Arturo Aliaga continuará siendo el presidente del Partido Aragonés (PAR) después de ganar, por la mínima, a Elena Allué. Tan solo 20 votos de diferencia en una bronca, tensa e igualada votación que se ha prolongado durante más de una hora. Solo 20 papeletas que marcan una senda continuista en el partido y que deja en una complicada e incómoda situación a la actual directora general de Turismo, cuyo futuro está en el aire.

Si la jornada de este sábado ha sido tensa, los próximos días no lo van a ser menos. Ni para Allué ni para Aliaga, porque la guerra interna que se ha abierto en la formación depende ahora de los Juzgados. Este jueves, el juez dirimirá sobre unas medidas cautelares que planteaban la suspensión del congreso tras la demanda presentada por Xavier De Pedro contra la formación política por presuntas «irregularidades». Se celebrará a posteriori y, en caso de que el juez aceptase las cautelares, el resultado quedaría en suspenso.

Estas diferencias entre unos y otros han marcado el primer día del XV congreso del PAR. Además del ambiente frío y distante entre los dos candidatos, los momentos previos al recuento han hecho saltar las chispas. Los críticos han denunciado que las papeletas iban numeradas, es decir, asignadas a una persona, incumpliendo así el derecho al voto secreto al poder relacionar el número con el nombre. Una denuncia que no pasó de la crítica. La tensión acumulada de los últimos meses se ha reflejado en el momento de depositar el voto delegado. Ha sido entonces cuando más de uno ha alzado la voz. Tanto que la mesa ha tenido que poner orden. 

Según ha explicado el presidente de la mesa, la comisión organizadora ha decidido esta mañana, con el acuerdo de los interventores de ambas candidaturas, que se aceptasen únicamente los votos delegados con certificación médica. A los críticos no les ha convencido y han solicitado que estas papeletas no se depositaran en la urna, sino que se utilizasen solo si se producía un empate o la diferencia entre los candidatos era inferior a los nueve votos delegados válidos, a los que no ha hecho falta recurrir porque Aliaga ha vencido con 210 papeletas a favor frente a las 190 de Elena Allué. Ha habido tres votos en blanco y uno nulo.

El recién nombrado presidente por sus compromisarios ha abandonado la Feria de Muestras con celeridad, sin hacer valoraciones, aunque sí que se ha permitido saborear durante unos minutos la victoria, recibir los aplausos y felicitaciones de los suyos e incluso dar algún saltito al grito de ¡Presidente! ¡Presidente!.

Este domingo será proclamado y anunciará los nombres que le acompañarán en su nueva Comisión Ejecutiva en la que se recupera la figura del vicepresidente, con Roque Vicente, y que incluirá como secretario general a Alberto Izquierdo. Aliaga mantendrá a sus hombres fuertes, como Jesús Guerrero o Clemente Sánchez-Garnica, además de Esther Peirat, Eva Fortea o Joaquín Peribáñez.

 

Tensión en el Congreso del PAR en los momentos previos al escrutinio JAIME GALINDO

Hasta aquí el lado de la victoria. Al menos de la que es oficial, salvo que el juez diga lo contrario. El futuro próximo de Elena Allué podría cambiar en las próximas horas porque fue Aliaga quien confió en ella para ocupar el cargo de directora general de Turismo. Está por ver si dimitirá antes de que pueda ser cesada en el cargo, aunque estos días ya ha anunciado que en ningún caso piensa abandonar.

Allué, que no ha podido ocultar su nerviosismo durante la larga hora de votación –llegó a salir de la sala hasta en dos ocasiones–, ha asegurado que perder ante Aliaga «con toda la fuerza institucional que tiene, la fuerza en el partido, con todas las irregularidades que se han producido y con una diferencia de 20 votos (ella dijo 15) es una victoria moral».

Allué ha insistido en que el pucherazo por las más de 300 afiliaciones que se realizaron de forma «irregular» han «distorsionado» todo el proceso y ha asegurado que, de no haberse producido, habría ganado su candidatura.

La todavía directora general de Turismo ha admitido que si el resultado hubiera sido al revés lo habrían aceptado y retirado la demanda porque, según ha dicho, «hemos sido conscientes de que dábamos un paso a sabiendas de que este congreso estaba manipulado».

Te puede interesar:

«El resultado de hoy es de hoy y el juez tendrá que estimar si los más de 300 afiliados son ilegales. Creo que sí y eso ha hecho que cambiaran las reglas del juego», ha zanjado. 

Celebración de la victoria de Aliaga en las elecciones del PAR