demanda histórica

El Actur: 30 años y un solar sin uso

Los vecinos reclaman la construcción de una residencia pública en el barrio

El Estado dice que cederá una parcela, pero el ayuntamiento no tiene constancia

Parcela del Actur sobre la que los vecinos piden que se construya una residencia pública.

Parcela del Actur sobre la que los vecinos piden que se construya una residencia pública. / JAIME GALINDO

Iván Trigo

Iván Trigo

Fue en 1994 cuando el Gobierno de Aragón, siendo presidente José Marco (PSOE), cedió al Ministerio de Defensa una parcela en el barrio del Actur para construir 120 viviendas para militares. El Gobierno de España tenía cuatro años para levantar el nuevo edificio antes de perder la propiedad del solar, pero la DGA, en 1998, amplió los plazos sine die. Y así hasta hoy: ni rastro de los nuevos pisos en un descampado vallado que constituye una de las pocas brechas urbanísticas de este distrito zaragozano.

Ante este vacío en la malla urbana, los vecinos del barrio comenzaron a organizarse hace ahora tres años para reclamar un uso muy concreto para esa parcela que sigue siendo propiedad del Gobierno central. «Queremos que se construya una residencia pública. No tenemos ninguna en el Actur y en la pandemia se demostró la necesidad de este tipo de equipamientos. Las residencias privadas pueden costarte hasta 2.000 euros al mes y la atención que recibes a veces deja mucho que desear», lamenta Alberto Andrés, el portavoz de los colectivos vecinales que están liderando las protestas, que han salido a la calle en más de una ocasión.

Detrás de las marchas y las concentraciones están las asociaciones de vecinos Puente de Santiago, Rey Fernando, Parque Goya, la comisión de Personas Mayores de la FABZ, la asociación Las Crisálidas, la parroquia del barrio del Actur, la asociación de mayores Rey Fernando y el Centro Educativo Mancala. Es decir, todo el tejido social del barrio.

La parcela en cuestión tiene 4.800 metros cuadrados y está situada entre las calles Margarita Xirgú y Alejandro Casona y no ha sido hasta ahora desde que comenzó esta pugna vecinal cuando las Administraciones han reaccionado.

El pasado mes de octubre, el diputado de Sumar Aragón, Jorge Pueyo, dirigió una pregunta para su respuesta por escrito al Ejecutivo de Pedro Sánchez. En concreto, el parlamentario formuló las siguientes cuestiones: «¿Tiene previsto el Gobierno ceder a la DGA el solar de 4.800 metros cuadrados de la calle Alejandro Casona de Zaragoza, después de que tras 29 años no haya cumplido con el convenio de cesión que obligaba al Ministerio de Defensa a construir 120 viviendas militares? ¿Qué opinión le merece al Gobierno la propuesta vecinal que lleva años reclamando la construcción en dicho solar de una residencia de mayores, un centro de día y pisos pequeños con servicios comunes para personas mayores y 100% públicos?».

Protesta vecinal reciente en el Actur.

Protesta vecinal reciente en el Actur. / ANDREEA VORNICU

Un mes después, el Gobierno de España respondió recordando que en mayo de 2023, el Consejo de Ministros acordó encargar al Ministerio de Transportes, a través de la Entidad Estatal de Suelo (Sepes), la adquisición de 8,25 millones de metros cuadrados de terrenos de Defensa en desuso.

«Actualmente no se ha producido la adquisición formal por parte del Sepes de estos terrenos», avisaba también el Gobierno, pero avanzaba que «el objetivo final es ceder» la parcela de Alejandro Casona «a la ciudad».

«Después de 30 años de abandono, nos alegra mucho esa respuesta», dice Andrés, si bien en el Ayuntamiento de Zaragoza, afirman fuentes del Gobierno municipal, «no tienen constancia de ninguna comunicación ni formal ni informal» sobre este asunto por parte del Ministerio. Los vecinos tendrán que esperar, pero avisan: «Queremos que escuchen nuestras demandas. Que no usen el suelo para especular».