La Junta de Gobierno de la cofradía de la Institución de la Sagrada Eucaristía de Zaragoza ha acordado realizar una procesión extraordinaria con motivo de su 75 aniversario. Lo realizará con la imagen de su titular, el Cristo del Amor Fraterno, que desde 2017 no sale a la calle por falta de costaleros en favor del paso de misterio de la Santa Cena que gubiara José Antonio Navarro Arteaga. Pese a ello, fue el primer paso a costal en la Semana Santa de Zaragoza con treinta hombres debajo de las trabajaderas. Recientemente se han incorporado las mujeres.

La cita cofrade fuera de la Semana Santa será el viernes 17 de junio a las 21.00 horas con salida y cierre sobre las 00.00 horas en su sede canónica, en la parroquia del Perpetuo Socorro en la avenida Goya. El recorrido exacto será la iglesia Perpetuo Socorro - Goya - Sagasta - Bolonia - Doctor Casas - Damas - León XIII - Lagasca - Gil de Jasa - Cervantes - Arzobispo Domenech - Moncasi- Perpetuo Socorro - Iglesia Iglesia Perpetuo Socorro.

Un detalle que también están estudiando es cambiar el exorno floral para este momento histórico que siempre usan iris. Las hermanas de mantilla lo harán de blanco.

La imagen del Cristo es obra del escultor murciano Antonio Labaña, fue tallada en 1991 y restaurada, por el mismo escultor, en 2001. Esta imagen representa a Cristo sedente en actitud de bendecir el pan. Constituye una instantánea de la Última Cena de Jesús con sus  Apóstoles y representa el momento en que Jesús instituye la Sagrada  Eucaristía. En sus inicios no era una talla de vestir como en la actualidad.

Cartel para la procesión extraordinaria. EP

El paso, de estilo barroco, fue diseñado por el tallista  sevillano don Juan Mayorga, quien talló algunas partes de la canastilla.  El año 2002 se terminó de tallar y barnizar por ¡Manuel Montañés. En  este paso se distingue: el monte, que es la parte sobre la que va  situada la imagen y que va cubierto de iris morado. La canastilla,  realizada en madera de caoba y tallada a mano, va formando vueltas y  contravueltas, con partes cinceladas en relieve y otras caladas. El  respiradero, también de madera de caoba, tallado con partes en relieve y  otras caladas. El conjunto va iluminado por cuatro faroles plateados  que rematan cada una de las esquinas de la canastilla y que llevan en su  interior cuatro cirios morados cada uno.

Publicación.

Además, en las contravueltas de la canastilla van otros cuatro faroles de cristal, con sus partes superior e inferior realizadas en metal repujado, conteniendo cada uno de ellos un cirio morado.