La oscense Ecomputer impulsa su plan de expansión por España. La compañía de informática, que ofrece soluciones tecnológicas integrales a administraciones públicas y empresas, llega a Madrid y suma ya un total de diez tiendas propias y diez franquicias en todo el territorio nacional. Aunque hace años que contaba con oficinas en la capital de país, ahora abre su primer establecimiento propio, situada en la calle Poeta Joan Maragall 24, muy próxima al estadio del Santiago Bernabéu.

La empresa, nacida en Huesca hace casi 20 años (1994) de la mano de Enrique Sampériz, su fundador, es el ejemplo de emprendimiento y capacidad de adaptación al contexto, la evolución y las necesidades sociales y empresariales. «Nacimos como una pequeña empresa de informática que se ha convertido en un actor líder en el sector de las TIC a nivel nacional», explica Sampériz, que atribuye el éxito de la compañía a la capacidad que tiene «de ofrecer soluciones a medida de nuestros clientes», sean estas pymes, grandes empresas o entidades públicas, y al impulso de «un modelo franquiciable de éxito».

Proveedor del 40% de los ayuntamientos madrileños

Con su llegada a Madrid, podrá estar más cerca de gran parte de sus clientes, como consistorios y entidades públicas, ya que es el proveedor informático del 40% de los ayuntamientos de esta comunidad autónoma. Todo gracias a su experiencia y éxito como Google y Microsoft Partner, Intel Technology Provider y distribuidor autorizado de Apple.

Un modelo de negocio rentable que factura ya más de 20 millones de euros, gracias a su equipo multidisciplinar de 120 empleados que ofrece este servicio global que combina la venta de productos en sus tiendas y el servicio posventa y técnico, abarcando desde la protección de datos, el hosting, la consultoría, el marketing online, desarrollo de software o diseño web.

«Para una empresa como la nuestra, de Huesca, es un gran éxito ver cómo podemos llegar a la capital y competir con grandes actores del sector», destaca el fundador y director general de Ecomputer.