Kiosco

El Periódico de Aragón

JUEGOS OLÍMPICOS

Una gran oportunidad perdida

Los olímpicos aragoneses José María Esteban Celorrio, Andrea Blas, ambos medallistas, Eliseo Martín, Carlos García y Leyre Morlans valoran el varapalo que ha supuesto el fracaso de la candidatura con Cataluña para el 2030

Los hermanos García, Roberto y Carlos, Eliseo Martín, Maite Gargallo, Javier Gazol y García Villamayor, antes de los Juegos de Atenas. ROGELIO ALLEPUZ

La candidatura de Aragón y Cataluña para los Juegos Olímpicos de Invierno de 2030 no ha tenido un final feliz y ha acabado en medio de intensas acusaciones entre Javier Lambán, presidente del gobierno de Aragón, y Alejandro Blanco, presidente del Comité Olímpico Español (COE), acerca del posicionamiento político del organismo olímpico, el incumplimiento del acuerdo técnico, el reparto de las disciplinas y hasta la manipulación de pruebas videográficas. Todo ha terminado con un tremendo varapalo. Así el final del sueño de ver a los mejores deportistas del panorama internacional en la comunidad se ha diluido. Lamban ha acusado a Blanco de que «las cartas estaban marcadas antes de sentarse a la mesa» y ha defendido la dignidad de Aragón.

Muchos exolímpicos consideran que esta decisión ha sido un golpe duro para Aragón. José María Esteban Celorrio, actual presidente de Helios, participó en piragüismo en Munich 1972 y Montreal 1976, donde fue plata en el K4 1.000. El expiragüista considera que esta candidatura fallida ha sido una mala noticia y cree que unos Juegos Olímpicos te sitúan en el centro del mundo. «Siempre dan un gran reconocimiento a cualquier región que sea sede. Hay tanto un gran desarrollo deportivo como urbanístico y de población. Ser sede te da una promoción de la zona gigante. Todo el mundo termina conectándose y conociendo el sitio donde se hacen. Al fin y al cabo supone más dinero, más infraestructuras deportivas y es muy beneficioso» asegura. Igualmente valora que es una oportunidad que no se puede dejar marchar para siempre. «Perdernos los Juegos es perder el tren del desarrollo del deporte en el futuro. Para mí es un error», explica con rotundidad.

Carlos García, atleta que participó en la edición de Atenas 2004, cuya especialidad eran los 5.000 metros y el cross, sigue en la misma línea que Celorrio y ensalza la magnitud de los Pirineos. «Es una pena que no haya salido una candidatura conjunta, está claro que los Pirineos son importantes. Lo ideal sería hacer unos Juegos Olímpicos avalados por todos en Aragón, porque traerían infraestructuras, dinero, conocimiento de la región...», subraya. García también considera que los habitantes aragoneses se merecen ver a los internacionales y que la ciudad sea promocionada. «Me gustaría que los habitantes de Zaragoza tuvieran esa parte de contacto internacional que sería muy enriquecedor todos los niveles. Como atleta, unos Juegos los vives con positividad y una gran energía», remarca.

Por otro lado, Leyre Morlans, esquiadora que compitió en los Juegos de Invierno de 2006, tiene una visión totalmente distinta respecto a que Aragón no vaya a optar a los de 2030. Morlans considera que ni la comunidad ni España están suficientemente preparadas en cuestiones económicas y de infraestructura. «Económicamente beneficiaría a las federaciones, pero creo que ahora mismo no es una situación idónea. Estamos hablando de los Juegos Olímpicos, que es lo más grande y ni siquiera tenemos lo básico. En el Valle de Tena no tenemos ni depuradora, ni centro comercial», argumenta.

Morlans considera que lo mejor sería ir poco a poco. «Lo ideal sería apostar por hacer pequeños eventos que bien organizados pondrían a Aragón en el punto de mira», asegura. La esquiadora también expresa sus dudas sobre qué ocurriría una vez que terminaran los Juegos. «Son tres semanas. ¿Y luego qué? Si es en una zona donde tienes deportes y puedes aprovecharlo, genial. Si no qué haces. Da dinero a corto plazo a federaciones, programas deportivos, pero no sé si España está para tirar dinero», subraya la oscense.

Eliseo Martín compitió en hasta en tres ediciones de los Juegos Olímpicos: Sydney 2000, Atenas 2004 y Pekín 2008. Considera que esta candidatura fallida ha hecho perder a todos y opina que hubiese sido un escaparate sumamente grande para la región. «Habría sido un revulsivo muy importante a nivel económico para Aragón. Nos habría permitido mejorar las infraestructuras que ya poseemos y sobre todo dar visibilidad a nivel mundial de la capacidad que tenemos organizativa en una zona como en los Pirineos. Yo creo que hemos salido perdiendo todos. Ha sido una pena que no haya habido un entendimiento, habría sido una oportunidad importante para poner a Aragón en el mapa por todas las mejoras de las infraestructuras, los futuros usuarios y para la gente de a pie. Hubiera habido una mejora importante de las instalaciones aragonesas y al fin y al cabo hubiese sido un impulso que podríamos haber aprovechado los ciudadanos», relata.

Igualmente, Martín cree de gran importancia que amantes del deporte de todo el mundo hubieran visto por televisión la competición. «Es el mejor escaparate de puertas para fuera posible. Cuando organizas un evento de tal calibre que se ve a través de la televisión a la gente se le guarda en la memoria. Una imagen vale más que 1.000 palabras, y yo creo que es importante saber vender bien nuestro territorio», asegura.

Andrea Blas logró en Londres 2012 una medalla de plata en waterpolo. La zaragozana cree que la lucha de egos entre Lambán y el COE no ha beneficiado a nadie y lamenta no haber llegado a un acuerdo cuando parecía que podía ser factible. «Como ciudadana de Aragón opino que lo que se ha dejado escapar es un impulso económico para el pueblo y para los Pirineos. Es una lástima, todo ha sido por la lucha de egos y para mí nadie es más que nadie. Me fastidia porque parecía que habían llegado a un acuerdo. No han salido perdiendo los deportistas, sino los pueblos de los Pirineos. Se lo merecía la gente que día tras día hace y lucha por Aragón. Nuestro Pirineo es precioso y se podrían haber hecho infinidad de cosas», dice.

Sin lugar a duda haber realizado unos Juegos en Aragón hubiera sido algo sin precedentes. Ahora queda esperar a 2034. La DGA ya ha lanzado la idea de una candidatura liderada por Jaca.

Compartir el artículo

stats