Kiosco

El Periódico de Aragón

INFORME DE LA CÁMARA DE CUENTAS

¿Dónde va el dinero público en Aragón?

Las comarcas destinan más a personal mientras las diputaciones lo dedican a inversión. Las competencias de cada institución marcan sus uentas

Primer paseo de un grupo de ancianos en la plaza del Pilar tras varias olas de coronavirus, en marzo de 2021. ANGEL DE CASTRO

"Dime con quién andas y te diré quién eres" dice la sabiduría popular sobre el efecto de las compañías en uno mismo, y en las cuentas públicas pasa algo parecido. Dime a qué te dedicas y te diré en qué gastas el dinero público. El último informe de la Cámara de Cuentas lo deja claro.

El complejo entramado de entes locales en Aragón, con entidades menores, municipios, comarcas, mancomunidades y diputaciones –cuatro niveles además del autonómico– se refleja también en una diferenciación de sus funciones, de sus competencias, en definitiva.

En términos generales, señala el informe, se aprecia que «la mayor parte del gasto ejecutado (un 68%) fue destinado a gasto de personal y a bienes y servicios de naturaleza corriente». El gasto en transferencias tanto corrientes como de capital supuso el 16%, los gastos por endeudamiento (tanto intereses como amortización de la deuda) representaron un 4% y las inversiones reales y financieras, un 12%.

El órgano fiscalizador destaca que el mayor peso relativo de los gastos corrientes se encuentra en las comarcas y mancomunidades, donde representa el 96,11% y 92,86% respectivamente.

El análisis constata que las comarcas son las que más recursos destinan a gastos de personal –una de las críticas que habitualmente se hace de esta institución– y menor esfuerzo inversor realizan. Por el contrario, las diputaciones son las entidades que más invierten y las que menos recursos destinan a gastos de personal.

Pese a que la foto, de inicio, deja en mal lugar a las 33 comarcas aragonesas, cabe recordar que la prestación de los servicios sociales está transferida en parte a las instituciones comarcales. Ello se refleja, también en el informe, en una distribución de gastos de casi el 39% a los servicios sociales y la promoción social y del 19,2% a bienestar comunitario.

Mientras, los ayuntamientos destinan principalmente sus recursos públicos a las políticas de gasto de servicios de carácter general (18,85%) y de bienestar comunitario (15,07%).

Las diputaciones provinciales destinan principalmente sus recursos públicos a las políticas de transferencias a otras administraciones públicas (13,31%), casi siempre, los ayuntamientos, que a menudo se quejan de la escasa financiación municipal.

También destaca el informe el 12,9% de inversiones en infraestructuras que realizan las diputaciones. Un buen pellizco de esta partida se dedica, año tras año, al mantenimiento de las carreteras y accesos provinciales y municipales.

La foto fija de las cuentas públicas refleja también que en los pueblos más pequeños, las facturas fijas se comen el presupuesto. La Cámara de Cuentas destaca que las entidades locales menores destinan a gastos generales el 41,89% y a bienestar comunitario (12,84 %). Las mancomunidades, al igual que las comarcas, destinan principalmente sus recursos públicos a las políticas de gasto de bienestar comunitario (45,27%) y a servicios sociales y promoción social (19,30%). 

Compartir el artículo

stats