Kiosco El Periódico de Aragón

El Periódico de Aragón

El conflicto en el transporte público

La huelga frena la recuperación del autobús en favor del tranvía en Zaragoza

El número de viajeros del ‘Urbos 3’ crece un 30% en un año frente al 14% del autobús | El ayuntamiento cuantifica en más de 76 millones el déficit en el transporte público

La parada del tranvía en la plaza España de Zaragoza. | ÁNGEL DE CASTRO

Desde la pandemia, uno de los grandes dilemas a los que se ha enfrentado el Ayuntamiento de Zaragoza ha sido cómo convencer a los usuarios del transporte público de que viajar en bus y en tranvía es seguro. El miedo al contagio provocó una importante fuga de viajeros que se van recuperando poco a poco, sobre todo en el caso del bus, ya que la huelga no ha hecho más que ralentizar este proceso. A día de hoy, la demanda sigue siendo un 20% inferior a la habitual (antes del covid), mientras que en el caso del Urbos 3 es de un 14%.

Esta diferencia tiene una explicación muy sencilla: la huelga de los conductores, que llevan desde febrero de 2021 encadenando jornadas de paros y alterando el servicio. El conflicto del autobús urbano, enquistado desde hace meses, ha frenado drásticamente su recuperación, en beneficio del tranvía, que sigue ganando a los usuarios perdidos durante la pandemia.

Yendo a los datos, el número de viajeros del Urbos 3 se ha incrementado un 30% respecto al año pasado. En septiembre (últimos datos) fueron 2,1 millones las validaciones registradas en los convoyes, 332.479 más que hace un año. En cambio, en el caso del bus tan solo se experimentó un crecimiento del 6,1%, pasando en 12 meses de los 5,8 usuarios a los 6,2.

El crecimiento de usuarios en el último año ha sido del 30% en el tranvía, y en septiembre ya habían sido 17,7 millones las validaciones registradas en los convoyes (cuatro millones más que hace un año). Mientras, en el bus, con 53,3 millones de billetes (6,6 millones más), el aumento ha sido del 14%.

La evolución por meses

Al margen de los meses de verano, en los que las vacaciones alteran los números, el incremento en el Urbos 3 fue del 15,1% en junio, mientras que en el bus se atascó en el 9,9. Durante los primeros meses del año, el crecimiento respecto al año anterior osciló entre el 14 y 15% en el bus, mientras que en el tranvía fue el doble, entre el 25 y 33%.

En la mayoría de las ciudades de España el transporte público ha recuperado prácticamente a todos sus usuarios perdidos en pandemia, salvo a los que han cambiado sus hábitos y ahora optan por la bici o los patinetes. En Zaragoza, con una huelga del tranvía durante todo el año 2021 superada y otra del bus en vigor, esto es impensable.

Los nuevos horarios de los paros

Los lunes y jueves se harán de 7.00 a 9.00 horas, de 13.00 a 15.00, y de 18.00 a 20.00; los martes y viernes los buses pararán de 7.15 a 9.15 horas, de 13.15 a 15.15 y de 18.15 a 20.15; y los miércoles se harán de 7.30 a 9.30 horas, de 13.30 a 15.30 y de 18.30 a 20.30.


Esta ralentización tiene consecuencias económicas muy dañinas paras las arcas públicas. Hay que tener en cuenta que el ayuntamiento paga por cada kilómetro recorrido por los autobuses, independientemente del número de viajeros. La concejala de Movilidad, Natalia Chueca, ha dicho en más de una ocasión que el déficit que se arrastra supera los 76 millones.

Las consecuencias de las huelgas en el bus y el tranvía

La evolución en el transporte público desde la pandemia ha estado condicionada por las huelgas y la negociación del convenio colectivo de sus trabajadores. La del bus no ha sido la única y la plantilla del tranvía también tuvo su propio conflicto durante todo el año 2021, desde el 7 enero hasta el 8 de febrero de 2022.

En este caso, los trabajadores convocaron paros parciales de lunes a viernes y en tres franjas horarias de 30 minutos. Siempre las mismas. En cambio, los horarios del bus han sido cambiantes y liosos y se han producido en semanas alternas, generando cierto descontrol y una gran confusión entre los usuarios.

Las horas de paros han ido cambiando de una convocatoria a otra y de unos días a otros. Primero fueron dos al día, después tres. En semanas alternas, después sin interrupciones. De lunes a viernes, y todos los días. Ahora pasarán a ser de seis horas de lunes a viernes y en tres tramos.

Así es muy difícil recuperar la confianza de los usuarios en un medio de transporte que, con sus apreciables mejoras, siempre ha tenido una demanda creciente.

Compartir el artículo

stats