Polémica en Zaragoza

El 76% de los ingresos que recibe la fundación de Etopia son públicos

El Ayuntamiento de Zaragoza, que se desentiende de la programación, aporta 250.000 euros

Diez proyectos que se están desarrollando reciben 446.600 euros de los fondos europeos

Proyecto de un programa de Etopia en la pantalla gigante.  | ÁNGEL DE CASTRO

Proyecto de un programa de Etopia en la pantalla gigante. | ÁNGEL DE CASTRO / c. gomar / j. macarro

La fundación que se encarga de la recién cancelada programación cultural de Etopia, Zaragoza Ciudad del Conocimiento, se encuentra en el punto de mira. La alcaldesa Natalia Chueca cuestionó ayer la «solvencia económica» de la entidad y la gestión que está haciendo, pese a llevar una década dotando de contenido a este Centro de Arte y Tecnología, el más moderno e innovador de la capital. También insistió en que el ayuntamiento no es responsable de las actividades culturales que impulsa la fundación --recién canceladas--, que funciona gracias a la financiación pública. De hecho, el 76% de sus ingresos son públicos, de los que un 26% llegan desde el propio consistorio y un 50% de los fondos europeos que han logrado captar para impulsar hasta diez proyectos.

El viernes, el dúo musical Tarta Relena confirmó lo que todos sabían en Etopia: la programación cultural ha sido cancelada. Desde el primer momento, el Gobierno del PP ha tratado de mantenerse al margen alegando que no son responsables de la fundación, de la que son patronos. Tanto es así que son los únicos que aportan financiación pública, 250.000 euros al año. El resto de entidades públicas, como Ibercaja, la ha retirado.

Primero fue el concejal de Economía, Carlos Gimeno, el que achacó el fin de la programación a la falta de recursos económicos. No sin antes precisar que la fundación había virado en su objetivo para centrarse en el arte y la innovación. Ayer, la alcaldesa cuestionó la gestión de la fundación y su «solvencia económica», después de que «en los últimos años el resto de patronos que forman parte de la fundación hayan dejado de aportar parte de los recursos que antes tenían». Esto convierte al ayuntamiento en la única institución que financia una programación de la que ahora se desentiende.

Los ingresos

La fundación Ciudad del Conocimiento ingresa por las ventas y prestaciones de servicios 135.000 euros y 79.000 por subvenciones o donaciones privadas. Otros 250.000 derivan de la aportación municipal, mientras que 446.600 euros llegan desde Europa, que, tras valorar los programas, ha decidido financiar hasta diez. Son de lo más variados. Desde proyectos europeos en cursos de arte y tecnología (EU Digital Deal, Machines for Good, Freeyou Next), arte y economía (ARTeCHÓ) o Ciudad Inteligente: Disco, Response, Interlink y Senator.

El futurode la fundación, en el aire

«Hay que valorar si la Fundación cumple con los objetivos», declaró ayer la alcaldesa, que insistió en que «hay que hacer una revisión y plantear si siguen cumpliendo con los objetivos que se marcaron cuando se puso en marcha la fundación o si, por el contrario, su uso ya se ha quedado atrás», afirmó la regidora sin dar más pistas sobre su futuro y tras tildar de «bulos» las informaciones aparecidas estos días, como que la residencia iba a cerrar.

Según explicó Gimeno a este diario, este centro permanece cerrado porque «no hay un responsable claro». Así, hasta que encuentren esa figura, el concejal explicó que no van a arriesgarse a abrir sus puertas y que suceda algo que haya que lamentar.

Desde el Gobierno conservador también cuestionan que el 56% del presupuesto de la fundación se destina al pago de nóminas, 505.668 euros según el proyecto de presupuestos de la propia entidad. Otros 401.432 se utilizan a sufragar actividades.

Según la misma memoria, hay siete personas contratadas de forma indefinida, mientras que tres son de carácter temporal y otros diez fijos-discontinuos, correspondientes a los monitores de las colonias tecnológicas de verano Etopia Kids. Un programa que, por cierto, el Gobierno del PP quiere ampliar. «Funciona muy bien y nuestra idea es que llegue también a un público adulto y emprendedor», declaró Gimeno, que adelantó en EL PERIÓDICO que la idea de la alcaldesa pasa por crear «un distrito tecnológico y de innovación urbana sostenible con el que se potencie el emprendimiento».

«Tenemos objetivos importantes de renovación y crecimiento, entre ellos uno de los activos que pretendemos impulsar y aprovechar especialmente es la residencia», añadió ayer la alcaldesa.