La guerra entre Ucrania y Rusia propiciada por la invasión del país liderado por Putin ya lleva más de tres meses. En este periodo se ha sucedido también una "guerra" geopolítica en la que se cruzan intereses comerciales, energéticos y económicos con la obligación de llevar a cabo sanciones hacia la nación beligerante, en ese caso Rusia.

Las consecuencias del conflicto se notan al instante a miles de kilómetros, como estamos viviendo con el precio del gas, el petróleo y sus derivados (no hay que más ir a una gasolinera) y de muchas otras maneras. Europa ha sancionado a Rusia, pero tiene sus implicaciones en los bolsillos de la gente de a pie.

Por ello, la Agencia Internacional de la Energía (AIE) ha elaborado nueve propuestas que tienen tres objetivos. El primero es ayudar a Ucrania, especialmente reduciendo la capacidad económica de Rusia al tener que comprarle menos energía que hasta ahora. El segundo, paliar la escalada incesante de precios de la energía. Y la tercera, luchar contra el cambio climático.

Se trata, según la propia agencia, de pasos muy simples, muy sencillos y que cualquier persona puede aplicar y que puede implicar un ahorro de petróleo tal que se podrían llenar 120 superpetroleros y tanto gas que calentaría 20 millones de hogares. Y yendo a cada hogar, hasta 500 euros por año, según el organismo.

Las medidas propuestas por la AIE.

Las medidas propuestas por la AIE.

Las nueve medidas

  • Bajar la calefacción y utilizar menos el aire acondicionado. Con un grado menos de temperatura de la calefacción y un grado más de aire acondicionado el ahorro es considerable.
  • Ajustar la temperatura de las calderas.
  • Teletrabajar en la medida en que sea posible. Así se evitan desplazamientos en vehículos.
  • Utilizar el vehículo privado de una forma más eficiente. Ya te contamos algunos consejos para gastar menos combustible mientras conduces.
  • Reducir la velocidad en vías de alta velocidad como autovías o autopistas.
  • Dejar el coche aparcado en casa los domingos por la mañana en las grandes ciudades.
  • Hacer los recorridos a pie o en bicicleta en lugar de en vehículo privado.
  • Usar el transporte público.
  • Coger el tren en lugar del avión.

De este modo se logrará reducir la dependencia energética de Rusia, uno de los países con más petróleo y gas natural de todo el mundo.

"Usar menos energía es una forma concreta de ayudar al pueblo ucraniano y de ayudarnos a nosotros mismos. Esta guía tiene pasos fáciles de seguir que, con poca o ninguna molestia de nuestra parte, pueden reducir el flujo de dinero al ejército de Rusia y ayudarnos a encaminarnos hacia un planeta más limpio y sostenible", dijo Fatih Birol, su director ejecutivo.