DÍA DE LAS PERSONAS CON DISCAPACIDAD

A fondo | El objetivo prioritario todavía no se ha logrado

Hoy como cada año, seguimos reivindicando una meta clara: nuestra inclusión en la sociedad. Este es un objetivo que tras décadas de trabajo, y aun reconociendo los avances, todavía no se ha conseguido

Una mujer asciende por una rampa con su silla de ruedas.

Una mujer asciende por una rampa con su silla de ruedas. / El Periódico de Aragón

Marta Valencia, presidenta de Cermi Aragón

Cuando se adoptan políticas, planes o medidas cuya finalidad es abordar la discapacidad, no se hace considerando a la persona con discapacidad en nuestra totalidad, atendiendo a todas las facetas de nuestras vidas y actuando coordinadamente sobre todas esas facetas.

Y voy a tratar de explicarlo con un ejemplo fácilmente entendible. Si pensamos en que para que una persona pueda desarrollar un proyecto de vida de manera autónoma ha de tener un trabajo, valoraremos que se han de implementar medidas que permitan la inserción laboral de las personas con discapacidad e incentivos para que las empresas nos contraten. Hagamos un ejercicio de pensamiento ficción y consideremos que, en el mejor de los mundos, este objetivo está conseguido, que no lo está porque la tasa de paro de las personas con discapacidad en Aragón es del 21% frente al 10% de las personas sin discapacidad.

Así que ya tenemos un empleo pero resulta que mi comunidad no es accesible por lo que no puedo salir a trabajar. Es muy significativo que un año más el lema de la campaña de Cocemfe Estatal sea #UnaCasaDeLaQuePoderSalir.

También sucede que no hay transporte accesible por lo que no puedo llegar a mi trabajo; o que las calles presentan barreras arquitectónicas y sensoriales que dificultan mi desplazamiento.

O también que el edificio donde he encontrado trabajo tampoco es accesible por lo que no puedo acceder. Si además la empresa que me ha contratado no dispone de ayudas para poder adaptar mi puesto de trabajo a mi discapacidad visual o auditiva, o no cuenta con directorios y pictogramas adaptados a mi discapacidad intelectual que permitan que pueda moverme con facilidad, pues todo se complica más y hará que al final esa empresa no me contrate.

Como se puede ver, el tener un trabajo está condicionado a muchas otras facetas de la vida como la vivienda, la eliminación de barreras y accesibilidad universal, el transporte… y están implicadas todas las administraciones públicas.

Y todo esto es aplicable al acceso a la cultura, al deporte, a salir de compras, salir ir a tomar algo o, simplemente, pasear por mi ciudad.

Solo la ley no es suficiente

Por ello consideramos fundamental que en la presente legislatura se aborde el desarrollo de la Ley de Derechos y Garantías de las Personas con Discapacidad en Aragón, que se aprobó el 21 de marzo de 2019 con la unanimidad de los grupos parlamentarios de las Cortes de Aragón.

Fue un hito fundamental para que las personas con discapacidad podamos ser ciudadanas de pleno derecho y que podamos desarrollar nuestro proyecto vital con autonomía y plenitud.

Con su aprobación, Aragón se situó a la vanguardia de la defensa de los derechos de las personas con discapacidad, pero desde la perspectiva que da el que han pasado ya 4 años y con una legislatura recién estrenada ha llegado el momento de reclamar su desarrollo porque la ley por sí misma no es suficiente.

Esta ley aborda desde una perspectiva global las diversas facetas de nuestra vida sobre las que hay que actuar. En el texto se habla de igualdad, de salud, de educación, formación y empleo, cultura, turismo, ocio o deporte, de accesibilidad universal… Es decir, es una ley transversal que nos contempla en nuestra globalidad y seguro que cualquiera de vosotros y vosotras, con o sin discapacidad, identificáis todas estas facetas como importantes en vuestras vidas.

Pero, además, dedica un apartado propio a las niñas y mujeres con discapacidad que requerimos de acciones específicas por la discriminación interseccional que sufrimos por ser mujeres y mujeres con discapacidad, estableciendo el mandato de articular un Plan de Acción Integral para mujeres con discapacidad de Aragón que implemente políticas y medidas concretas dirigidas a solventar nuestras necesidades específicas.

Consenso político

El proceso de desarrollo de la ley ha de contar con dos elementos fundamentales: el mismo espíritu de consenso político que tuvo en su aprobación y el diálogo con las entidades y plataformas del sector para que el resultado final sea un marco legal verdaderamente transformador. También revitalizador de la vida real de las personas con discapacidad en nuestra comunidad.

Porque todo aquello que se ponga en marcha va ser positivo para toda la sociedad. Porque todas las medidas que hacen más fácil la vida de las personas con discapacidad hacen también más fácil de las personas que no tienen una discapacidad. Porque de un bordillo rebajado o de una rampa se benefician las familias con carritos o las personas mayores, o alguien con una lesión deportiva puntual.

Un pictograma puede ayudar a cualquier niño, a una niña que necesita moverse por un edificio. Un transporte público con adaptaciones sensoriales hace que sea más amable para sus personas usuarias. Un ascensor a cota cero o una rampa que salva un tramo de escaleras facilita la vida también la vida de las personas mayores o de quienes llegan a casa con carros y bolsas de la compra.

Finalmente, desde Cermi reclamamos que, en este mundo global en el que vivimos, la Unión Europea defienda y preserve los derechos, la inclusión y el bienestar de las personas con discapacidad y de sus familias en toda Europa y que la propuesta por la que se establecen la Tarjeta Europea de Discapacidad y la Tarjeta Europea de Estacionamiento para Personas con Discapacidad se aprueben antes de las elecciones del próximo año contando con la participación de las organizaciones representativas de la discapacidad.

En definitiva, se trata de seguir avanzando sin dejar a nadie atrás.