Kiosco

El Periódico de Aragón

Innovación

Llegan a Zaragoza los primeros robots autónomos de reparto a domicilio

La empresa Goggo elige a la capital para validar e impulsar su tecnología de última milla | El lanzamiento comercial para pedir comida a domicilio se hará en septiembre | Los androides circulan por las aceras y desvían su ruta si detectan a un peatón

Un robot autónomo de Goggo que se encargará de los repartos a domicilio en Zaragoza.

Que un robot autónomo te lleve la pizza hasta el portal de tu casa ya no es cosa del futuro. La tecnología está inventada y ahora solo queda probarla en España para ver si realmente es una solución sostenible y válida de movilidad autónoma. Zaragoza ha sido la ciudad elegida por la empresa Goggo Network para impulsar su proyecto y testar si sus androides pueden compartir espacio con los peatones y llegar a su destino con éxito convirtiéndose en una alternativa real para el reparto de última milla.

Los primeros robots, parecidos a un carro con cuatro ruedas, ya han llegado a la capital. Su velocidad máxima es de 5 kilómetros por hora, pueden llevar hasta 30 kilos de carga y están equipados con la última tecnología. Tienen sensores internos y videocámaras que permiten visualizar todo su entorno y usan inteligencia artificial para esquivar cualquier obstáculo que se encuentren por el camino, desde personas, animales, ciclistas, mobiliario o cualquier elemento que se tope por su camino.

Seguridad

Estos sensores permiten al robot ubicarse y reconocer el entorno en tiempo real con una alta precisión lo que les permite adaptar su trayectoria y velocidad para variar su ruta y evitar cualquier impacto o, incluso, para detenerse en caso de que sea necesario. Cuanta más afluencia de peatones haya en la avenida, más lento circulará. Además, son capaces de emitir sonidos y alertas personalizadas a los peatones.

Estos nuevos riders se mueven de forma autónoma o teledirigida, aunque el objetivo es que puedan circular de forma independiente por Zaragoza a partir de septiembre, siempre supervisados por operadores humanos desde el centro de control. Una nueva modalidad de reparto a domicilio que ya está implementada en otras ciudades como Miami, San Francisco o Pensilvania y que ahora se quiere impulsar en España.

Zaragoza se convierte así en el banco de pruebas de esta tecnología. Es la primera ciudad española en la que se van a utilizar robots para el reparto de comida a domicilio en zona urbana, no en circuitos cerrados como ya se ha hecho en otras, ha matizado Yasmine Fag, una de las fundadoras de Goggo Network.

El alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, y la concejala Natalia Chueca, enseñan los nuevos robots.

Fag explica que hasta finales de septiembre se van a probar los vehículos en los alrededores del paseo Independencia, la plaza de los Sitios y León XIII. Acompañados y dirigidos por técnicos y sin mercancía, hasta cinco robots van a mapear las calles de esta zona para crear la cartografía previa que necesitan para poder circular de forma autónoma.

Durante los próximos meses se va a llevar a cabo la fase de validación de la seguridad, la aceptación ciudadana (no hay que olvidar que circulan por las aceras) y la viabilidad comercial, ya que los hosteleros deben confiar en esta nueva tecnología para repartir sus productos.

Conforme se vaya comprobando su seguridad y funcionamiento se irá ampliando su zona de acción. La empresa prevé que el lanzamiento comercial se haga en septiembre, cuando los usuarios podrán utilizar este servicio para pedir su comida a domicilio.

Estos aparatos operarán en un radio de 1,5 kilómetros y realizarán el delivery de última milla desde restaurantes, supermercados o tiendas posicionándose como la mejor alternativa de reparto, la más sostenible, ya que son 100% eléctricos y sin sumar tráfico a la ciudad, explican desde Goggo.

Las fases del proyecto

El proyecto se hará en cuatro fases que se prolongarán durante nueve meses. La primera ya ha comenzado y se va a testar el robot durante una semana en el paseo Independencia. Para avanzar de fase, el androide no puede tener ningún accidente.

La segunda, la validación de aceptación ciudadana y su viabilidad técnica, se prolongará durante tres semanas y las pruebas se realizarán en un barrio con hasta 10 robots. La tercera, con una duración de dos meses y 20 aparatos en circulación, se desarrollará en dos barrios, todavía por decidir. Esta será clave ya que si el 80% de la flota utilizada no sufre ninguna incidencia se dará por finalizada la prueba piloto y se procederá a la implantación del servicio y a su expansión, siempre que se haya llegado a un número de socios determinados y que su demanda rentabilice el servicio. Un dato determinante será la ocupación de la flota, que deberá ser del 80% en las horas «pico», entre la 13.00 y las 15.00 horas y las 20.00 y 23.00 horas, según la empresa.

A la espera de que esto suceda, el alcalde, Jorge Azcón, ha destacado el paso de gigante que se da en Zaragoza de cara a la movilidad sostenible. Además de ser un banco de pruebas para el reparto con drones, la capital también lo será de robots autónomos. «Queremos que la ciudad sea parte del futuro y sea donde se desarrollan proyectos de innovación y emprendimiento», ha afirmado.

Por su parte, la concejala de Movilidad, Natalia Chueca, ha recalcado la importancia de que esta prueba piloto se desarrolle en la capital ya que el reparto de última milla va a ser «una parte más de la movilidad sostenible».

Yasmine Fag ha explicado que se ha elegido Zaragoza para desarrollar este proyecto porque se ha convertido en un referente en la implementación de soluciones tecnológicas que mejoran la conectividad de las ciudades, además de porque se ha posicionado como un líder en materia de movilidad autónoma, tecnología, emprendimiento e innovación.

Compartir el artículo

stats