Las muertes en Zaragoza bajan en 2023 hasta cifras prepandemia

Los fallecimientos se quedan lejos del fatídico récord que dejó el covid en 2020

Zaragozana contempla los nichos del cementerio de Torrero hoy por la mañana

Zaragozana contempla los nichos del cementerio de Torrero hoy por la mañana / Laura Trives

Arturo Pola

Arturo Pola

Si el pasado año lo que recuperó la normalidad tras la pandemia fue la actividad en el cementerio de Torrero el Día de Todos los Santos, la noticia que se ha conocido pocos días antes de una fecha tan señalada para la sociedad española es que en 2023 (a falta todavía de los dos meses que restan para cerrar el año) la cifra de muertes, que subió vertiginosamente en 2020 tras el estallido de la epidemia del covid 19, está volviendo a la normalidad y a los números habituales antes de que el famoso virus entrara en nuestras vidas. De esta manera, los fallecimientos en este año, según datos que aportó el INE el 30 de septiembre de 2023, en Zaragoza habían fallecido 5.481 personas. Una cifra menor que en los tres pasados años y muy similar a la de 2019, el último año antes de la llegada del coronavirus y alejada del récord que se marcó en 2020.

Lo que se mantiene al alza, según el Servicio de Información y Atención al Ciudadano del cementerio de Torrero, son las incineraciones. En lo que llevamos de año, las solicitudes de cremación (3.069) practicante duplican a las de inhumación (1577), cuando hace unas décadas ese dato era completamente inverso. Tanto es así que actualmente hay una media de 10,3 incineraciones diarias.

El cementerio de Torrero, que comprende unas instalaciones que se extienden en 405.642 m² de terreno, tiene 110.661 nichos ocupados y 4.048 vacíos. Mientras, en columbarios, el camposanto cuenta con 7.538 unidades ocupadas y 1.489 libres. Está siendo un año de cambios en las instalaciones de la capital aragonesa. El pasado mayo se pusieron operativos 1.620 de esos nuevos columbarios. La inversión, tras seis meses de obras que se iniciaron en 2022, fue de 482.000 euros. Además, durante las últimas fechas se han aumentado las actuaciones en diferentes tareas de pequeños desperfectos o tareas de mantenimiento, sobre todo relacionadas con la obra civil, tratamiento de elementos, conservación de espacios, restauración y albañilería.

Unas obras planificadas, todo lo contrario a las numerosas actuaciones que se han tenido que realizar provocadas por la histórica tormenta que cayó en Zaragoza el pasado 6 de julio. Las brigadas municipales del cementerio se tuvieron que emplear a fondo, de forma faseada, en numerosas actuaciones de todo tipo, desde solucionar y rellenar socavones, a la limpieza de barro y desperfectos que se ejecutó en los días posteriores a la tormenta para minimizar los daños sufridos.

Un cambio que todavía no se ha producido en el cementerio de Torrero, pero que es inminente, es en busca de un mayor autoabastecimiento del recinto. En estas semanas, las mesas de contratación formadas por técnicos municipales estudian las ofertas presentadas al concurso público para instalar placas fotovoltaicas en los 41.065 metros cuadrados de las cubiertas de las ampliaciones 3 y 4 de camposanto. Se trata de una concesión demanial para la instalación, mantenimiento y explotación de esta infraestructura de producción de energía solar. Se calcula que la energía que podrá ser generada por la nueva instalación es el equivalente a la que consumen 3.000 zaragozanos al año.

Preparado

De esta manera, el cementerio de Torrero está preparado para el aluvión de miles de visitantes que está teniendo estos días. El año pasado durante el 1 de noviembre, el camposanto acogió a 22.700 personas. El Ayuntamiento de Zaragoza tiene listo el dispositivo especialde la celebración de Todos los Santos que organiza a través del Área de Urbanismo e Infraestructuras en coordinación con el resto de los diferentes servicios municipales. Desde el pasado jueves hasta el miércoles 1 de noviembre, ambos incluidos, el cementerio de Torrero abrirá todas sus puertas peatonales y de vehículos para que zaragozanos y aragoneses puedan visitar a sus seres queridos.

«Queremos que los ciudadanos puedan rendir homenaje a sus fallecidos con total comodidad y sabemos que el cementerio de Torrero es un espacio que en los próximas días va a ser muy visitado y por ello una docena de servicios municipales ya tienen todo listo para la celebración de uno de los momentos más emotivos del año», explicó el consejero de Urbanismo e Infraestructuras, Víctor Serrano. El concejal quiso agradecer la implicación de todas las áreas municipales para que «nuestros vecinos y vecinas puedan disfrutar de un espacio de recuerdo y memoria, pero también participar en las actividades culturales programadas para esta festividad».

El Ayuntamiento de Zaragoza ha autorizado 9 puestos de venta ambulante de flores, que están ubicados en la zona de aparcamiento junto a la entrada de la parte antigua, en horario de 8.00 a 21.00 horas. Estos puestos apoyarán la venta de flores de los tres quioscos permanentes situados junta a la entrada principal. Además, como suele ser habitual todos los años, el complejo funerario cuenta con dos ambulancias, una de soporte vital básico y otra de avanzado. Para prestar la atención que sea necesaria, a cargo de Cruz Roja, uno de los vehículos está ubicado en la zona nueva de velatorios y el otro en la entrada al cementerio viejo.