El Ayuntamiento de Zaragoza ha diseñado un plan de contención del coste energético del alumbrado público con el que prevé ahorrar 1,3 millones de euros al año, teniendo como referencia el precio actual de la electricidad. Con él se busca hacer frente a las consecuencias de la fuerte subida de precios que está causando un grave perjuicio económico a las arcas municipales.

El plan contempla dos grandes medidas de carácter temporal. Por un lado se van a modificar ligeramente los horarios de encendido y apagado del alumbrado público: por las tardes el encendido se retrasará 5 minutos y el apagado por las mañanas se adelantará 15 minutos.

Esto permitirá un ahorro estimado de 2.830 euros al día y más de un millón de euros anuales. El área de Infraestructuras ha comenzado ya a reajustar los 800 cuadros de mando que regulan la iluminación pública en la ciudad, que funcionan de forma automática según la hora de salida y puesta de sol. Los cambios se completarán de forma progresiva a lo largo de los próximos días.

El ayuntamiento, además, va a apagar la mayor parte del alumbrado público ornamental que ilumina edificios y monumentos en la ciudad. Este tipo de iluminación se realiza con grandes proyectores que se conectan a la hora de encendido del alumbrado público general y se apagan en torno a las 22:30-23:00 horas.

Sin luz en algunos monumentos

La medida supondrá un ahorro aproximado de 250.000 euros anuales. El apagado se realizará de forma progresiva en los próximos días. Se mantendrá, no obstante, el alumbrado público ornamental de los edificios de la plaza del Pilar, entre ellos el ayuntamiento, la Basílica del Pilar y La Seo, así como el del Puente de Piedra. También la del puente del Tercer Milenio, el puente del Pilar o la Pasarela del Voluntariado. Las iglesias de Santa Isabel de Portugal, San Pablo, San Gil, Santa Engracia, Santiago el Mayor y Nuestra Señora de Altabás se apagarán en los próximos días pero volverán a iluminarse durante la Semana Santa.

Estas medidas de contención del coste energético se aplicarán de forma temporal mientras el precio de la energía eléctrica siga en niveles tan elevados. Sólo el año pasado la factura eléctrica del alumbrado público supuso al Ayuntamiento de Zaragoza unos 10 millones de euros frente a los 7,6 millones de 2020; un importe que en 2022 volverá a dispararse si se mantienen los precios actuales.

El plan de contención supondrá una reducción aproximada de 1,3 millones de euros anuales al coste actual de la energía pero su impacto final dependerá de la evolución de los precios. Estas medidas se suman a las puestas en marcha recientemente por el ayuntamiento para ahorrar energía también en dependencias municipales.

Para ello el área de Urbanismo y Equipamientos ha dictado una instrucción que contempla, por ejemplo, reducir en 1ºC la temperatura en los espacios cerrados calefactados, desconectar de la corriente los equipos eléctricos que no se estén utilizando, mantener las puertas cerradas (en especial las cortafuegos) procediendo a la ventilación periódica abriendo ventanas, o reducir el horario de encendido de los alumbrados exteriores.