Kiosco El Periódico de Aragón

El Periódico de Aragón

UN PROYECTO QUE ABARCA MUCHO MÁS

MilMadres, un punto de encuentro para la literatura en Zaragoza

La humilde editorial de la capital aragonesa pretende, según su director Julio Espinosa, "crear una comunidad literaria que se reúna en este entorno"

Julio Espinosa, en el local de Milmadres situado en la calle Doctor Cerrada de Zaragoza. ANDREEA VORNICU

"La idea es crear una comunidad literaria en Zaragoza que se reúna en un entorno en el que convivan tres tipos de inquietudes: la de gente que lee y busca literatura, la de gente que quiere mejorar su propia escritura y la de gente que quiere publicar sus creaciones". Son las palabras de Julio Espinosa, escritor chileno afincado en Zaragoza y director de la editorial MilMadres, un proyecto ambicioso -en sentido literario- que abarca mucho más que sus publicaciones. "Queremos crear un espacio multidisciplinar relativo a la literatura en la ciudad. Hay otros espacios parecidos, como La casa amarilla, más enfocados al arte. Nosotros nos enfocamos a la literatura en todas sus variantes", explica Espinosa.

Así, el trabajo editorial de Milmadres es solo una parte del conjunto final, que también comprende una librería, actividades formativas y de encuentro y multitud de ideas que aún están por llegar, tal y como se desprende de las declaraciones de su director. No obstante, dar la oportunidad a jóvenes escritores supone su razón de ser. "Llevo dictando talleres literarios en Zaragoza desde 2007 -expone Espinosa- y hay un momento en el que ves a alumnos con buenas obras a los que es muy complicado que les publiquen en una editorial nacional". Con todo, el ámbito de acción no se detiene ahí: "Luego crece pensando en otros autores nacionales y latinoamericanos que han quedado fuera del mercado editorial español".

En ese sentido, desde la editorial emplean dos métodos para encontrar a sus autores. Por una parte, cuenta Espinosa, "hay que hacer un trabajo de rastreador". "Tengo algunos contactos en Latinoamérica que me recomiendan autores y autoras", admite. Así llegó, por ejemplo, su última publicación: 'El sonido de la H', de Magela Baudoin, que había sido Premio Nacional de Novela en Bolivia en 2014 y que en España no había encontrado su lugar. Por otro lado, el trabajo más habitual de una casa de este tipo, leyendo y seleccionando entre los correos que les llegan de parte de los propios escritores.

Julio Espinosa junto a libros publicados en Mimadres. Andreea Vornicu

Formación y encuentros

Sin embargo, MilMadres busca asentarse como espacio en común gracias a sus actividades paralelas pues, en principio, su idea es publicar, "máximo", cinco títulos al año. De esta forma, en su sede (calle Doctor Cerrada, 12), el objetivo es organizar pequeños ciclos de presentaciones, en los que los autores puedan mostrar sus novedades e intercambiar impresiones con el público asistente. Asimismo, Espinosa anuncia que, de cara al futuro, les gustaría sacar una colección de tirada local, "de escritores que tienen libros interesantes pero orientados a tiradas más pequeñas".

La formación también tiene un papel destacado, además de otro tipo de acciones como los clubes de lectura. En esta línea, por ejemplo, se encuentra el club de mirada literaria femenina que coordina María José Galé Moyano, profesora de la Universidad de Zaragoza y autora de 'Mujeres barbudas. Cuerpos singulares' (Bellaterra Edicions), el cual se reúne el último miércoles de cada mes. También destacan talleres como el de poesía o guion, así como uno de escritura experimental, único en la ciudad y muy excepcional en el país.

Objetivos literarios, no empresariales

En cualquier caso, Julio Espinosa recalca que su función no es la de "ser empresario", y que simplemente es "un amante de la literatura" que, al llegar a Zaragoza, se dio cuenta de que "la dinámica es muy diferente a Barcelona o Madrid". "Hay editoriales que están haciendo muy buen trabajo, como Xordica, Pregunta, Jekyll & Jill o Contraseña, pero faltaba un espacio donde unirlo todo de alguna forma", señala.

Un proyecto que responde a la polisemia de su nombre, MilMadres, que pese a no estar definido en la RAE abarca varios significados, desde una expresión coloquial del norte de España que se refiere a lo que es diverso, en sentido positivo, hasta el reflejo del carácter femenino de algunas tribus etíopes o la resistencia de las Madres de la plaza de Mayo en Argentina. Un plan orientado, en síntesis, a dar voz y voto a todos los amantes de la literatura que buscan su espacio en la ciudad.

Compartir el artículo

stats