Kiosco

El Periódico de Aragón

El estudio en vacaciones

Los ‘últimos’ septiembres en la Universidad de Zaragoza

Este curso aún hay exámenes en el centro superior pero no en la Eso ni Bachiller

La convocatoria extraordinaria de la Evau se celebró en julio. ANGEL DE CASTRO

El verano es tiempo de vacaciones, de disfrutar y de dejar a un lado los libros. Esto bien lo saben los alumnos de Aragón que ya no tienen que esperar a los temidos exámenes de septiembre para saber si pasan de curso. Eso pasó a la historia, ya que la evaluación continua se ha impuesto en la educación obligatoria; y en el caso de las recuperaciones, septiembre ya no es el mes, sino el mismo junio. Cuando acaba el curso, los estudiantes pueden descansar o, en su caso, repasar pero sin la presión de saber que tendrán que volver a examinarse. También sucede lo mismo para la preparación de la convocatoria extraordinaria de la Evau, que ya se celebró a principios de julio. 

El último reducto de los septiembres es la Universidad de Zaragoza que este año aún tendrá exámenes a final de verano, pero será la última. Esta decisión se tomó en abril de este mismo año, no sin quejas por algunos estudiantes. Sin embargo, la institución académica ha sido una de las últimas en aprobar esta medida porque ya lo habían hecho la mayoría (todas salvo tres, entre ellas la de Zaragoza). 

Este adelanto, demandado por profesores y gran parte del alumnado, también supuso algunas críticas por parte de algunos estudiantes, agrupados bajo la plataforma Precarias Unizar, que no estaban de acuerdo porque aseguraron en su momento que «perjudica a los estudiantes con menos ingresos, que necesitan trabajar para costearse el acceso a la educación superior «Se van a perder becas y van a aumentar las segundas y terceras matrículas», explicaban.

Pero el consejo de Gobierno lo aprobó, por lo que para el curso que viene, el 7 de junio se dará por concluido el segundo semestre y 13 días después comenzará la evaluación extraordinaria que finalizará el 7 de julio.

El rector de la Universidad de Zaragoza, José Antonio Mayoral, aseguraba tras su aprobación, que en los últimos años el desajuste en el calendario provocaba que muchos alumnos se quedaran fuera de las convocatorias de las becas del Ministerio de Educación, que se habían adelantado varios meses. La vicerrectora de Estudiantes, Ángela Alcalá, añadía entonces que este adelanto permitirá que los alumnos puedan apuntarse a másteres que de otra forma estaban llenos cuando los aragoneses acababan en septiembre sus exámenes. También se mostró a favor de la medida la consejera de Ciencia, Universidad y Sociedad del Conocimiento del Gobierno de Aragón, Maru Díaz, quien también hacía hincapié en que los exámenes en septiembre provocaban desigualdades 

Este anticipo viene avalado porque los resultados académicos son mucho mejores en junio que en septiembre, según los resultados de las pruebas de acceso a la universidad (la Evau), que este año, por segundo curso consecutivo, ha celebrado la prueba extraordinaria, en vez de en septiembre en julio. Esto permite a los estudiantes poder matricularse antes en los grados deseados, sin tener que esperar listas de espera o correr el riesgo de quedarse fuera.

Quienes están disfrutando de las vacaciones sin preparar exámenes son los alumnos de Secundaria (Eso y Bachillerato), que ya este curso han estado libres de pruebas extraordinarias en septiembre. En la Eso además, se ha apostado desde el curso recién acabado por la evaluación continua, así que no ha habido recuperaciones (el curso anterior ya se habían adelantado). 

El pase de curso ha estado supeditado a que los equipos docentes deciden la nota y si pasa de curso el alumnado, aunque sí que se organizan repasos para el aluno que vaya rezagado. En Bachillerato, aunque sí que se mantienen las recuperaciones, estas pasan al final de curso. Con estas medidas se pretende evitar la repetición de curso y terminarlo antes del verano, también en la universidad a partir del curso que viene.

Compartir el artículo

stats