DEFENSA DEL MEDIO AMBIENTE

El Pirineo aragonés se moviliza contra la práctica del helibike

Ecologistas y vecinos subirán hoy a pie a la cima de Punta Suelza, en Bielsa

Un aficionado a la bici de montaña baja del helicóptero en Punta Suelza.

Un aficionado a la bici de montaña baja del helicóptero en Punta Suelza. / EL PERIÓDICO

El helibike, una modalidad deportiva consistente en subir en helicóptero a una cumbre para bajarla montado en bicicleta, ha soliviantado al Pirineo aragonés. Asociaciones ecologistas y numerosos vecinos de los valles del Sobrarbe y la Ribagorza han denunciado que es una actividad «nada empática con el entorno natural» y que daña la flora y la fauna además de erosionar los senderos de las montañas.

Por todos estos motivos, la Plataforma en Defensa de la Montaña ha convocado mañana una movilización consistente en la ascensión a pie a Punta Suelza, cerca de Bielsa, a casi 3.000 metros, que es habitualmente el punto de partida de aficionados a la bici todoterreno que llegan a ese punto en un helicóptero fletado por la empresa Altitude Rides SL.

Esta compañía, que también se especializa en heliski, está en el punto de mira de las entidades conservacionistas y también de Izquierda Unida en Aragón, cuyo coordinador general, Álvaro Sanz, acaba de instar al responsable de Medio Ambiente del Gobierno de Aragón, Joaquín Olona, a que aclare en las Cortes por qué sigue operando Altitude Rides SL pese a que aún no ha superado el estudio de impacto ambiental y tiene pendiente una propuesta de sanción por prácticas supuestamente ilegales.

Un helicóptero francés

«Con tantas irregularidades, es increíble que esa empresa siga utilizando el helicóptero para llevar a las cumbres a aficionados al helibike», denuncia un miembro de la Fundación Quebrantahuesos, que apoya la movilización.

«Hay lugares de Aragón donde este deporte está expresamente prohibido, como en la peña Oroel, cerca de Jaca, en Riglos y en el Moncayo», señala por su parte Luis Tirado, de SEO/BirdLife.

«El helibike es incompatible con el senderismo y con el respeto a la naturaleza, además de constituir un actividad de elevado riesgo para quien la realiza», añade Tirado, que subraya que «no existe un vacío legal» y que, «sencillamente, la empresa en cuestión se salta la normativa». Curiosamente, el helicóptero tiene su base en Francia, donde el helibike está prohibido, manifiesta un vecino del Sobrarbe que aseguró que en la zona «hay una tremenda oposición a este deporte de aventura».

"La verdad es que es una actividad nada empática con la naturaleza y contraria al espíritu de respeto a las montañas", agrega. "Las bicis acaban modificando los senderos de tanto pasar por ellos y espantan al ganado", comenta. Se retiran piedras y troncos, dice, para facilitar el paso de las bicicletas y se facilita el desgaste provocado por el agua. Además, asegura, el helicóptero es incompatible con la protección de las aves. Sin contar, continúa, con el riesgo al que someten a los senderistas por la "velocidad" a que se desplazan ladera abajo.

El presentador Calleja efectuó un polémico descenso en 2020

La práctica del helibike fue objeto de una masiva protesta en las redes sociales a raíz de que, en agosto de 2020, el popular presentador y especialista en deportes de aventura Jesús Calleja realizara un descenso en bici de montaña desde Punta Suelza, a casi 3.000 metros, tras ser depositado en la cumbre por la empresa que desarrolla esta actividad en el Sobrarbe.

Calleja, conocido por los programas televisivos ‘Planeta Calleja’ y ‘Volando voy’, siempre ha negado que la DGA abriera una investigación para determinar si había incumplido la normativa, al tiempo que la compañía que lo llevó en la aeronave al pico pirenaico se defiende alegando que ejerce su actividad de forma legal y con las autorizaciones pertinentes, extremo que las organizaciones ecologistas niegan rotundamente. El caso es que el descenso de Calleja, que se difundió por las redes, originó un gran revuelo mediático a una modalidad deportiva que adquirió así mayor protagonismo.