Habrá que esperar otro año más para empezar a ver cómo se transforma Zaragoza porque los planes de renovación de las plazas y avenidas de la capital no empezarán a ver la luz hasta 2023, año en el que se celebrarán las elecciones municipales. Las cuantías que incluye el borrador de las cuentas de PP-Cs para desarrollar este proyecto estrella de Jorge Azcón solo permitirán iniciar los estudios, por lo que la ejecución se pospone a 2023 y 2024.

En esta misma situación se encuentran otros proyectos como la reforma del albergue municipal, con 10.000 euros para este año y 3,4 para los próximos dos ejercicios; la mejora del Canal Imperial cuya partida asciende a 100.000 euros, frente a los 4 de los venideros; el proyecto de eficiencia energética, que este año cuenta con 836.400 euros y sus plurianuales ascienden a 3 millones; o el plan de mejora del río Huerva que hasta 2024 no tendrá una partida suficiente (de 6,5 millones) para acometer una actuación integral.

No son actuaciones aisladas porque no hay dinero suficiente para la operación calles y menos todavía para la ampliación que anunció el alcalde en el debate sobre el estado de la ciudad. Un ambicioso proyecto para embellecer la ciudad que cuantificó en 15 millones que permitirían actuar en otras ocho vías, siete plazas y tres avenidas de la capital.

Las cuentas incluyen las reformas de las calles Manifestación, Osa Mayor, Hayedo, Ramón Celma, Belchite, Concepción Arenal, Pilar Lorengar o Gil Morlanes. También en las plazas Reina Sofía y Santa Cruz y en las avenidas Navarra, Valencia y Cataluña.

Pues bien, para la operación plazas solo hay previstos 100.000 euros, que solo alcanzarán para redactar los proyectos. El grueso de la inversión se retrasa y las cuentas incluyen dos plurianuales de 2 millones para 2023 y otros 2 para 2024. Lo mismo sucede con la operación avenidas que se financia a través de Ecociudad. El convenio prevé destinar 670.000 euros este año, 3,5 millones en 2023 y 3,8 en 2024. Por no hablar de casos más concretos, como la reforma de la avenida Cataluña, cuyas obras iban a iniciarse en 2022 y para la que se requerían 4,5 millones. Las cuentas solo contemplan 500.000 euros para este año y 3 millones para el próximo.

Barrio a barrio

«Durante este ejercicio solo se van a redactar los proyectos, que ya veremos si se ejecutan», ha criticado la portavoz del PSOE, Lola Ranera, que ha cuestionado el reparto desigual de la inversión directa en los barrios.

Según la socialista, no hay proyectos concretos para mejorar Las Fuentes, Casablanca o Santa Isabel (donde se imputa la inversión del polígono de Malpica). Los distritos con menos inversión serán Actur (3,37 euros por habitante), La Almozara (6,58), Distrito Sur (14,56) y El Rabal (19,52). En Miralbueno la inversión será de 20,95 euros por habitante, de 26,05 en San José, de 31 en Torrero y 39 en Oliver.

Por otro lado, y siempre según los datos del PSOE, en Universidad se destinarán 37,56 euros por cada habitante y 51,26 en Delicias, donde se incluye la reforma de la avenida Navarra. El Centro y el Casco Histórico son los más beneficiados, con una inversión de 176,34 euros por habitante, entre otras cosas porque la reforma de Salamero tiene una partida de 6 millones y el plan Pignatelli-Zamoray de 7,5.

El Plan Pignatelli-Zamoray

En este sentido, el concejal del PSOE, Horacio Royo, ha asegurado que es «inejecutable» porque en un año el consistorio no tiene tiempo de formalizar la compra de los solares, redactar los proyectos de construcción o reforma y ejecutarlos. El PSOE ha denunciado que para dotar a este plan de renovación de San Pablo, el Gobierno ha eliminado partidas como la reforma de Giesa o el plan de riberas del Huerva. También hay proyectos que reaparecen, como la supermanzana de la plaza San Francisco que Vox obligó a retirar en 2021. Urbanismo destinará este año 200.000 euros para redactar el proyecto y 1,5 millones en 2023 y otros tantos en 2024.

Desde Podemos denunciaron que el Gobierno de PP-Cs renuncia de forma definitiva «a rescatar, potenciar y generar nuevo comercio de proximidad» y prueba de ello, ha señalado Fernando Rivarés, es que el plan de comercio local ha pasado de tener 7 millones en 2021 (que no se ejecutaron) a 975.000 para este.