+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

MEMORIA HISTÓRICA

Cuando Franco pudo enterrarse en el Pilar

La familia del dictador intentó recuperar en los 50 una capilla del templo para usarla de panteón

 

Francisco Franco, en una visita a la Virgen del Pilar, de la que era muy devoto.. - ARCHIVO GRÁFICO MUNICIPAL

Antonio Ibáñez Antonio Ibáñez
20/10/2019

Francisco Franco sufrió una lenta agonía que acabó con su muerte el 20 de noviembre de 1975. Esos días, entre tubos y aparatos, los vivió con un manto de la Virgen del Pilar a los pies de su cama, dada la veneración que sentía por su figura. Esta anécdota del manto regalado por el entonces arzobispo de Zaragoza y consejero del reino, Pedro Cantero Cuadrado, es conocida. Pero es menos conocida que la fe que los Franco profesaban a la Virgen llegó al extremo de que su familia política, la del marqués de Villaverde, se planteó la posibilidad en los años 50, poco antes de la construcción del Valle de los Caídos, de elegir la basílica del Pilar como lugar de enterramiento de la dinastía, dictador incluido.

Esta tesis la sostiene el historiador y sacerdote Pascual Martínez Calvo, quien en el libro colectivo Las necrópolis de Zaragoza, editado por el ayuntamiento de la ciudad en 1991, llega a asegurar que la capilla destinada para ejercer de cripta era la de San José o la del Santísimo, fundada precisamente por la familia de los Villaverde.

Este historiador, fallecido recientemente, asegura en esa publicación que en la década de los 50 del siglo pasado los Villaverde intentaron recuperar esta capilla que había pertenecido a sus antecesores, con «el fin de inhumarse en ella la familia del General Franco, incluso el mismo Caudillo». Según asegura, llegó a existir un informe incluso de «jerarcas del Cabildo». Sin embargo, el intento, encabezado por la figura del controvertido yerno del dictador, Cristóbal Martínez-Bordiú, no llegó a buen término tras mantener algunas negociaciones con la otra rama de su familia y se desechó esta opción.

En esta capilla barroca, fundada en 1632 por los marqueses de Villaverde y Argillo y en 1734 llegaron a enterrarse los restos de Mercedes Bordiú y Garcés de Marcilla. La familia del dictador comenzó a debatir el lugar de su enterramiento a partir de los años 50, si bien Franco nunca dejó escrito dónde quería ser enterrado. La cripta de la Almudena en la que actualmente reposan los restos de la familia Franco ni siquiera había sido consagrada como catedral por ningún Papa, y aunque se planteaba la posibilidad de ser enterrado en El Pardo (o donde finalmente será reinhumado, en el panteón del cementerio de Mingorrubio), la familia consideraba que el tirano debía ser enterrado en un lugar de profunda raigambre cristiana.

De hecho, Franco siempre tuvo una especial devoción por la Virgen del Pilar, desde que Alfonso XIII le regalara una medalla de la patrona de la Hispanidad en 1925, con motivo de su ascenso a coronel.

Franco contribuyó a un imaginario pilarista en el que la Virgen representaba lo «más puro y recio del espíritu español» y sin ella «España no sería España». También consideraba que «se erigió sobre la variedad de los pueblos que componen la unidad de la raza esparcida en dos hemisferios, como excelsa Patrona de las Españas».

Pero Franco murió y tuvo que ser enterrado de forma improvisada en la que ha sido en los últimos 43 años su tumba en un lugar público y en el que quien ejerció de verdugo yace junto a sus víctimas. Y el Pilar, desde su muerte, es un espacio religioso sin adscripción política. 

   
6 Comentarios
06

Por Juan de Dios de la Cruz Calvario 17:44 - 20.10.2019

Esta extraordinaria e histórica fotografía pone de manifiesto el secreto de nuestra prosperidad, ya que muestra los elementos más productivos e innovadores de nuestra patria España.

05

Por 13 Rue del Percebe 14:10 - 20.10.2019

Aún les parece que hay y es poco "facha" la inmortal ciudad de Zaragoza como para enterrar al dictador aquí???, seríamos al hazme -reír del mundo y la Pilarica, politizada, habría perdido muchos fieles.

04

Por 13 Rue del Percebe 13:57 - 20.10.2019

Por otro lado, el Pilar es una imposición españolista hacia Aragón, en un intento de "unir" y "cohesionar" las Españas. La catedral de Aragón y de Zaragoza a sido desde siempre la Seo del Salvador. Pero un 10 para la sociedad aragonesa, ha sabido apropiarse para hacerla como suya, una fiesta y una imposición española como es la Fiesta del Pilar.

03

Por 13 Rue del Percebe 13:55 - 20.10.2019

Menos mal que nos quitamos al "muerto" de encima, y nunca mejor dicho. Aleluya a Dios en los cielos por habernos librado de semejante espépentica carga.

02

Por LIA 13:27 - 20.10.2019

Jodo petaca de buena nos liberamos los zaragozanos y nuestra amada PILARICA . SERIA MUCHO PEDIR IGNORAR AL DICTADOR POR ES DIA TRAS DIA . LA NOTICIA SOBRE EL DICTADOR QUE YA SEA CUANDO YA ESTE FUERA DEL VALLE DE LOS CAIDOS, EL CUAL TIENE QUE SER LUGAR DE CONCORDIA DE LAS IDEOLIGIAS QUE MURIERON POR UNA MALDITA GUERRA.

01

Por Elcensuradoporelperiódicodearagón 13:26 - 20.10.2019

Vamos hombre, no me jodas. Ya no faltaba otra cosa, sí.