INICIATIVA SOBRE EL PASADO

El plan de concordia del Gobierno de Aragón: tres ejes para mejorar el respeto

El Ejecutivo autonómico presenta una estrategia centrada en los derechos humanos, la dignificación de las víctimas y el recuerdo de la historia para sustituir a la ley de Memoria Democrática

La DGA destinará unos 200.000 euros, como el anterior Gobierno, a sacar adelante una propuesta que aspira a impactar en la vida diaria de los aragoneses

La consejera de Presidencia, Tomasa Hernández, el pasado jueves durante la presentación del plan de concordia.

La consejera de Presidencia, Tomasa Hernández, el pasado jueves durante la presentación del plan de concordia. / LAURA TRIVES

Sergio H. Valgañón

Sergio H. Valgañón

El Gobierno de Aragón que lidera Jorge Azcón pondrá fin a la ley de Memoria Democrática el próximo mes de febrero con su derogación. En su sustitución, la consejera de Presidencia, Tomasa Hernández, trabaja en un plan de concordia que ya presentó el pasado jueves y que se sustenta en tres ejes principales para no olvidar el pasado: la promoción de los derechos humanos, la dignidad de las víctimas de violencia y la comprensión de la historia para conocer la verdad.

Tres patas que articulan un plan que, aunque ya se ha presentado, sigue siendo asignatura de trabajo con el objetivo de que llegue a la mayor parte de la sociedad.

El primero de los apartados se centrará en la aplicación efectiva de los derechos humanos, a través de la cooperación entre instituciones y protegiendo los derechos y libertades que recoge la Constitución española. La convivencia y el respeto son otras de las tareas que quiere mejorar el Ejecutivo autonómico, en busca de la garantía de la libertad ideológica, la normalización de las relaciones entre diferentes colectivos y poner fin a los discursos de odio.

El segundo de los puntos mantiene las exhumaciones, uno de los temores de los memorialistas que, con reticencias, ven que una de sus principales exigencias al menos se mantiene en el programa. Por lo que se sabe del plan de concordia, el Gobierno de Aragón quiere mantener la búsqueda de fosas, trabajará en la exhumación y colaborará con la identificación de los restos, para acercarlos a sus familiares. Las medidas de localización y registro estarán acompañadas por la creación de elementos para el recuerdo y respeto de todas las víctimas, además de reconocer a través de las institución la dignidad de los agredidos.

El último de los ejes apuesta por sensibilizar en el conocimiento objetivo de la Historia, visibilizando el esfuerzo hecho por personas en busca de la concordia. El objetivo en este apartado es realizar este tipo de iniciativas apoyado en el programa cultural, con actividades de difusión, creación de espacios expositivos, proyecos educativos para los jóvenes o el fomento de la reflexión en la sociedad.

El Ejecutivo confía en el buen funcionamiento de un programa diseñado por la consejera de Presidencia y que aspira a eliminar "el sectarismo y las ideologías", según relató en la presentación del proyecto, de aquellas actividades relacionadas con la memoria y el pasado.