Kiosco El Periódico de Aragón

El Periódico de Aragón

EL SECTOR TURÍSTICO

El Pirineo sigue ganando adeptos tras el "pelotazo" después del confinamiento

Las aglomeraciones costeras lanzaron a los turistas a la montaña y siguen repitiendo | Los guías son «un valor añadido» en el amplio abanico de actividades ofertadas

Las vuelos en parapente para Acción Pirineos han contado con cinco pilotos y entre 15 y 20 vuelos durante semanas muy concentradas en el valle de Tena. ACCIÓN PIRINEOS

La pandemia y ese deseo por evitar las aglomeraciones en los destinos turísticos de costa por excelencia han dado el empujón definitivo hacia la montaña a los más playeros que se resistían a abandonar su Benidorm, Peñíscola o Salou. Probaron tras el confinamiento y siguen repitiendo.

Esta es la explicación que da a este diario Alberto de San Pío, gerente y guía en Nómadas del Pirineo –opera en la comarca del Sobrarbe–, quien sostiene que el destino de interior y de naturaleza sigue atrayendo al que siempre le ha gustado y, además, este lo transmite a su familia. Con él coincide Jaime San José, socio-empresario de Acción Pirineos, cuyo radio de acción se concentra en el valle de Tena. «Ha sido un pelotazo. Se empezó a notar un poco antes de la pandemia. Ahora ya te dicen que al año que viene van a repetir porque este no les ha dado tiempo de completar todas las actividades», afirma.

San José cuenta que costó arrancar en verano, pues se respiraba un ambiente «más normal», parecido al de antes de la pandemia. «Agosto fue un mes increíble y las dos últimas semanas de julio, también. La primera de septiembre fue buena, pero ahora ya ha bajado. Te diría que en nuestro caso hemos trabajado incluso más que el año pasado», relata este empresario. De hecho, para las actividades de parapente han llegado a contar con cinco pilotos y unos 12-15 vuelos en semanas «muy concentradas».

Para la campaña de otoño continúan con los quads y los buggies, los vuelos de parapente y sus cursos de iniciación. Ya en invierno apostarán por las rutas en raquetas en la zona de la sierra de la Partacua y Tramacastilla para llegar al ibón de Piedrafita y Laspaúles.

La importancia del guía

Afortunadamente, no han tenido que lamentar ningún incidente en parapente y sí que es cierto que con las motos de nieve hay alguno «leve» por vuelcos debidos a la inexperiencia al volante. En este sentido, San José «siempre» anima a ponerse en manos de profesionales para tener «un conocimiento de meteorología, nivología en invierno y orografía». Y es que, como asegura su compañero de profesión, el gerente de Nómadas del Pirineo, Alberto de San Pío, un guía es «un valor añadido».

«La actividad no termina en el salto ni en ese nivel básico de seguridad, sino que es más enriquecedor por todo lo que aporta en tu experiencia y en tus vacaciones: te da consejos de dónde puedes comer o qué visitar», argumenta De San Pío, para quien no existe «cultura de guía» en España a no ser que, como le gusta explicar a él, «requiera un uso de cuerda». De todas formas, este guía no ve ningún inconveniente a que cada vez haya más gente que lo haga por su cuenta. «Lo malo no es eso, sino que tengas un problema, como la crecida de un río, y no sepas cómo resolverlo», puntualiza.

De San Pío cuenta que la gente llega al Pirineo y la sierra de Guara atraída por las condiciones que ofrecen las actividades acuáticas. Esta modalidad precisa un caudal suficiente que se puede encontrar en sus ríos bravos y embalses, mientras que para las actividades secas se necesitan desniveles y paredes verticales.

Nómadas del Pirineo opera en la comarca del Sobrarbe, donde no existe oferta de esquí alpino por lo que en la campaña de invierno reciben un turismo «más solitario» que huye de las masificaciones. De momento, ya ha acabado la temporada de rafting y kayak por la falta de agua embalsada en Mediano y El Grado.

Por su parte, el valle de Tena, explica San José, «es un territorio amplio, luminoso, con paredes, picos y rutas con una diversa gama de dificultades. Para él, las posibilidades son «muy variadas» en esos sectores pues en un radio de 15 kilómetros también se puede encontrar un ambiente para relacionarse, algo que lo hace todavía más atractivo. 

Compartir el artículo

stats