La actualidad del Real Zaragoza

Borja tiene un plan

Un equipo rocoso, intenso y veloz es la consigna del entrenador del líder Leganés, cuya llegada no despertó ilusión en Butarque y que ha logrado un espectacular inicio de curso para constatar su candidatura al ascenso 

«Jugar bien es saber a lo que juegas», asegura sobre su ideario, con equipos construidos desde la seguridad atrás y la velocidad

Borja Jiménez aplaude a su equipo en el partido en el estadio del Espanyol.

Borja Jiménez aplaude a su equipo en el partido en el estadio del Espanyol. / LALIGA

No despertó especial ilusión el fichaje este verano de Borja Jiménez por el Leganés, rival este sábado del Real Zaragoza. Sin apenas experiencia en Segunda, solo 18 partidos en Cartagena, y una opción B después de que sonaran técnicos de más caché como Joseba Etxeberria, Ramis o, con anterioridad, JIM, el míster abulense llegó casi de puntillas porque convenció a Jeff Luhnow, el propietario estadounidense del club, de que su perfil, mezcla de humildad y ambición, era el adecuado con un proyecto más austero y con una radical bajada de su límite salarial. El acierto, visto su liderato actual y su gran comienzo de curso, ha sido total.

Se ha sabido adaptar la plantilla rápido a los planes de Jiménez, un técnico joven, sin experiencia como jugador profesional, pero repleto de capacidad de trabajo y de talento. «Jugar bien es saber a lo que juegas», repite sin cesar. Y el Lega, no hay ninguna duda, sabe a lo que juega, un bloque rocoso, con las líneas juntas y que es rápido y letal a la contra. «Para atacar bien se necesita mucho orden y ese buen ataque es el que te permite defender organizado», asevera también como parte de su filosofía futbolística, la que le ha dado ya dos ascensos a Segunda, con el Cartagena y el Mirandés.

"Intuyo un Zaragoza dolido y en esas situaciones te nace el orgullo"

El entrenador del Leganés admitió que espera a un Zaragoza que «intuyo que estará dolido. Cuando estás en estas situaciones te nace el orgullo. Quieres cambiar la situación. Irá por ahí, intuyo. Ir a la Romareda es siempre una motivación, un plus que debemos tomar con naturalidad», aseguró Jiménez, que valoró como «un aliciente más» que en La Romareda habrá 800 aficionados del Leganés. «Es muy positivo y otro motivo más para darlo todo. Estoy orgulloso, pero también responsabilizado». Además, se le preguntó por un posible cambio de sistema que el entrenador ni se plantea al estar funcionando bien la apuesta con tres centrales. «No creo que sea momento de cambiar de sistema. Ya pasó el año pasado, cuando más éxito tuvo el equipo fue así», dijo Borja Jiménez, que espera novedades en la apuesta de Velázquez en el Zaragoza: «Vamos preparados para encontrarnos diferentes situaciones y ya la semana pasada vimos esa versatilidad de esquemas. El cambio de míster siempre reactiva».

Dos ascensos a Segunda

Sus equipos siempre han estado basados en la solidez, desde que empezó en el Real Ávila en la 13-14 para pasar por las categorías inferiores del Valladolid y el Izarra y que el recién ascendido a Segunda B Rápido de Bouzas fuera en la 17-18 su primera gran tarjeta de presentación. Se quedó a dos puntos de la promoción a la categoría de plata y fue el menos goleado, virtud que se repitió en el Cartagena que subió en la 19-20 y que exhibe en el actual Leganés (9 tantos), parapetado en las últimas semanas en un dibujo de 3 centrales. En el Mirandés, con el que ascendió en la campaña 18-19, fue el tercero menos goleado.  

Desde esa solidez construye sus equipos Borja Jiménez, que solo fracasó de forma clara en su aventura en la Superliga griega en el Asteras Tripolis, de solo 5 meses, y un cese que también vivió en el Deportivo después de quedarse a un paso de ascender en julio de 2022 tras una dolorosa remontada del Albacete en Riazor.

Desde su llegada al Leganés las cosas funcionaron a la perfección, se adaptó bien a los recortes, con las salidas de las fichas más elevadas (Arnaiz, Juan Muñoz, Rubén Pardo...), y al trabajo del director deportivo, Txema Indias, que supo esperar al final del mercado para que llegaran futbolistas desequilibrantes como De la Fuente, cedido del Alavés y referencia indiscutible con sus 8 tantos, o Portillo, este ya desde el paro.

Antes lo hicieron otros que están dando un gran nivel como el meta Diego Conde (Getafe), el central Arambarri (Sanse) o el pivote camerunés Neyou (St. Ettienne), los tres con la carta de libertad. O la continuidad en Butarque de Jorge Sáez (Valencia) o Franquesa (Levante), además de que el míster ha sabido sacar la mejor versión del anárquico Dani Raba, que suma 6 tantos, y otros jugadores como Sergio o Miramón están aportando mucho a un equipo que lleva 8 jornadas sin perder y que piensa en el ascenso por mucho que solo hable Borja de los 50 puntos.