La Vuelta a España 2023 volverá a Aragón y lo hará por la puerta grande, ya que la etapa reina de la carrera, una de las que marcarán el resultado final de la prueba saldrá desde Formigal, el día 8 de septiembre y recorrerá la cordillera de los Pirineos. Unipublic, empresa organizadora de la carrera, ha llegado a un acuerdo con la Diputación Provincial de Huesca con la marca Huesca La Magia, como ya se hizo en 2020, para dar visibilidad al potencial turístico del Altoaragón. Desde la DPH siguen apostando por el ciclismo como elemento de promoción ya que la ronda española se emite por 190 países y el año pasado tuvo unas audiencias de 400 millones de espectadores de los cuales 1,4 fueron de audiencia española. Tras dos años -2021 y 2022- sin pasar por Aragón, los ciclistas volverán a nuestro territorio.

«El impacto mediático es tremendo y la oportunidad a nivel de promoción turística, muy importante», asegura Fernando Escartín, que añade la estrecha relación que une a la comunidad con la carrera: «Aragón le da mucho a la Vuelta y la vuelta le da mucho a Aragón», afirma el ilustre exciclista, que además es el actual director técnico de la Vuelta a España y que ha sido una figura clave a la hora de configurar las etapas de la ronda.

La salida de Fomigal será desde la zona de Sextas, subirá a la frontera de Portalet y tendrá la ascensión del Aubisque antes de subir el Tourmalet, mítico puerto de los Pirineos y donde estará situada la línea de meta. «Va a ser una etapa espectacular y crucial para la carrera. Ojalá la hubiera podido correr yo en mi época de ciclista porque me encanta», asegura el exciclista de Biescas.

El que sueña con poder estar presente en la ronda es otro oscense, Jorge Arcas. «Es pronto para saberlo y decide el equipo, pero claro que me gustaría», dice el corredor de Movistar. «Al deportista siempre le gusta correr en casa», añade. Arcas augura guerra en las tres etapas de la comunidad. «El recorrido es muy duro y seguro que lo que pase en Aragón tendrá mucha relevancia en el resultado final», dice Arcas, que también da importancia a la visibilidad que le dará la Vuelta a la provincia: «Es una gran oportunidad para que la gente vea lo que tenemos aquí». Por último, anima al público a que llene las carreteras: «El ciclismo siempre es mucho más bonito y espectacular cuando la gente responde».

La de los Pirineos no será la única etapa en que la Vuelta a España 2023 recorra tierras aragonesas. Antes de que la carrera llegue a Formigal, la prueba ciclista tendrá dos paradas más con final en la comunidad. La primera etapa que acabará en Aragón será en la provincia de Teruel, en el Observatorio Astrofísico de Javalambre el 31 de agosto. Además, el día previo al que la Vuelta llegue al Altoaragón, Zaragoza acogerá el final de una etapa llana propicia para velocistas a no ser que sople el viento durante el recorrido. La 78ª edición de La Vuelta a España arrancará el sábado 26 de agosto en Barcelona y finalizará el domingo 17 de septiembre con el tradicional circuito por el paseo del Prado y la Cibeles, en Madrid.

EN EL PASADO

No será ni mucho menos la primera vez que la ronda española visite Formigal, aunque sí es cierto que habitualmente ha sido utilizada como punto final de etapa y no como salida. La primera vez que la Vuelta terminó en la estacón de esquí se impuso un gran escalador, José Manuel Fuente ‘El Tarangu’. Hasta el momento, cuatro corredores han sido capaces de imponerse en Formigal, Agustín Tamames (1975), Pedro Torres (1977), Warren Barguil (2013) y Gianluca Brambilla (2016).

Precisamente el último precedente, la del año 2016 es una de las etapas que más se recuerdan por los aficionados ciclistas y está considerada como una de las mejores del siglo XXI. Alberto Contador lanzó un ataque de salida y puso en bandeja la victoria en la general a Nairo Quintana.