+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

UNA TRADICIÓN MILENARIA

Hogueras para afortunados

Muchos barrios no pudieron prenderles fuego por la negativa del ayuntamiento a dar los permisos

 

La hoguera del parque Tío Jorge ardió rodeada de un gran número de vecinos. - NURIA SOLER

EL PERIÓDICO
23/06/2019

Más fotos

Hogueras de San Juan.

Ver galería completa

Hogueras de San Juan.

Ver galería completa

Hogueras de San Juan.

Ver galería completa

Atención spoiler: hoy es la noche más corta del año. Y por eso arderán una docena de hogueras en Zaragoza, repartidas por distintos barrios. Anoche se calentó el ambiente –entre el fuego y las altas temperaturas– con las primeras fogatas en arder. Los afortunados fueron los vecinos de El Rabal, Miralbueno, Oliver y Valdespartera que ayer prendieron fuego a unas estructuras que se convirtieron en un estallido de luz en plena noche.

Lo hicieron para celebrar el solsticio de verano pero con un toque de protesta, porque Servicios Públicos ha denegado el permiso a varias asociaciones de vecinos por incumplir las medidas de seguridad, pese a que las estructuras se iban a colocar en el mismo punto que años anteriores.

En el barrio Jesús estaban especialmente enfadados. Desde la asociación de vecinos habían recibido una notificación en la que se les denegaba el permiso, sin embargo, el viernes acudieron al lugar dos oficiales de bomberos para «controlar» que la hoguera prendía correctamente. El presidente de la Asociación de Vecinos del Barrio Jesús, Raúl Gascón, no daba crédito. No fueron los únicos que se quedaron sin ver el fuego, porque en La Paz les sucedió lo mismo.

Más afortunados fueron los vecinos de El Rabal, que quemaron su hoguera a última hora de la tarde, cuando los termómetros marcaban 30 grados, motivo que no evitó que subiera la temperatura todavía más con el fuego. Porque ayer tocaba fiesta y lo que empezó siendo una tarde de convivencia terminó a altas horas para muchos. Fueron de los primeros en hacerlo dando, así, la bienvenida al caluroso verano.

En el barrio de Miralbueno olía a madera quemada que provenía del camino del Pilón, donde se formó un buen alboroto veraniego. Lo mismo que en el parque Oliver, donde la noche estuvo iluminada por el tan poderoso fuego, o en Valdespartera, donde acercarse a la hoguera era todo un riesgo. No solo porque uno podía quemarse, sino por el calor que desprendía.

Donde no corrieron riesgo alguno fue en la Magdalena, que se conformaron con la extensa programación organizada por la asociación del barrio.

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla