Kiosco El Periódico de Aragón

El Periódico de Aragón

La actualidad del Real Zaragoza

El Real Zaragoza menos goleador de la historia

Los cuatro goles anotados en siete partidos son la cifra más baja del club en Segunda y solo hay dos precedentes iguales en Primera

Gueye dispara a puerta en el tramo final del partido del pasado sábado en Anduva. Moisés Castell/Prensa2

La falta de gol del Real Zaragoza parece haberse convertido ya en un mal endémico. Los paupérrimos registros ofensivos llevan varias temporadas ejerciendo del gran azote para un conjunto aragonés que, de momento, sigue lastrado por su escaso acierto de cara al marco contrario. De hecho, los números, como viene siendo habitual en los últimos tiempos, son históricos. Nunca antes el Zaragoza marcó menos tantos a estas alturas del campeonato. Los cuatro goles materializados por la escuadra aragonesa suponen, pues, el peor registro de la entidad en toda su existencia igualado con el de otros dos ejercicios, pero ambos con el equipo en Primera División (temporadas 1995-96 y 70-71). En sus 90 años de historia, no hay un precedente peor para un Zaragoza que atesora el peor dato goleador de todas las campañas en las que ha militado en Segunda División.

Hasta ahora, el registro más bajo en la categoría de plata del fútbol español a estas alturas de la competición eran las cinco dianas logradas la pasada campaña por la escuadra entonces dirigida por Juan Ignacio Martínez y que en Primera también se habían firmado en las temporadas 2003-04, 2000-01, 1990-91, 88-89, 84-85 y 52-53.

Así, el Zaragoza presenta una marca en la frente que le señala como uno de los peores realizadores de la competición y que pregona a los cuatro vientos los problemas ofensivos de una escuadra que se ha quedado sin anotar en más de la mitad de los encuentros disputados hasta la fecha. Solo fue capaz de perforar el marco contrario en tres duelos (1-2 en La Romareda contra el Lugo,1-2 en Ponferrada y 1-0 frente al Sporting). En cambio, se quedó a cero en casa contra el Levante (0-0) y en tres de los cuatro duelos disputados como visitante (0-0 en Las Palmas, 1-0 en Cartagena y 2-0 el pasado sábado en Anduva ante el Mirandés).

Únicamente dos futbolistas (Giuliano Simeone y Mollejo) han visto puerta hasta ahora en una escuadra en la que ni el resto de la segunda línea ni los defensas han encontrado el camino hacia el marco contrario. El delantero argentino, de hecho, es el único que se está mostrando inspirado en la faceta goleadora, ya que, con tres tantos en su haber, ocupa las primeras plazas entre los máximos artilleros de la competición. Azón, recién salido de una lesión, y Makhtar Gueye, en pleno proceso de adaptación tras su llegada a finales de agosto, todavía no han estrenado su cuenta anotadora.

Pero el problema no viene de ahora. De hecho, la mala relación del Zaragoza con el gol lleva tiempo asentada en el vestuario. Y es que el equipo aragonés no ha llegado a un gol de media por encuentro en las dos últimas temporadas, lo que le ha abocado a la mediocridad y a no aspirar a otra cosa que a la permanencia. En la pasada campaña, el equipo aragonés apenas consiguió 39 tantos en las 42 jornadas disputadas, mientras que en la anterior ni siquiera alcanzó esa cifra (37). Ahora, los aragoneses mantienen una trayectoria similar, con un promedio que no llega a las 0,6 dianas por choque.

Los dos próximos envites, ambos en La Romareda, volverán a prueba a un Zaragoza en el que hace tiempo que se ha instalado la obsesión por cerrar la puerta propia mientras el equipo muestra una enorme dificultad para abrir la ajena. 

Compartir el artículo

stats