Kiosco

El Periódico de Aragón

REAL ZARAGOZA

Cristian, el único león

El portero volvió a ser el mejor del Real Zaragoza en otro mal partido del equipo. Sus intervenciones con los pies, las manos y el cuerpo impidieron una goleada del Eibar

Cristian Álvarez saca con los pies un disparo de Stoichkov en Ipurua. Carlos Gil-Roig

Mal asunto cuando el portero es el mejor jugador de un equipo que ha perdido 2-0. Así fue en el Real Zaragoza en su duelo frente al Eibar, con un Cristian Álvarez salvando goles con el cuerpo, los pies, las manos y evitando así que el líder, sin necesitar mucha brillantez, goleara al equipo aragonés. Había asegurado JIM que sus jugadores competirían como animales, pero la realidad fue que el Zaragoza dio continuidad a su anodina comparecencia ante el Burgos con otro partido muy flojo. Por no decir muy malo.

Cristian Álvarez fue el único león en otra de esas tardes que parecen un día más en la oficina para el portero. Tuvo trabajo porque el Eibar salió a dominar y el Zaragoza, a defenderse. Lo consiguió más o menos en una primera parte de baja intensidad en la que el argentino sacó con los pies el disparo de Stoichkov que después terminó dentro de la red empujado por Llorente pero en fuera de juego. El árbitro fue el segundo más acertado para el Zaragoza después de Cristian. Anuló dos tantos al Eibar bien anulados por posición antirreglamentaria.

Tras esos dos serios avisos el duelo tuvo un bajón de intensidad y Cristian, menos trabajo, aunque el Eibar siguió llegando al área aragonesa. El guardameta no tuvo problemas para desbaratar todos esos intentos, más tímidos que otra cosa.

La segunda parte no varió mucho en ese sentido y fue el Eibar quien tuvo más y mejores ocasiones. También más fortuna. Se adelantó a los cinco minutos de la reanudación con un balón que desvió la espalda de Stoichkov y que hizo imposible que Cristian siguiera salvando al Real Zaragoza. Sí evitó el segundo muy poco después de nuevo en una acción del delantero armero tras marcharse de dos jugadores y llegar al área aragonesa.

Tampoco pudo hacer nada en el segundo tanto local, que se produjo en el minuto 59 cuando Chavarría intentó despejar dentro del área pero golpeó en Lluís López y el balón engañó de nuevo al meta argentino. Con el Zaragoza KO y el Eibar dispuesto a matar el partido –por si no lo estaba ya–, tres minutos después Cristian evitó el tercero en una gran acción local en la que Corpas puso un balón medido al área para Expósito. Se estrelló en el guardameta. En ese mismo córner Cristian volvió a evitar el tercero con los puños ante el remate de Burgos. Dos minutos después salió bien del área para evitar la ocasión de Corpas. Más tarde detuvo un disparo de Tejero.

En un Real Zaragoza grogui Cristian Álvarez fue el único que mantuvo el tono y evitó una goleada aún mayor. Desde luego fue de los que más trabajo tuvo en toda la tarde, porque las apariciones del equipo aragonés en el área rival casi pudieron contarse con los dedos de una mano. La producción ofensiva fue muy escasa, demasiado, y el equipo zaragocista tampoco tuvo la fortuna necesaria como para haber salvado un empate. En todo caso, no fue peor porque Cristian fue Cristian una vez más.

El guardameta, aunque ha tenido un curso con algún altibajo, sigue siendo lo más fiable del Real Zaragoza, como cada año desde que defiende la portería aragonesa. Cristian es un seguro de vida, una garantía. También ahora que parece que el equipo de JIM se ha desinflado y se deja llevar por la inercia en busca de ese punto definitivo para asegurar la salvación. No llegó en Ipurua, donde el Zaragoza no hizo lo suficiente ni para llevarse el punto. En otro mal partido, Cristian volvió a ser el mejor. El único león.

Compartir el artículo

stats