Se desvela el motivo por el que los gorros de invierno llevan pompón: no es solo estética

Según una de las teorías más aceptadas, tiene una función más práctica que decorativa

El pompón del gorro no es un simple adorno.

El pompón del gorro no es un simple adorno. / Pixabay

El gorro es un complemento indispensable en los meses de invierno. Bien para el día a día, bien para esquiar, todos cumplen una misma función, que es aislar del frío, el viento y en algunos casos la lluvia. De hecho está más que demostrado que por dónde más calor humano se pierde es por la cabeza. Aunque existen multitud de modelos, si hay uno que destaca en el conocimiento popular es el clásico gorro de lana con pompón.

Aunque parezca un simple adorno, el pompón en. los gorros tiene un curioso origen que muy pocas personas conocen. Y no, no es una mera cuestión de estética. De hecho, muchos de los objetos o prendas que llevamos en el día a día albergan funciones secretas o ignoradas por la mayoría. Es el caso del bolsillo más pequeño de los vaqueros.

En este artículo, procederemos a desvelar las teorías dominantes sobre el origen del pompón que llevan algunos gorros de invierno en la parte superior. Una finalidad que, según apunta una de las principales hipótesis, tiene que ver con la seguridad del usuario.

Para qué sirve el pompón del gorro

Existen numerosas teorías acerca del origen y verdadera función del pompón del gorro. Una de las más aceptadas se remonta a la época vikinga, concretamente entre los siglos VIII y XI. Feyr, dios de la lluvia, del sol naciente y de la fertilidad fue representado en una estatuilla hallada en Södermanland, Suecia, en 1904, con un pompón en su casco.

Algunos historiadores consideran que era simplemente un elemento decorativo, mientras que otros apuntan a que servía para quitarse el casco con mayor facilidad.

Otra teoría, más vinculada estéticamente con el pompón actual, se relaciona con la gorra Monmouth, utilizada en el siglo XVI en Inglaterra por soldados y marineros.

La curiosa teoría del pompón del gorro

El pompón de los gorros también desempeñó un importante papel en la época napoleónica, concretamente en el uniforme de los soldados de infantería. Este adorno se colocaba en la parte superior del gorro de los soldados y su color servía para informar de la compañía a la que pertenecían.

Pero la teoría más curiosa de todas se remonta al siglo XIX, y tiene su origen en la marina francesa. Según esta posible razón, en 1858 un soldado sufrió un grave accidente en un barco amarrado en el arsenal Brest durante la visita de la emperatriz Eugenia. Debido a una ola, el militar se golpeó con la cabeza en el techo de la embarcación, un suceso que era muy habitual entre los marineros. La emperatriz ofreció un pañuelo al marino, a modo de apósito, que quedó completamente empapado de sangre

Para evitar estos fatales desenlaces, se decidió colocar una borla roja (el color, en homenaje al gesto de la emperatriz) para proteger la cabeza de los marinos, amortiguando los golpes.