora a Manu Molina, aunque su perfil no se ajusta al medio dinámico y con despliegue (Francho, Alarcón o Zapater) que es el que más utiliza en el 4-4-2, ya que el caso del onubense es un futbolista de más salida inicial de balón y de acumular posesión.

Sin embargo, el técnico lo considera un jugador que puede aportar en determinados momentos, aunque en ningún caso se opondría de forma absoluta a su salida, puesto que Manu no es titular con el entrenador valenciano (solo lo fue en Albacete en nueve citas ligueras y por las rotaciones) y en la medular el excedente de efectivos es claro. Y es que hay hasta nueve jugadores que pueden actuar en la sala de máquinas, con Francho y Alarcón como los elegidos de forma habitual para los dos puestos, mientras que ahí también pueden actuar Zapater, Grau, Petrovic, James, Eugeni, Vada y el propio Molina.

Así, la negociación para el adiós del centrocampista debe tomar vuelo en esta semana, pero ni de lejos su adiós es una prioridad como sí ocurre en los casos de James, Petrovic o Jairo Quinteros. Si los términos de su salida convencen a las dos partes se cerrará, probablemente en la recta final del mercado, y si no se quedará hasta junio en el club.

Petición de Carcedo

Manu Molina fue una petición expresa de Carcedo el verano pasado a su llegada y después de que el club no pudiera cerrar la cesión del colombiano Daniel Ruiz. Con el técnico riojano, que lo había tenido en el Ibiza de donde el medio aterrizó con la carta de libertad tras no renovar en el club pitiuso y tener varias propuestas de la categoría de plata, jugó en los 15 partidos de Liga que estuvo en el banquillo, con 12 presencias en el once y 1.149 minutos. Sin embargo, su rol con Escribá ha cambiado por completo, solo ha actuado en 6 de 9 encuentros y con 166 minutos en total, 27 de ellos en la recta final del duelo en Gijón.

El Real Zaragoza necesita aligerar espacio salarial y de fichas en esta semana teniendo en cuenta que el mercado acaba el martes 31 de enero. James tiene una propuesta de cesión del Lugo y posibilidades en el extranjero, en Portugal o Chipre, mientras que a Jairo se le buscará una cesión a Primera RFEF o una salida al extranjero. El caso más difícil es el de Petrovic, al que no pocos agentes están moviendo por el mercado árabe y asiático para intentar que libere los 300.000 euros que le quedan de cobrar hasta junio, mientras que otra posibilidad sería volver a Serbia su país.