Kiosco

El Periódico de Aragón

VIOLENCIA MACHISTA

El análisis al asesino machista de Katia que se durmió en el juicio da negativo en drogas

En la cárcel de Daroca es común el trapicheo de benzodiazepinas entre presos

El acusado se quedó dormido durante el juicio. ANDREAA VORNICU

La imagen de Rubén Calvo Ropero dormido durante el juicio, tras su traslado de la zaragozana cárcel de Daroca puso de relieve uno de los principales problemas de seguridad de los centros penitenciarios españoles: el consumo de drogas o de medicamentos no prescritos con el que trapichean los reos. El joven acusado de asesinar en mayo del 2021 a Katia en el zaragozano barrio de Las Fuentes fue sometido, en su regreso a prisión, a un análisis de orina que dio un resultado negativo en drogas, según fuentes consultadas por este diario.

Descartado entonces que el estado de semiconsciencia que presentaba se debiera a un depresor como es la heroína, hipótesis que barajó "junto a algún otro tipo de tóxico" la forense en su valoración de urgencia tras analizar los fármacos que tiene prescritos y descartarlos como los causantes, todo apunta hacia un exceso de medicación. Frente a todo ello el propio Calvo Ropero aseguró en la segunda sesión del juicio que todo se debía a la falta de sueño porque no había dormido nada.

Una de las opciones que se baraja entonces responde al mercado negro de medicamentos que existe en el interior de la cárcel de Daroca, especialmente de benzodiazepinas, un psicotrópico que actúa sobre el sistema nervioso central con efectos sedantes, hipnóticos, ansiolíticos, anticonvulsivos, amnésicos y miorrelajantes. Según estas mismas fuentes, es habitual que reos vendan lo que ellos llaman "lotes" que es una mezcla de las pastillas que deben tomar para sus problemas de salud a cambio de, por ejemplo, tabaco. Algunos reos las consumen y son pillados en el patio, siendo derivados a la enfermería para realizarles el análisis de orina que se le hizo el lunes a Calvo Ropero. Otros las compran para tomarlas en el interior de sus celdas.

El pasado año medio centenar de presos murieron de sobredosis en España, siendo la primera causa mortal no natural dentro de los centros penitenciarios del país.

Desde la Subdelegación del Gobierno de España en Zaragoza se confirmó que se ha abierto una investigación y desde Instituciones Penitenciarias dependientes del Ministerio del Interior se remarcó que se ha aplicado el protocolo de estos casos, no dando detalles del mismo amparándose en la ley de protección de datos.

Compartir el artículo

stats