Kiosco

Caso Abierto - El Periódico de Aragón

SUCESOS EN ARAGÓN

Diez años de cárcel para un joven de Zaragoza por una relación consentida con una menor

El encausado se encuentra en prisión provisional. JAIME GALINDO

La joven de tan solo 13 años reconoció que la relación era consentida, pero la Audiencia Provincial de Zaragoza ha considerado que Eric Alcázar, de 28 años, incurrió en un delito de abusos sexuales a una menor y le acaba de condenar a 10 años por ello y otros seis meses por un delito de violencia de género. Se basan principalmente en el informe de las psicólogas forenses que concluyeron que "cada uno estaba en el nivel madurativo acorde con su edad" y, por lo tanto, tienen que descartar la aplicación del artículo 183, cuarto del Código Penal que establece que “el consentimiento libre de la menor excluirá la responsabilidad penal por los delitos de este capítulo (abusos y agresiones sexuales a menores de dieciséis años), cuando el autor sea una persona próxima a la al menor por edad o grado de desarrollo o madurez”. Era la argumentación de la defensa, ejercida por Carmen Sánchez Herrero, para intentar una absolución en un caso lleno de pruebas condenatorias.

El acusado reconoció desde el inicio de la instrucción que tuvo una relación sentimental con una menor en 2019 y que en el curso de la misma mantuvo relaciones sexuales con ella, completas y consentidas. Sin embargo, el joven negó que supiera la edad, si bien las tres magistradas del tribunal provincial consideraron que las pruebas dicen lo contrario y que Eric Alcázar "conocía que era menor de dieciséis años y que, pese a ello, mantuvo con ella relaciones sexuales en varias ocasiones, lo que conduce a apreciar el delito de abuso sexual a menor de 16 años y la continuidad delictiva, ya que el acusado y la chica mantuvieron una pluralidad de relaciones sexuales".

En el juicio, la menor manifestó que tuvo una relación de noviazgo con el acusado de dos meses desde agosto y que le dijo al acusado que tenía 13 años y que él le dijo que vale, que no le importó. Que su madre se enteró por unas fotos, que habló con él y que le dijo que se alejara de ella y que la dejara en paz. Sin embargo, continuaron la relación a escondidas, teniendo relaciones sexuales con el acusado tras la conversación que mantuvo este con su madre. A preguntas de su letrado, José Antonio Leciñena, manifestó que no le mintió al acusado sobre su edad, que él lo sabía, que la iba a buscar al colegio.

Para llegar a esta condena, el tribunal valora los informes periciales psicológicos realizados, tanto respecto del acusado, como a la menor. Respecto de Eric Alcázar, las peritos del Instituto de Medicina Legal de Aragón y Ciencias Forenses (Imlacf), destacaron "sus marcados rasgos de personalidad antisocial (incumplimiento de normas sociales, desatención imprudente a la seguridad propia o de los demás, irritabilidad o agresividad, ausencia de remordimientos, irresponsabilidad constante) y que no apreciaban indicadores de tipo psico -patológicos, ni comportamientos desadaptativos".

En cuanto a la chica de 13 años destacan que "es una persona con una historia sexual precoz y con una tendencia a relacionarse con chicos mayores, aunque no antes con tanta diferencia de edad como con el denunciado". No aprecian en ella indicadores psicológicos que sugieran trastorno psicótico delirante o deterioro cognoscitivo que alteren su capacidad para alterar la realidad.

Violencia machista

La Audiencia de Zaragoza también considera que Eric Alcázar, de 28 años, "realizó una pluralidad de actos que constituyen un delito de maltrato en el ámbito de violencia de género". La menor manifestó en su primera declaración ante el juzgado que el acusado en una ocasión, en el curso de una discusión, y cuando le dijo que no iba a aguantar más, la cogió del pelo. También indicó que era bastante celoso, que la dejaba estar con sus padres o con alguna amiga, que cuando se enfadaba tenía miedo, que le gritaba muy fuerte y que se tenía que callar por miedo a que le pegase, aunque indicó que nunca le llegó a pegar, que solo le tiró del pelo.

Compartir el artículo

stats