POLÍTICA MUNICIPAL

El tetris del centro político en Aragón: una guía para no perderse

La crisis del PAR y Cs y sus sucesivas escisiones y pactos entre sí y con partidos como el PP reconfiguran un espacio político que ha sido clave en todas las elecciones en Aragón

El tetris del centro aragonés.

El tetris del centro aragonés. / EL PERIÓDICO

Laura Carnicero

Laura Carnicero

El votante de centro aragonés debe llevar un mareo considerable. Ya casi no se sabe qué escisión de qué partido (o qué familia) irá con quién en las elecciones. Las grandes formaciones que atesoraban un voto relativamente fiel en las últimas contiendas electorales, el PAR y Ciudadanos, han sufrido una debacle sin precedentes y multifactorial. Nada tiene que ver la crisis del PAR con la de Cs, y sin embargo, la dramática situación que atraviesan ambas formaciones políticas está dejando día tras día noticias de rupturas y alianzas que se escapan al común de los electores. La partida de tetris resultante aún no ha acabado: hasta finales de mes pueden registrarse las coaliciones electorales así que habrá nuevas sorpresas con toda seguridad.

Ciudadanos ganó la partida del centro en 2019. Con 12 diputados en las Cortes de Aragón su entonces líder, Daniel Pérez Calvo, casi llegó a verse presidente del Gobierno autonómico. La estrategia suicida de Albert Rivera lo impidió, sellando desde Madrid una serie de pactos con el PP que acabarían llevándose por delante la credibilidad del proyecto de centro liberal que le hablaba de tú a tú al En Marche de Emmanuel Macron, en Francia. Tanto acabó pareciéndose el proyecto naranja al azul que los votantes del PP volvieron al redil y cita tras cita electoral, Ciudadanos ha perdido toda su fuerza llegando a la desaparición en buena parte del panorama político español.

En Aragón, la cita del 28 de mayo es la primera en la que la mermada formación naranja medirá sus fuerzas. Lo hará, de entrada, con una escisión, la Plataforma Liberal Aragonesa, donde el exsecretario de organización del partido en los buenos tiempos, Ramiro Domínguez, y la diputada Beatriz García, han sumado fuerzas junto a otros descontentos con la dirección para salirse del partido. Su marcha se produce pocas semanas después de que el partido eligiera a dedo a su nuevo líder, Carlos Ortas, que será también candidato a la Presidencia del Gobierno de Aragón, y al cuestionado Daniel Pérez como candidato al Ayuntamiento de Zaragoza. Encomienda que aún no ha aceptado.

Domínguez, que llegó a sonar como uno de los nombres que manejaba la dirección de Cs para encabezar la lista autonómica, finalmente no fue el elegido y la relación de tiras y aflojas con el partido acabó rompiéndose este lunes, coincidiendo con la disolución de las Cortes de Aragón. Ese día presentó su baja como militante de un partido en el que fue uno de los primeros 50 afiliados de España. La sangría de afiliaciones en Cs no ha cesado desde enero, cuando la nueva dirección del partido votó unos estatutos que ha incumplido sistemáticamente en Aragón al no celebrar primarias ni para la comunidad autónoma ni para la alcaldía de Zaragoza. Los de Domínguez y García se integrarán con su Plataforma Liberal Aragonesa en el PAR de Alberto Izquierdo y Clemente Sánchez-Garnica.

A esta situación hay que sumar ahora las incógnitas que se abren después de que el partido naranja se haya quedado sin concejales en la capital aragonesa: los seis ediles de Cs se han dado de baja de la formación aunque siguen dentro del Gobierno municipal en coalición con el PP. Y la estampida se ha dado pocos días antes de que los populares hagan públicas sus listas.

En paralelo, la debacle del PAR se ha fraguado en varios actos. El primero, en aquel XV Congreso del otoño de 2021, cuando la oponente a Arturo Aliaga, Elena Allué, denunció «irregularidades» en un cónclave que venció Aliaga por 20 votos. La justicia les dio la razón a los de Allué, que sin embargo están ahora fuera del partido. Fundaron la escisión Aragoneses-Plataforma Aragonesista, que ya se ha diluido en el Partido Popular de Jorge Azcón. Irán en sus listas como «independientes».

Algunos de los que apoyaban a Allué se volvieron para apoyar a Aliaga, pero cuando llegó el momento de recurrir o no la sentencia que invalidaba el Congreso se produjo una nueva fractura. La mayoría de la Ejecutiva que había nombrado el propio Aliaga le dio la espalda. Decidieron recurrir en contra de la opinión del presidente, que acabó expulsado a través de una inédita moción de censura. Clemente Sánchez-Garnica tomó las riendas del partido en enero, con Alberto Izquierdo como presidente. Y los dos serán candidatos a las elecciones. El primero, al Ayuntamiento de Zaragoza. El segundo, a la Presidencia del Gobierno de Aragón. Desde el inicio anunciaron que intentarían coaligarse con fuerzas políticas próximas. La primera alianza se dio a conocer este martes, con los liberales y ex de Ciudadanos de Beatriz García y Ramiro Domínguez. Está en el aire si pueden firmar nuevas coaliciones hasta la celebración de las elecciones.

Pero además, al PAR de Sánchez-Garnica e Izquierdo también le ha crecido una escisión, Tú Aragón, que por ahora camina con prudencia y sin mostrar demasiado sus cartas, aunque ya anuncian que tiene 150 listas en las tres provincias aragonesas. Natalia Lascorz, de Huesca, es su presidenta, y cuenta con quienes ostentaban cargos importantes del partido como Carmen Herrero o el presidente del Rolde Choben, Alejandro Poy.

Así, a día de hoy, son múltiples las opciones para el votante de centro entre escisiones y acuerdos. Por un lado el PAR, que suma a sus siglas a la Plataforma Liberal Aragonesa de los ex de Ciudadanos; Ciudadanos, que ha anunciado negociaciones con quien representa al PAR de Aliaga pero que no ha concluido en ningún pacto todavía; la plataforma Aragoneses de Elena Allué, integrada en las listas del PP; los ex del PAR que han formado Tú Aragón y que, de momento, están trabajando en candidaturas a nivel municipal; y el propio Arturo Aliaga y sus seguidores, como los diputados de las Cortes, que no han confirmado cuál será su alternativa o si dejarán la política.

Cinco alternativas diferentes que dicen defender lo mismo («un Aragón de centro, liberal y aragonesista») y que son la mejor estrategia para dividir el voto y perder sufragios. Todo ello sin contar los integrantes de uno y otro partido que se han marchado ya otras siglas, como el concejal de Cs en Fraga que será el cabeza de lista del PSOE. Un tetris inacabable para un votante de perfil moderado que lo que suele buscar en sus partidos es la estabilidad.