El Periódico de Aragón

El Periódico de Aragón

INVERSIONES EN LA CAPITAL ARAGONESA

Urbanismo quiere hacer en Giesa, Zaragoza, un centro de alto rendimiento para basket

La inversión rondaría los 18 millones de euros, se pedirían 3 a Europa y el consistorio tantea al Casademont Zaragoza para pagar el resto. El PSOE critica que no se haya tenido en cuenta el plan director consensuado con los vecinos

Las naves de Giesa son un edificio enorme situado en el barrio de Montemolín de Zaragoza, en el distrito de Las Fuentes. EL PERIÓDICO

El Ayuntamiento de Zaragoza por fin tiene un plan para las naves de la antigua fábrica de Giesa, pero este ha resultado toda una sorpresa para la junta de distrito del barrio de Las Fuentes, que preside el concejal socialista Horacio Royo. El Gobierno municipal de PP y Cs va a presentar un proyecto para la captación de fondos europeos que incluye la construcción de un centro de alto rendimiento de baloncesto que podría gestionar y utilizar el Casademont Zaragoza, si bien el club ve inviable realizar una inversión como la que se requeriría.

El proyecto, afirman fuentes conocedoras del mismo, está valorado en 18 millones de euros y con la convocatoria de fondos el consistorio solo podría captar tres, por lo que quedarían todavía 15 que alguien tendría que poner. Para Giesa, el concejal de Urbanismo, Víctor Serrano, ya ha explicado alguna vez que han pensado en preparar un proyecto «de colaboración público privada» que podría asemejarse al utilizado con Pontoneros y las piscinas de La Almozara. Es decir, una empresa se encarga de pagar la reforma, a cambio de explotar y gestionar el espacio durante un periodo de tiempo, que suelen ser varias décadas.

Replicando este modelo, los planes del Gobierno municipal podrían pasar porque el Casademont Zaragoza se hiciera cargo de la reforma. Desde el club tienen conocimiento del proyecto en Giesa y lo han valorado, pero no podrían permitirse una inversión de tales características a pesar del interés del equipo de baloncesto de la ciudad por contar con unas instalaciones de este tipo cerca del Príncipe Felipe. En 2014, el club ya tanteó la posibilidad de crear su centro privado en otra instalación municipal, el pabellón de La Granja, que también está cerca del la cancha donde los rojillos juegan de local.

El centro de alto rendimiento ocuparía parte del espacio central de la fábrica. |

«El proyecto va a tener un evidente problema de financiación. Si cuesta 18 y se pueden recibir, como máximo, 3, es imposible. Es una cortina de humo al objeto de presentarse a la convocatoria de fondos europeos y que, una vez más, se ha hecho de espaldas a los vecinos», lamenta Horacio Royo.

Y es que la mayor pega que el PSOE pone a este proyecto es que tira por tierra todo el trabajo previo que se inició en la pasada corporación desde Urbanismo y la junta de distrito y que dio como resultado un plan director que contempla unos usos y unas instalaciones «que no están en el proyecto» para Giesa que ha diseñado el actual Gobierno municipal y al que ha tenido acceso este diario.

El plan para Giesa de PP y Cs se ha nombrado como «un hub con proyección multiescalar», unas palabras muy rimbombantes que incluyen, además del centro de alto rendimiento de baloncesto, otros equipamientos como una «casa del barrio» con salas multiusos y espacios para exposiciones y talleres, un comedor, una plaza pública, un salón de actos, viviendas compartidas, una residencia para deportistas y una zona para coworking. En total serían 17.094 metros cuadrados de espacio y, curiosamente, el proyecto de Nueva Giesa, como se denomina, plantea un proceso participativo que ignora el ya realizado hasta ahora y que finalizó en 2020.

Existe ya un documento, fechado en julio de 2020, en el que se incluyen las conclusiones de aquel proceso de participación y que se acordó por unanimidad entre la junta de distrito, las asociaciones de vecinos del barrio, otras entidades sociales e incluso los colegios. «Planteamos unos usos que ahora se han despreciado», critica Royo. «Queremos que Giesa sea un equipamiento de ciudad no de barrio, puesto que tiene que servir como polo de atracción para regenerar todo el distrito», añade.

Así sería una de las dos pistas de baloncesto de Nueva Giesa. | EL PERIÓDICO

El socialista tuvo constancia del proyecto que van a presentar PP y Cs cuando se le solicitó que firmara una carta de apoyo como presidente de la junta de distrito para incorporara en la solicitud de fondos. Pero una vez revisó el proyecto, Royo decidió no firmar por considerar que no cumple con las expectativas que tienen los vecinos.

Según las conclusiones del proceso de participación que se realizó, en Giesa los vecinos y la junta de distrito quieren que haya oficinas y locales comerciales y para hostelería, viviendas compartidas para jóvenes, espacios para la escuela municipal de música y un auditorio de tamaño medio, que fuera más grande que las salas multiusos con las que cuentan muchos centros cívicos de la ciudad.

"No respeta el trabajo realizado"

«Ese espacio podría gestionarse por una empresa externa para que el ayuntamiento no tuviera que hacerse cargo del mantenimiento del espacio, un modelo similar al que se utilizó en Las Armas. Pero la construcción tendría que ser con dinero público, ese es el modelo que el PSOE defendemos de colaboración público privada. Pero el PP y Ciudadanos lo que hacen en realidad es privatizar espacios públicos», denuncia Royo.

Así, el centro de alto rendimiento que se plantea en Giesa, serviría de excusa para que una empresa privada pagara las obras pero después disfrutara en exclusividad parte del equipamiento, temen los socialistas.

Este centro deportivo, de casi 3.500 metros cuadrados incluiría dos pistas de baloncesto, una piscina, un gimnasio, vestuarios, aulas y talleres y lo curioso es que el consistorio plantea que el plan de Nueva Giesa vaya acompañado de un proceso participativo para involucrar a los vecinos y las asociaciones en el proyecto. «La propuesta de PP y Cs no respeta el trabajo realizado por la junta de distrito y los vecinos en los últimos 7 años. No nos queda más que rechazarlo», afirma Royo.

Compartir el artículo

stats