En pleno debate sobre la reforma del sistema de financiación autonómica, pendiente desde 2014, la Cámara de Cuentas de Aragón le pone cifras al agujero en los fondos que recibe la comunidad autónoma del Estado para sufragar los servicios públicos como la Sanidad, la Educación y los Servicios Sociales.

Las aportaciones de la Administración General del Estado a Aragón son "insuficientes", dice el informe que analiza los ejercicios de 2016 a 2020 y que constata con datos la reclamación del Gobierno de Aragón y de todos los grupos políticos, que llevan años denunciando la "infradotación" para sostener el Estado del Bienestar en la comunidad.

El Gobierno central aportó 2.146 euros por habitante, pero Aragón gastó 2.593 euros de media

La Cámara de Cuentas de Aragón ha publicado este jueves el 'Informe de fiscalización sobre el grado de cumplimiento de los ingresos del presupuesto de la comunidad autónoma procedentes de la Administración General del Estado, ejercicios 2016-2020'. El trabajo de auditoría concluye que el Estado ha transferido los ingresos incluidos en los presupuestos anuales de la comunidad autónoma y que estos se reflejan de manera correcta en la liquidación presupuestaria, pero destaca que estos "son insuficientes para cubrir el gasto derivado de la prestación de los servicios esenciales".

El análisis más concreto es el del ejercicio de 2019, el último con cifras consolidadas, y que revela un desfase de 447 euros por habitante entre el dinero recibido y lo gastado por la comunidad autónoma para hacer frente a los gastos de los servicios básicos. El órgano fiscalizador calcula que, en 2019, hubieran sido necesarios «628 millones de euros adicionales del sistema de financiación para cubrir completamente estas necesidades».

La principal aportación a los presupuestos

Las aportaciones a Aragón a través del sistema de financiación autonómica son los principales ingresos que recibe la comunidad para configurar sus presupuestos. En el periodo analizado por la Cámara de Cuentas, suponen una media anual de 3.900 millones y representan el 80% de los ingresos totales no financieros de la comunidad autónoma, sin considerar los ingresos del endeudamiento.

Según destaca el informe, en 2019, el sistema de financiación autonómica aportó 124.450 millones de euros a las comunidades autónomas, garantizando un mínimo igual a todas ellas de 2.146 euros por «habitante ajustado» para la prestación de los servicios públicos esenciales. Se entiende por «habitante ajustado» el cálculo que pondera la variable de población con otras que afectan al coste de los servicios, como el envejecimiento, la dispersión o la superficie.

"La financiación debería aumentar en un 25% respecto a la que se recibe"

Sin embargo, en Aragón, el gasto por el despliegue del Estado del Bienestar calculado por la Cámara de Cuentas fue de 2.593 euros por habitante ajustado. Es decir, esto supone 447 euros per cápita más de los recibidos y un 17% en el coste de prestación de dichos servicios para 2019.

De media, el informe también calcula cuál es la cuantía que debería haber percibido la comunidad para cubrir todos sus gastos; 530 euros por habitante (500 si se toma el término de habitante ajustado). Por lo tanto, señala la Cámara de Cuentas, "la financiación debería aumentar en un 25% respecto a la que se recibe". El informe constata, además, que la infradotación de recursos se repite «en todos los ejercicios analizados».

Ello ha supuesto un incremento sostenido del endeudamiento, que se situó en 8.742 millones de euros a 31 de diciembre 2020.

Comunidades infradotadas

Además, la comparativa de las distintas comunidades autónomas revela que la infrafinanciación afecta a la mayoría de ellas. Según la Cámara de Cuentas, las comunidades de régimen común (todas salvo Navarra, País Vasco y Canarias) tuvieron en 2019 un déficit medio de financiación de los servicios públicos fundamentales del 18%, aunque las diferencias entre regiones son significativas (entre el 6% de Madrid y el 28% de Extremadura).

El análisis muestra, por otro lado, que Aragón gasta más que la media española en Sanidad y Educación, y menos en Servicios Sociales. En 2019, el gasto en Sanidad y en Educación en la comunidad fue un 17% y un 4% superior a la media, respectivamente, mientras que el gasto en Servicios Sociales fue inferior a la media en un 5%.

Con estas cifras sobre la mesa, la Cámara de Cuentas plantea en su informe recomendaciones al Gobierno de Aragón, en un momento clave, a apenas diez días de que finalice el plazo para que la comunidad remita al Ministerio de Hacienda su valoración de la primera propuesta sobre el cálculo de «población ajustada» que permitirá definir las bases del nuevo modelo.

Así, recomienda al Ejecutivo autonómico que solicite al Estado que base su propuesta «en un estudio riguroso y comparativo que analice en las distintas las comunidades autónomas la correlación entre variables como el envejecimiento y la dispersión y el coste de prestación de los servicios» y que tenga en cuenta las «inversiones necesarias para que dicha prestación sea homogénea» sobre la base de una «cartera de servicios similar». 

El debate de la reforma de la financiación está abierto. El lunes se reunió el Gobierno con los grupos parlamentarios para fijar una posición de consenso. ÁNGEL DE CASTRO

Los partidos destacan que el informe reconoce la "infradotación"

Hasta esta legislatura, la denuncia de que la financiación autonómica no cubre las necesidades de Aragón ha sido compartida por todos los partidos. Hoy en día, solo Vox se aparta del consenso. Con el informe de la Cámara de Cuentas, los grupos celebran que les da la razón sobre la «infradotación» del Estado.

Desde el PSOE destacaron que el informe «constata» que la comunidad está «infradotada» porque el sistema «no atiende a variables como la dispersión poblacional y la despoblación». Por eso, señalaron, en el nuevo modelo Aragón es, junto a Extremadura, «la comunidad que más crece con un incremento del 7% ya que recoge demandas por las que Aragón lleva luchando mucho tiempo».

Desde Podemos señalaron que el informe muestra la «desigualdad entre territorios». Además, pidieron, «toca acabar con la lógica de los recortes y exigir a las autonomías corresponsabilidad fiscal».

Para CHA, «lo grave es que estamos así desde 2009», denunció su presidente, Joaquín Palacín. «Mucho nos tememos que el actual Gobierno no va a llevarlo a cabo en esta legislatura», lamentó.

Jesús Guerrero (PAR) pidió al Gobierno «una financiación autonómica justa también para las comunidades menos pobladas».

Desde el PP, la portavoz de Hacienda, Carmen Susín, afirmó que es algo «obvio» que falta financiación para Aragón, pero lamentó que «no hay estudios sobre el coste real de los servicios». «Hay déficit de financiación, ¿pero cuánto de ello se debe a la mejor o peor gestión del Gobierno de Aragón?», se preguntó.

Desde Cs, llamaron a «corregir esa estructural infradotación consecuencia de una inadecuada apreciación de la superficie, la despoblación y el sobreenvejecimiento». En Vox consideran que «el sistema autonómico enfrenta a las distintas regiones».

Para Álvaro Sanz, portavoz de IU, «es urgente exigir que se tengan en cuenta las variables que hacen encarecer los servicios públicos, la suficiencia financiera y el incremento de recursos con una fiscalidad progresiva». Además, criticó que «solo en materia de Sucesiones se dejan de recaudar 190 millones, un 4’5% de la financiación recibida en 2019».