Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede

PLENO

Las Cortes de Aragón regularán el derecho a la muerte digna al admitir una iniciativa de IU

EUROPA PRESSEUROPA PRESS
03/06/2010

 

Las Cortes de Aragón regularán el derecho a la muerte digna tras tomar en consideración el Pleno hoy la proposición de ley de Izquierda Unida de derechos y garantías de la dignidad de la persona en el proceso de muerte, que defendió el diputado de la coalición, Adolfo Barrena.

Después de que el Parlamento andaluz aprobara, semanas atrás, una ley autonómica similar, Adolfo Barrena defendió hoy, en las Cortes aragonesas, esta proposición de ley, cuya toma en consideración fue aprobada con el voto afirmativo del PSOE, Chunta Aragonesista (CHA) e IU, la abstención del Partido Aragonés (PAR) y el voto en contra del Partido Popular.

En su intervención, Adolfo Barrena señaló que la ley incide en los casos de personas que están conectadas a máquinas para poder vivir o se encuentran en estado vegetativo, es decir, "cuando el vivir está gravemente afectado".

El también coordinador general de IU-Aragón y miembro de la dirección federal se preguntó si, con las prácticas actualmente vigentes, "estamos prolongando innecesariamente la agonía" de los pacientes que se hallan en esta situación.

Barrena reclamó el derecho de los pacientes a ser informados y a decidir sobre si desean prolongar su existencia, tras lo que proclamó el derecho a "morir dignamente".

La proposición de ley pretende "asegurar efectivamente la plena dignidad de la persona en su proceso de muerte" y regula los derechos del paciente, así como los deberes del personal sanitario, por ejemplo su obligación de dar la información adecuada y respetar las preferencias del paciente.

Barrena expresó que "la vida es un fenómeno natural, no es un regalo divino, como pretenden hacer creer algunas confesiones" y opinó que si la persona no depende las circunstancias de su muerte puede ser "el azar o las circunstancias" los que lo decidan.

"Morir dignamente es más que morir libre de dolor, es más que contar con los medicamentos que se requieran; es el último derecho que debemos y podemos ejercer", concluyó Adolfo Barrena.

El portavoz de Chunta Aragonesista (CHA), Chesús Bernal, mostró su apoyo a esta proposición de ley y expresó que "una de las seguridades que se han manifestado a lo largo de la Historia de la Humanidad es que la muerte es algo indisolublemente unido a la vida".

"La muerte no hay que tomarla como algo especialmente trágico, sino que hay que tomarla como parte del final de la vida", continuó Bernal, quien opinó que "hay que asumirla como algo natural". A esto añadió que "la vida es un derecho, no un deber".

Chesús Bernal recordó que la dignidad es "un valor socialmente reconocido" y consideró que incluye "el respeto a la voluntad humana", incluyendo la voluntad de alcanzar la muerte cuando no se puede hacer nada por recuperar la "calidad" de vida a la que todos tienen derecho. El portavoz de CHA se preguntó si hay algo más "íntimo" que decidir libremente el destino de la propia vida.

El socialista Eduardo Alonso recordó que el envejecimiento de la población ha incrementado el número de pacientes con enfermedades terminales y comentó que "hay una inseguridad jurídica" sobre el tema, aunque el derecho a la muerte digna cuenta con un gran "respaldo social".

Eduardo Alonso consideró positivo abrir un debate en el Parlamento autónomo sobre el tema y recomendó hacerlo sobre casos como el gallego Ramón Sanpedro o el denominado Caso Leganés y expresó que "estos dilemas se producen diariamente en todos los hospitales".

"Es un tema de máxima actualidad", dado que la comunidad científica va a premiar los logros en la lucha contra el dolor en la próxima edición de los Premios Príncipes de Asturias. Alonso reivindicó el derecho a la información y al consentimiento informado, así como otros recogidos en la proposición de ley.

El regionalista Javier Callau señaló que la iniciativa de IU propone "lo que se hace habitualmente" en los centros sanitarios con personal y medios especializados en cuidados paliativos.

La Ley puede servir para que algunos médicos "tomen decisiones individuales en la buena intención de evitar sufrimiento" sin el respaldo de los familiares y la comunidad sanitaria en un ambiente "no idóneo".

"EUTANASIA"
El portavoz sanitario del PP, Ricardo Canals, rechazó la iniciativa y expresó que el PP "no se fía en este tema de Izquierda Unida", tras lo que consideró que la proposición de ley "es una trampa".

Canals preguntó cuándo empieza el proceso de muerte y señaló que "hemos pasado de aceptar la muerte como un proceso natural a rechazar la muerte exigiendo a la medicina que nos libere de ella". También opinó que los centros sanitarios se han convertido en "un centro místico" donde se va a nacer y morir.

Ricardo Canals recordó que "hoy podemos combatir el dolor" y señaló que los cuidados paliativos permiten esquivar la "tentación" de acelerar el proceso, tras lo que propuso debatir sobre ello.

Barrena afirmó que la iniciativa legislativa de IU "es un plagio" de la ley aprobada por el Parlamento andaluz sobre el tema y recomendó a Barrena que lleve la propuesta a las Cortes Generales.

"Lo que usted está buscando", dijo Canals dirigiéndose a Barrena, es "la eutanasia", en concreto favorecer la realización de un debate parlamentario que derive en la regulación de la eutanasia.

Ricardo Canals reivindicó el derecho a la objeción de conciencia de los profesionales sanitarios y acusó a Barrena de favorecer "el Estado totalitario, el pensamiento único" si se deniega este derecho al personal sanitario.