+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Sala de máquinas

El Partido Popular, ante la hora del cambio

 

Juan Bolea Juan Bolea
25/01/2018

Las últimas encuestas, desfavorables para el Partido Popular, han abierto un debate sobre la conveniencia o no de que Mariano Rajoy vuelva a presentarse como candidato conservador en las próximas elecciones generales.

En el caso de que dichas estadísticas no remonten, y de que Ciudadanos, con Albert Rivera a la cabeza, se consolide como alternativa a la derecha tradicional, dicho debate se irá tornando más encendido, a medida que se acerque la fecha electoral de 2020. Tal presupuesto está por ver, desde luego, y en absoluto es descartable que el PP se recupere y regrese a ese cómodo 30% de intención de voto en el que se ha movido, mantenido en los últimos tiempos; pero, hoy por hoy, la situación pre-electoral del PP es inquietante, dándose por supuesto que en los despachos de Génova se palpa el nerviosismo y la incertidumbre, y se murmuren o apunten nombres en clave de hipótesis sucesorias, que si Feijoo, que si Soraya... y pocos más.

Rajoy, en su misterioso transcurrir, sin ruido, sin prisa ni pausa, con ese minutaje monótono que todo lo adormece, las crisis, las traiciones, sabe que su tiempo se acaba y todo, su futuro y el de su partido estará, se jugará o resolverá si es capaz de admitirlo. Rajoy ha cumplido un ciclo, y el sueño o la ambición de ser presidente, no siendo ya mucho más lo que pueda aportar. La lente de la historia empieza a fijarlo como un líder sin carisma, con resultados, aunque para salir de la crisis benefició a las grandes empresas por encima de los trabajadores. Ha sido obediente en todo, en Europa, ante el patrón Trump, con el statu quo, con los fácticos... Un político con un discurso rutinario, con un gobierno rutinario, con una mente rutinaria, administrativa, eficaz en lo cotidiano, en el día a día, pero sin visión a largo plazo (véase Cataluña).

En Aragón no se va a hablar de recambios porque su nuevo presidente, Luis María Beamonte, está recién llegado y cuenta con amplia confianza del partido. Con la incorporación a primera línea de Mar Vaquero y otros cargos y militantes más jóvenes el PP aragonés avanza en una intención renovadora, tratando de vertebrar un proyecto político atractivo para las elecciones autonómicas, a celebrar en mayo de 2019. En un partido tan previsible, no lo es que Beamonte vaya a tener dificultades internas a corto plazo. Su destino y el de Rajoy ya no son paralelos.

   
3 Comentarios
03

Por Don Pantuflo 17:11 - 25.01.2018

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Muy buen artículo. Aunque ya demos por amortizado a don Mariano el pobre, hay que salvar de la quema al de Malón. Esto de agarrarse a un clavo al rojo vivo siempre sirve para salvarse de los desastres mas generalizados. Muy habil don Bolea.

02

Por Raimon 10:58 - 25.01.2018

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Hola Juan, el PP sufre un desgaste importante, mas por su mala gestión, que ningunea funcionarios, pensionistas(especialmente a este colectivo cuyo trato es sangrante de sus pensiones y paciencias, añadiendoles tramposos impuestos) ademas por el desgaste que supone el pulso costante con otros partidos cuya principal actividad es arañar votos para akilatar poder y pasta. El panorama en España es desalentador y en Aragón vomitivo, trata desde tu criterio de romper una lanza en favor de tanto puteado como hay en el reino borbonico, salud escritor.

01

Por Don Minervo 9:04 - 25.01.2018

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Se le ha olvidado mentar, como siempre, la desaforada e inagotable corrupción del PP, las mentiras, manipulaciones y trampas con todo de dicho partido. Rajoy es el peor presidente que ha tenido la democracia, cínico, somarda, cobarde e incapaz para cualquier asunto y siempre arrodillado ante el dinero. Ahora es la hora del cambio, antes no.